Buscar Contacto Suscribete al Newsletter
single-image

Cómo mejorar procesos y eficiencia en las organizaciones: la solución es Agile

La transformación del mundo profesional no es solo digital, sino también cultural y organizacional. Para avanzar y adaptarse a las nuevas tendencias, las empresas se deben transformar en todos los ámbitos. Han surgido nuevas formas de trabajo más ágiles y flexibles que permiten que los equipos sean más eficientes y que reducen, en gran medida, el margen de error y los tiempos de espera ante las respuestas a clientes.

La metodología Agile es un proceso de trabajo que está ayudando a las empresas a liberarse de la rigidez y trabajar en entornos más productivos y colaborativos. Este sistema basado en organizar y repartir el trabajo de forma rápida y flexible entre diferentes equipos multidisciplinares debe estar acompañado de un cambio de cultura que implique a todas las personas.

Los expertos del hub de conocimiento digital, The Valley, han analizado los procesos de implementación de Agile en diferentes empresas y han identificado las claves, beneficios y retos de esta metodología de trabajo:

• Tribus y squads multidisciplinares que trabajan en sprints. Este método de trabajo establece la creación de tribus, que son la agrupación de varios squads, equipos multidisciplinares que trabajan sobre un aspecto concreto. Los squads están formados por expertos de todas las disciplinas (negocios, tecnología, diseño de software…) que trabajan en conjunto en los sprints, ciclos de desarrollo corto que pueden variar en el tiempo y cuya duración lo definen los propios squads. Si se juntan en el mismo equipo diversos perfiles como negocio y tecnología, la toma de decisiones será más rápida y los procesos más eficientes.

• Objetivos, responsabilidades y plazos claros. En las empresas que trabajan bajo este método, todo el mundo sabe exactamente en qué está trabajando y cuáles son sus objetivos y plazos para lograrlos. Además, las tribus comparten constantemente cuáles son las metas del proyecto y su evolución, lo cual da una visibilidad muy clara del proceso de los proyectos y su cumplimiento.

• La excelencia operativa como necesidad y beneficio de Agile. Para poder tener un sistema de escalado adecuado en una organización, son necesarios procesos robustos y bien estructurados, lo que se consigue con un reporte específico.

• Dar al cliente un producto mínimo viable aporta valor incremental. El mundo está cambiando muy rápido y ante clientes más demandantes, hay que mejorar la capacidad de respuesta. La filosofía de Agile consiste en ofrecer al cliente un producto mínimo viable (PMV), aunque no sea perfecto, y que, con el tiempo, se vaya mejorando hasta quedar completamente listo. Por eso, permite trabajar a mayor velocidad, ya que se llega más rápido a las peticiones del cliente; con mayor eficiencia, pues los equipos multidisciplinares -squads- trabajan en un mismo proyecto con objetivos a corto plazo; y consiguiendo más engagement de los empleados, pues les empodera dándoles control sobre sus responsabilidades.

• Estrategia del negocio, igual a estrategia de personas. Para transformar la cultura de la empresa hay que dar la misma importancia a la estrategia de negocio que a la estrategia de las personas. Se debe integrar el cambio cultural dentro del plan de negocio para que el equipo le conceda la relevancia que merece.

• Una inversión que puede convertirse en una ventaja competitiva en el mercado. Es importante valorar a las personas y transmitirles los beneficios que obtendrán con el cambio cultural. La cultura, el talento y una forma diferente de gestionar los proyectos puede ser una ventaja competitiva sostenible en el mercado. La transformación cultural genera resistencia, y por eso, se debe educar a los empleados de la organización para adaptarse a las nuevas políticas del proceso de cambio, que implica modificar temas como compensación y sistemas de evaluación del desempeño.

• Comunicación constante. Hay que comunicar de forma continua a todos los departamentos el porqué de la transformación digital y sus perspectivas. Agile no es el fin en sí mismo sino un camino para conseguir los objetivos.

Lectura Recomendada

single-image

#Teletrabajo: tendencias y ventajas para empresas y empleados

teletrabajo masvoz
¿Cuáles son las ventajas que tiene el teletrabajo para las compañías? masvoz, compañía especializada en comunicaciones para empresas, responde a esta pregunta y analiza las tendencias que marcarán esta modalidad de trabajo.

