Buscar Contacto Suscribete al Newsletter
single-image

Cómo diseñar un programa de formación para Ejecutivos

El diseño de acciones formativas para el desarrollo de competencias en los directivos siempre ha entrañado una dificultad añadida debido a las particularidades en el día a día de este colectivo.

A continuación, explicamos doce características a tener en cuenta a la hora de plantear un programa de formación para ejecutivos con el fin de garantizar los resultados esperados:

  1. Flexible: Debe permitir los cambios de última hora y dar respuesta a las necesidades coyunturales de la empresa.
  2. Pragmática: Es necesario que el participante pueda obtener resultados tangibles a través de herramientas que puedan optimizar su trabajo, tales como planes de acción, herramientas para la toma de decisiones, para la gestión del tiempo, etc.
  3. Realista: Hay que huir de idealismos y bajar al nivel requerido en cada momento en función del perfil de ejecutivos al que se dirige.
  4. Con Empatía: Es preciso que la acción formativa adopte el lenguaje de la organización, sus expresiones, sus valores, aspectos de su cultura organizacional, todo ello nos llevará a una mayor identificación y, por consiguiente, una mayor asimilación de contenidos por parte del asistente.
  5. Alineada: Es imprescindible conocer qué objetivos pretendemos conseguir con una acción formativa. A nivel ejecutivo, estos objetivos suelen ser más estratégicos, por lo tanto, conocer y entender la estrategia de la empresa es fundamental.
  6. Favorecedora: La formación también tiene el papel de dar respuestas o de contribuir a encontrarlas. Este factor adquiere mayor importancia en periodos de incertidumbre, donde la actuación del ejecutivo puede ser crucial para el buen funcionamiento de un proyecto.
  7. Particular: Cuando el ejecutivo obtiene beneficios a título individual, de desarrollo personal, en factores que pueda aplicar a su vida fuera del terreno laboral, los resultados de la formación son altamente positivos.
  8. Adaptada metodológicamente: La mejor metodología es aquella que nos asegura que el mensaje que queremos transmitir llega adecuadamente al participantes.
  9. Agradable: La diversión no está reñida con el aprendizaje. La utilización de determinadas dinámicas, juegos, metodología experiencial, etc. está testada y demostrados sus resultados desde el punto de vista pedagógico.
  10. Memorable: Son muchas las herramientas diseñadas en un intento de medir el verdadero impacto que tiene una acción formativa en el desarrollo de una persona, pero podemos encontrar un criterio de medición que nos indique el éxito de una formación medida a largo plazo: ¿cuánto tiempo perdura en la mente del participante el mensaje que hemos querido transmitir en un formación? ¿Ha llegado claramente este mensaje, de tal forma que fomente una reflexión en él?
  11. Diferencial: Es posible evitar que el ejecutivo piense que se va a tratar de “más de lo mismo” con una formación diferencial, la cual puede ser innovadora o no, y para ello basta con asegurarnos el cumplimiento de la mayoría de rasgos que debe tener una formación dirigida al ejecutivo, relacionadas aquí.
  12. Integradora: La formación nos puede ayudar mucho para crear y transmitir valores, para pasar de lo tácito a lo explícito en lo referente a cultura organizacional, además de ser un elemento que cohesiona a los grupos.

Autor: Ernesto Sisto

Artículos relacionados

single-image

Los dos lados de la moneda de los avances tecnológicos

La tecnología facilita la comunicación inmediata, abre las puertas a innumerables fuentes de información, conocimiento y aprendizaje y permite que los profesionales dediquen más tiempo a tareas que requieran pensamiento crítico.

Las tecnologías y la transformación digital han revolucionado totalmente la manera de vivir y comportarse. Con los rápidos avances tecnológicos, la sociedad ha adquirido la capacidad de adaptarse a los nuevos usos y posibilidades que permiten los dispositivos y plataformas, e incluso de las tendencias y tecnologías más disruptivas como la realidad virtual, el Internet de las Cosas o el Blockchain.

Para beneficiarse de todas las ventajas de la tecnología hay que destacar su contexto, razón, objetivos de uso y el tiempo diario que se dedique a estar conectado. Para arrojar luz sobre este tema, los expertos del hub de conocimiento The Valley han analizado los pros y contras de los avances tecnológicos:

• ¿Somos más o menos amigos?

La tecnología impulsa la comunicación entre personas a niveles inimaginables y nos brinda un universo de facilidades como, por ejemplo, realizar videollamadas con personas que están a kilómetros de distancia o tener una conversación fluida a través de mensajería instantánea, todo esto a través de un dispositivo más pequeño que el tamaño de nuestra mano.

Sin embargo, en este ámbito existe mucha controversia por los inconvenientes que han traído los avances tecnológicos, y es que, en muchos casos, el hecho de querer conectar con aquellos que están lejos puede hacer que nos olvidemos de conectar con las personas que están en el mismo espacio, relegando así las relaciones interpersonales físicas a un segundo plano.

En este mismo sentido, la tecnología ha impactado también en las relaciones familiares y la forma en la que los niños y adolescentes interactúan con sus padres. Los videojuegos o las redes sociales, por ejemplo, juegan como un arma de doble filo. Por un lado, según el tipo de soporte del que se trate puede cumplir una función educativa y de entretenimiento, pero si se hace un uso incorrecto o excesivo de estos medios, pueden causar adicción o soledad. Aquí resulta importante que los padres sepan educar a sus hijos en un mundo tecnológico, para que hagan un buen uso de estas herramientas, fijando, por ejemplo, horas definidas de uso de los dispositivos o ejerciendo una “vigilancia” del tipo de plataformas que frecuentan los niños y de qué forma y con quién interactúan en ellas.

• ¿Impulsa el aprendizaje o limita la creatividad?

Los dispositivos tecnológicos son las plataformas que abren las puertas a Internet y, por ende, a un mundo infinito de información. En la educación escolar o universitaria las herramientas tecnológicas como apps, gadgets de realidad virtual o dispositivos como ordenadores, tabletas o móviles impulsan el aprendizaje autodidacta y permiten otras formas innovadoras para que los expertos transmitan sus conocimientos mediante técnicas como quiz dinámicos o trabajo colaborativo. Más allá, la tecnología ha hecho posible el formato de educación a distancia que permite que cualquier persona, esté donde esté, pueda acceder a formación de calidad sin necesidad de desplazarse.

A pesar de las numerosas ventajas de la tecnología en este ámbito, también acarrea algunas limitaciones. Por ejemplo, se corre el riesgo de que los niños no estén motivados por aprender ya que ven que pueden acceder a todo el conocimiento de forma inmediata. También, podría limitar la creatividad o impactar en la capacidad de concentración.

Otro punto que se debe tomar en cuenta en la exposición de los niños a la tecnología e Internet es el contenido que pueden llegar a consumir, ya sea de forma voluntaria o involuntaria. Los padres y educadores que permiten el uso de internet entre los más pequeños deben ser conscientes e involucrase estableciendo límites y filtros en sus motores de búsqueda, para evitar que puedan acceder a contenidos adultos o que puedan ceder datos sin consentimiento.

• ¿Talento más eficiente y productivo o más riesgos digitales?

La transformación digital ha llegado ya a todos los sectores económicos. De hecho, es cada vez más común escuchar conceptos tradicionales como sector inmobiliario o legal reemplazados por proptech o legaltech.

En el ámbito profesional la digitalización trae infinitas facilidades, como por ejemplo el impulso de la eficiencia y productividad de los empleados gracias a herramientas smart que permiten que los profesionales dediquen más tiempo a las actividades que requieren creatividad o pensamiento crítico. Entre ellas el Cloud Computing, que permite tener espacio de almacenamiento ilimitado en la nube; el Big Data y la analítica digital para mejorar las estrategias de negocio mediante el análisis de grandes cantidades de datos; el Internet Of Things que posibilita la conexión de diversos dispositivos tecnológicos o los CRM (Customer Relationship Management) para optimizar procesos de venta mediante una interacción más fácil con los clientes.

Sin embargo, la revolución tecnológica trae también consigo mayores riesgos de ser víctima de ciberataques en la red, lo que podría poner en peligro el curso normal de la actividad de la empresa o incluso la documentación confidencial de la propia organización o de otros agentes externos. Por eso, en el momento de abordar el proceso del cambio, es muy importante hacerlo de la mano de perfiles expertos como los CTO o los expertos en negocios digitales que tengan los conocimientos necesarios.

Artículos relacionados

single-image

Team Building dentro del Escape Room: 5 razones por las que hacerlo.

Hoy en día, los escape rooms se están convirtiendo en una de las actividades más populares del mundo. Son juegos en equipo, en los que los participantes tienen que resolver enigmas, puzzles y rompecabezas en un tiempo limitado y escapar antes de que finalice la cuenta atrás. Existen salas tanto para principiantes como para expertos. Al mismo tiempo, la variedad de las temáticas satisfará a los más exigentes.

El objetivo principal de las actividades de team building puede ser muy distinto para cada empresa: mejorar la comunicación entre colegas, resolver conflictos, desarrollar la creatividad, aumentar la productividad del trabajo en equipo…

Dicho esto, ¿de qué manera puede el escape room ser efectivo para un team building? ¿Qué beneficios hay escondidos detrás de esta actividad?

Los expertos en juegos de escape de Lock-Clock Escape room Barcelonanos dan 5 razones para elegir esta actividad:

● Una misión común

En la vida real, para lograr una meta trabajando en equipo es esencial tener el sentido de una misión común. El desafío de escapar del room en un tiempo limitado obliga a los participantes a mantener una comunicación constante, reforzando la satisfacción de los objetivos logrados durante el juego.

● Estrés positivo

Día a día tendemos a trabajar bajo presión. Dentro del juego, los participantes van a experimentar un tipo de estrés, el estrés positivo o eustrés. Los rompecabezas, puzzles y candados, un espacio cerrado, y una misión importante que cumplir generan un verdadero sentido de presión. Gracias al eustrés se desarrolla, no solo la productividad en el momento de ejecución, sino también la creatividad y el pensamiento lateral, cualidades importantes en muchos puestos de trabajo.

● Reconocimiento de cualidades individuales

Cuando trabajamos mano a mano es posible que aparezcan algunos conflictos. En el ámbito laboral, es complicado ver a una persona de manera distinta sobre todo si ya se ha formado una opinión concreta. Dentro del escape room, los jugadores podrán reconocer algunas cualidades que no conocían de sus compañeros, y que puede que sean muy positivas. ¡Incluso a veces puede que nos sorprendan!

● Juego de rol: habilidades necesarias

Igual que en un equipo de trabajo, dentro del escape room aparecen diferentes roles. Cada miembro del equipo juega un papel determinado para completar la misión. Separando las tareas, cada uno ejecutará cometidos distintos a lo largo de la sesión, del buscador al pensador y viceversa. Asimismo, y como en la vida real, cada personalidad se revelará contribuyendo con aportes basados en las habilidades más desarrolladas de cada uno.

● La misión siempre será cumplida

Aunque dentro del mundo de los escape rooms existen los conceptos de “ganar” y “perder”, un equipo de colegas nunca olvidará la experiencia vivida, las risas y memorias incluso aunque no consigan escapar en el tiempo limitado.

A pesar de que el mundo laboral y el mundo de los escape rooms son diferentes, ambos comparten principios y reglas que forman un ambiente único y compartido. En los juegos de escape, igual que en el trabajo, nos enfrentamos a tareas desconocidas que debemos cumplir, a compañeros con diferentes opiniones con los que tenemos que cooperar o discusiones y conflictos a los que tenemos que buscar soluciones. Superar estos retos en equipo saca lo mejor de cada uno de nosotros.

Artículos relacionados

single-image

6 claves para identificar las tareas de alta rentabilidad

Por Aritz Urresti, CEO de goalboxes

A lo largo de nuestra jornada llevamos a cabo toda una serie de acciones que nos acercan a nuestros objetivos. Son las llamadas tareas de Alta Rentabilidad (AR), prioritarias en cualquier estrategia de negocio. Es fundamental saberlas gestionar y darles un amplio espacio en nuestra agenda diaria, ya que son imprescindibles para conseguir mejores resultados sin multiplicar esfuerzos. Es decir, en ellas reside la clave de la productividad.

Por eso, es muy importante diferenciarlas y, una vez detectadas, dividirlas en dos grupos: el de las tareas de Alta Rentabilidad Tangible (AR1) y las tareas de Alta Rentabilidad Intangible (AR2). Las segundas son las que nos colocan en la dirección correcta para lograr nuestras metas y objetivos, aunque por sí solas no cambian los resultados. Necesitamos las AR1 para que esa planificación previa cuaje y dé resultados positivos.

Tenemos que aprender a diferenciar muy bien estos tipos de tareas, separarlas de las de Baja Rentabilidad (aquellas necesarias para el desarrollo de una actividad pero que no aportan beneficios), saber ordenarlas de menor a mayor importancia y, de esta manera, maximizarlas en nuestra planificación semanal. La clave para una gestión correcta es una agenda eficaz que trabaje a favor de las tareas que hemos anotado en ella.

6 pasos para detectar las tareas AR y darles prioridad

1) Tomamos nota de todas y cada una de las actividades diarias que realizamos y los minutos que empleamos en ellas. Hay que apuntar hasta las más insignificantes. Esto nos ayudará a ser más conscientes de cómo empleamos nuestro tiempo.

2) Clasificar las ocupaciones por su relevancia. Desde las que involucran al desarrollo de nuestro negocio o de nuestra persona hasta las más nimias. Se trata de que las primeras no se vean postergadas por esas segundas que, siendo secundarias, se presentan con carácter de urgencia.

3) Agrupar las tareas por categorías (revisar emails, reuniones con clientes, llamadas de seguimiento, etc.) y calcular el tiempo semanal que empleamos en cada bloque.

4) Identificamos las AR1, las AR2 y las BR en el cuadro de tareas elaborado y contabilizamos el tiempo dedicado a unas y otras. Nos aseguramos de definir cuáles son las actividades estratégicas para potenciar nuestro negocio, nuestro proyecto o nuestro objetivo fijado.

5) Asignamos días específicos de ejecución para todas ellas.Asegurándonos de incrementar el tiempo de dedicación a cada AR.

6) Proteger las AR con prioridad absoluta y emplear en ellas, como mínimo, tres horas diarias. Para ello es necesario eliminar de nuestro día a día los factores que nos distraen. También es importante reservar una franja de nuestra agenda para imprevistos e interrupciones y, si es posible, delegar las tareas de Baja Rentabilidad.

Por Aritz Urresti, CEO de goalboxes, experto en productividad,conferenciante y creador de El Método de Las Cajitas, en esta #PíldoraDeCambio marca unas pautas claras para saber cuáles son las tareas de Alta Rentabilidad Tangible (AR1), las de Alta Rentabilidad Intangible (AR2) y las de Baja Rentabilidad (BR)

Artículos relacionados

single-image

La creatividad como factor productivo

¿Podemos entender la creatividad como una vía para mejorar la calidad de nuestro trabajo y aumentar nuestra productividad?

Los hábitos son la base de la acción, de cómo funciona el individuo. Identificando aquellos que se deben potenciar y los que se deben corregir podemos iniciar un proceso de cambio para mejorar, como profesionales y también como personas”

La proliferación de ideas y su conversión en proyectos y acciones para obtener resultados tangibles se dispara en el momento en que has afianzado unos hábitos que mejoran la eficiencia. Pero ¿podemos entender la creatividad como una vía para mejorar la calidad de nuestro trabajo y aumentar nuestra productividad?

Para mí la creatividad es la capacidad de encontrar la solución a un problema. Creo que es una definición que se ajusta al mundo de las actividades de gestión. Yo soy desarrollador de software, donde la creatividad parece ir de la mano de la creación.

Escribimos líneas de código para construir una aplicación desde cero. Podríamos utilizar una definición de creatividad más cercana a términos artísticos pero bajo todas las líneas de código, los diagramas UML y el diseño de interfaces lo que hay es una solución a un problema, o visto desde otro ángulo, una respuesta a una necesidad. El secreto es canalizarla para generar eficiencia e innovación.

LA CREATIVIDAD Y LA EFICIENCIA

La creatividad como vía para generar eficiencia combina nuestra experiencia y formación para hallar una solución con garantías a un problema, convirtiéndose de este modo en un factor productivo. Dentro del marco del pensamiento “convencional”, nuestra capacidad analítica nos muestra cuál es el problema y nuestra capacidad de razonamiento nos ayuda a encontrar la respuesta más directa. Si todo va como se espera, aquí se acaba la secuencia, pero si, por el contrario, se presenta un imprevisto, es cuando utilizamos el binomio conocimiento/experiencia intentando aplicarlo desde una nueva perspectiva.

Un ejemplo de replantear la perspectiva con la que se aborda un problema: Tenemos una aplicación en la que dejan de funcionar ciertas opciones al actualizar el sistema operativo del servidor. Después de intentar restaurar librerías, buscar una posible respuesta en foros de internet y perder el tiempo, decidimos tocar el código para plantear el problema de otra manera. Reprogramamos. Gastamos tiempo pero cortamos de raíz el problema. Cambiamos la línea de actuación para obtener los resultados deseados.

SISTEMATIZAR LOS ESQUEMAS DE TRABAJO

Para generar innovación como valor productivo nuestra creatividad tiene que generar una idea que actúe como valor añadido. Vinculando este concepto con la productividad personal, podríamos equipararlo con evolución y sistematización de nuestros esquemas de trabajo.

Por ejemplo:

  • Encontrar automatismos para simplificar nuestro trabajo. Reducir el volumen y la dificultad. Seguro que estás suscrito a un sinfín de listas de correo o recibes un montón de avisos de redes sociales. Tarde o temprano tendrás que utilizar los filtros de su correo para deshacerte de esta basura. La creatividad te ayudará a poner en marcha nuevas formas de trabajar que te ahorren tiempo.
  • Mejorar lo que ya funciona. ¿Tu sistema de gestión de tareas funciona bien? Seguro que estáis satisfecho, pero puede mejorar. Es lo que me pasó a mí leyendo el post de J.M. Bolívar sobre su gestor GTD. Hay que mejorar para reducir la carga de gestión de las tareas. La creatividad me ayuda a encontrar alternativas para equiparar funcionalidades que mi software no puede llevar a cabo.

La creatividad no es más que la combinación de nuestra formación y nuestra experiencia que sale cuando tenemos que aplicar una nueva perspectiva para resolver un conflicto, o para poner en marcha un proyecto que debe tener algo diferente para atraer al usuario.

Artículos relacionados

single-image

El rol del consultor de RRHH cambia por la digitalización

Más hacer y menos hablar.

No podemos caer en la obviedad del cambio que la digitalización está haciendo en nuestras vidas. Si está cambiando nuestra experiencia como persona, cliente y empleado, cómo no va a cambiar nuestra experiencia como consultor.

Pero lo importante de este cambio de la tecnología es que a los consultores de Recursos Humanos las empresas nos piden algo diferente a lo que se venía aportando. Las compañías no quieren información y conocimiento, ya que la realidad se lo está cambiando, sino sabiduría, es decir, capacidad de aprendizaje aplicada a su situación.

Los momentos históricos en los que se elegían a los consultores por sus fuentes de información, dosieres y por su conocimiento adquirido en otros clientes tienen los días contados. La realidad cambia por la tecnología, cada vez es más virtual, más aumentada y más ágil, por tanto, no hay que buscar soluciones predeterminadas sino más bien consultores que sepan hacer las preguntas oportunas. La capacidad de preguntar a la realidad para aprender diferencialmente, y por tanto, que la empresa tenga un valor añadido por sus diferentes preguntas. Esto conlleva modelizar diferentemente el rol del consultor de recursos humanos en cuatro dilemas:

1. Dilema de experto versus creativo: cada vez más las empresas no quieren al consultor que tiene experiencia en recursos humanos sino aquel que partiendo de una experiencia razonada en el área aporta creatividad a sus soluciones.
2. Dilema especialista versus generalista: la empresa no necesita el conocimiento especializado (todo está en la red) sino al consultor capaz de crear “conexiones” de conocimiento con visión global para generar sabiduría.
3. Dilema ejecutivo versus estratégico: la consultoría de RRHH no se trata de contratar conocimiento para hacer las cosas que no se pueden hacer con medios propios, sino aportación a la empresa de nuevas perspectivas y ecosistemas que favorecen al cambio empresarial.
4. Dilema pensar versus hacer: la visión de la consultoría que piensa y aporta ideas a las empresas para que luego esta sea la responsable de su implementación está caduca. Es obvio, que el futuro está más en la implantación y seguimiento del hacer, en el preocuparse y ocuparse en el cambio y no solamente en dejar un diagnóstico y plan de acción de papel.

El rol del consultor de RRHH cambia por la digitalización, y nos posiciona con una labor más creativa, generalista, estratégica y centrada en el hacer.

Pero este nuevo rol que nos posibilita el ecosistema tecnológico y digital actual de la realidad, no debe centrarse solo en hacer lo mismo pero digitalmente. Si toda la información está en la red, lo que se requiere del consultor es su aportación diferencial, fruto de nuevas perspectivas y su mixtura creativa de su valor añadido. En este sentido, hay cinco mundos interrelacionados con Recursos Humanos que aportan ideas nuevas para ser más creativos, generalistas, estratégicos y apoyar a que ocurra el cambio:

1. Conceptos de Neurociencias. La aportación de técnicas y conceptos del aprendizaje sobre el cerebro es fundamental. La neuroergonomía o el arte de saber utilizar el cerebro es un gran anclaje de apoyo a la consultoría de Recursos Humanos.
2. Conceptos de la Psicología Científica. Nunca antes ha sido tan importante la aportación de la psicología científica a las técnicas de Recursos Humanos. Por ejemplo: explicar el efecto Pigmalión en los procesos de evaluación del rendimiento es más útil que la instalación de un sistema objetivo de evaluación. La psicología es la base de la aportación del consultor de Recursos Humanos en el S. XXI.
3. Conceptos de Mindfulness (Atención Plena). El momento actual de hiperconocimiento e intoxicación de datos es muy adecuado para conseguir incrementar el cambio desde el plano de tu cambio personal. No se puede crear futuro, ideas nuevas, si no somos capaces de introducir vacunas anti estrés, y sobre todo, crear momentos de pausa en el proceloso mundo de la necesidad de cambiar por la digitalización obsesiva.
4. Conceptos de Predicción Comportamental (Big Data aplicado a Recursos Humanos). El avance del People Analytics supone una visión creativa para saber sacar sabiduría de los datos. Por favor, no caigamos en un panteísmo de los datos, los datos son datos y solamente la capacidad humana de aprender de ellos es lo realmente importante.
5. Nuevos Conceptos de Aprendizaje. La búsqueda continua de situaciones de aprendizaje continuo es la labor de un consultor. El ser un provocador del aprendizaje en la empresa no tiene precio y puede cambiar las perspectivas de ser un proveedor de formación. Una técnica de gamificación aplicada a un sistema provoca multitud de momentos de aprendizaje. Menos cursos y más aprendizaje está en el fondo del valor añadido de la consultoría.

En fin, que no vamos a vender app, cloud, big data y otras técnicas con fechas de caducidad programadas, sino que la digitalización debe reforzar nuestro valor diferencial: el conocimiento del capital humano.

Desde una perspectiva de la neurociencia, la psicología científica, el mindfulness, people analytics y el aprendizaje tenemos que valorizar nuestro rol creativo, generalista, estratégico y provocador del hacer el cambio. Por último, hay que destacar actitudes del consultor que permiten hacer crecer este rol con las nuevas áreas de conocimiento. En este sentido hay que considerar otras cuatro actitudes:

1. Actitud de partnership. Más allá de ser proveedor, el consultor debe asumir una integración cultural y emocional con el cliente. Sentirse un socio implica sentir, vivir, emocionarse con los avatares del cliente y hacer una perfecta conjunción de intereses entre el consultor y la empresa cliente.
2. Actitud positiva. Más allá de ser optimista. El optimalismo (optimista realista) es una necesidad en las vicisitudes de los proyectos de consultoría actual. La tolerancia a la ambigüedad o a los entornos de cambio continuo debe pensarse desde la perspectiva de la positividad. Ser positivo significa “tirar para adelante” e incitar a los clientes a tener seguridad en el consultor que es un valioso “precipitador químico”.
3. Actitud realista. Más allá de la orientación al cliente. Sin poner en duda que el cliente está en el centro, las empresas requieren de las 3H de un profesional: honestidad, humildad y humanidad. Y dentro de esta honestidad está la humildad de aceptar las limitaciones y de la sinceridad de ser realista. Decir lo que sí se puede esperar y no prometer futuros engañosos.
4. Actitud perseverante. La perseverancia más allá de la dedicación. No se trata de trabajar a destajo en función del cliente sino de tener claro que sin un esfuerzo continuo no se conseguiría el resultado. Gestionar los fracasos parciales para conseguir los éxitos finales. El consultor no puede dejar de luchar para conseguirlo pero también tiene que pararse y replantear las situaciones con el propio cliente.

Por tanto, las actitudes de partnership, positiva, realista y perseverante son claves para conseguir el nuevo rol de consultor con una aportación diferencial por los nuevos conocimientos que aporta.

Queremos consultores, creativos, perseverantes, generalistas realistas y estrategas que sepan  ser partnership y provocadores del cambio con una actitud positiva. Y aportando nuevas ideas procedentes de la neurociencia, psicología, mindfulness, HR analytics y el mundo del aprendizaje. Y todo ello, envuelto en una visión pragmática y aplicada o como se decía en mi querida Palencia “más vale un toma que veinte te daré”.

Más hacer y menos hablar.

Autor: Javier Cantera 

Artículos relacionados

single-image

Customer Service, Marketing y Demand Planner: los perfiles más demandados para los negocios ecommerce

Los negocios de comercio electrónico digital, o más conocidos como negocios ecommerce, han transformado el sector del retail prácticamente en su totalidad. La venta online, especialmente encarada al consumidor final, ha adaptado sus procesos y costumbres para dar respuesta a esta nueva modalidad de interactuación con sus clientes. Pero ¿qué implicaciones tiene la revolución del ecommerce en términos del mercado laboral y qué perfiles necesita?

Según Rafael García, Team Manager de la división de Logísitca y Supply Chain de Hays, “especialmente, se demandan tres tipos de perfiles: perfiles enfocados al Customer Service, perfiles formados en Marketing y Ventas, y perfiles profesionales de Demand Planner”. “Todas estas personas tienen un impacto directo en la gestión de los envíos realizados por los clientes”, añade Rafael.

Concretamente, los perfiles que más demandan las empresas de ecommerce son aquellos profesionalizados en marketing online, formados en SEO, en Community Managing, CRM y Gestión de Contenidos. De hecho, la alta demanda de posiciones como éstas, han sido las que han llevado a una empresa como Hays a tomar la decisión de crear un equipo especializado únicamente en ecommerce, asegura Rafael.

Sin embargo, el crecimiento de esta demanda de perfiles digitales no ha ido en detrimento de la búsqueda de perfiles enfocados en offline para el sector del retail. “Son posiciones que son totalmente complementarias, ya que el mercado requiere que existan estos dos tipos de perfiles para adecuarse a todo tipo de clientes”, explica Rafael; “las nuevas generaciones son más susceptibles de componer el cuerpo de usuarios de este tipo de negocios”, añade.

Como principales aptitudes necesarias para desarrollar correctamente el trabajo de una empresa de venta digital, desde Hays se resaltan dos: saber comunicar y saber adaptarse a un entorno particular de constantes nuevos inputs y herramientas. En este sentido, desde la consultora de recursos humanos, señalan la importancia de la formación profesional previa al acceso a este tipo de empleos. Actualmente, existe una gran variedad de postgrados, programas y másters especializados en las necesidades que precisa el mundo del ecommerce, informan desde la consultoría.

De cara a futuro, desde la consultora aseguran que se trata de un sector que requiere cierto grado de autonomía para funcionar mediante un sistema de prueba-error, es decir, testeando mejoras en las prestaciones y facilidades de cara al consumidor. Por ello, concluyen que se debería trabajar en aumentar la seguridad que éste tipo de negocios proyectan al cliente como principal área de mejora; haciéndole sentir igual de cómodo que si estuviera comprando en una tienda física.

Artículos relacionados