1. Ahorro de tiempo al no haber desplazamientos

Muchos trabajadores invierten largos periodos de tiempo en acudir al trabajo, sobre todo en las grandes ciudades como Madrid o Barcelona. En el caso de acudir en vehículo propio, según el informe de Inrix Global Traffic Scorecar, los españoles pasamos más de 17 horas metidos en un atasco al año. En el caso de la capital, la media es de 42 horas anuales. Esto supone que, en muchas ocasiones, el empleado llegue a su puesto de trabajo tarde, irascible y cansado, algo que puede influir en su rendimiento.

Sin embargo, con el teletrabajo el empleado se ahorra estos desplazamientos y puede sumergirse directamente en su jornada laboral. De este modo tiene más tiempo para trabajar y al final del día le resultará más sencilla la conciliación laboral y familiar.

2. Posibilidad de teletrabajar a tiempo parcial

Teletrabajar no implica el no tener que pasar por la oficina. Muchos empleados optan por hacerlo a tiempo parcial, realizando teletrabajo ciertas horas a la semana, bien porque echan de menos la socialización con sus compañeros (35%) o porque temen el aislamiento y exclusión (25%), según la empresa Remoters.

3. Eficiencia financiera y mayor retención de talento

Gracias al teletrabajo las compañías pueden ahorrar un 30% en costes de infraestructuras, según la consultora Kaizen Institute. El estudio aclara que, de media, los trabajadores que pasaran entre un 20% y un 30% de su tiempo teletrabajando, contribuirían a que sus compañías tuvieran una reducción equivalente en el número de metros cuadrados de oficina necesarios para realizar su actividad. Además también habría un ahorro en desplazamientos, costes energéticos y emisiones asociadas tanto a los espacios de trabajo como a los medios de transporte.

Por otro lado, muchas de estas políticas de teletrabajo tienen una gran aceptación por parte de los empleados, por lo que serviría como un punto atractivo para quienes estén en búsqueda de trabajo. Además, en momentos puntuales cuando la carga de trabajo sea más alta, como puede ser la entrega de ciertos proyectos, los trabajadores suelen estar más dispuestos a trabajar desde su casa. De este modo, el empleado puede conciliar el desarrollo de su labor profesional con la realización de las tareas del hogar. Sin duda, otra medida que ayudará a retener talento.

4. Menor almacenamiento interno y más nube

Gracias al incremento de los servicios en la nube, las empresas se están mostrando más propensas a permitir el teletrabajo entre sus empleados ya que pueden almacenar toda la información de forma segura y, al mismo tiempo, el trabajador puede acceder a esos datos independientemente de donde se encuentre.

Por último, las comunicaciones también se irán trasladando a la nube, propiciando el teletrabajo y un ahorro por parte de las compañías. De hecho, este es uno de los motivos por el que mercado global alcanzará un valor de 41.768 millones de dólares en 2026, según Transparency Market Research.

La nube se está convirtiendo en un aliado para las compañías por el ahorro de costes en almacenamiento y en las comunicaciones, y también para los empleados, ya que facilita que el teletrabajo se vaya implantando cada vez más en las compañías.” afirma Cristina Musachs, directora de Personas en masvoz.

Como conclusión, todavía quedan pendientes por definir varios aspectos con respecto al teletrabajo como el derecho a la desconexión, la reciente ley de control horario o la medición de la productividad, temas que deben ser la base de cualquier regulación que se desarrolle sobre esta materia.

Lectura Recomendada

single-image

Un estudio que demuestra la rentabilidad del ejercicio físico como medida de prevención laboral

La compañía Biwel, que desarrolla programas de bienestar en la empresa, ha elaborado durante 3 años un estudio de Prevención de TME (Trastornos Músculo-Esqueléticos) en el que ha demostrado el retorno de la inversión de una compañía a través del ejercicio físico como medida de prevención laboral.

El estudio, que se inició en junio de 2014 bajo el nombre “Sentirse bien para trabajar mejor”, se ha dirigido a los 300 empleados de la planta de producción de una empresa farmacéutica para mejorar su condición física como medida para evitar lesiones. Un colectivo que, debido a su dinámica de trabajo (de pie, movimientos repetitivos y manipulación de cargas) se ve afectado por este tipo de trastornos. La adherencia ha sido de alrededor del 45% de los trabajadores, teniendo en cuenta que se trata de una medida opcional para los empleados.

Los resultados se han conseguido a través de la metodología Biwel, que analiza anualmente los resultados de salud, satisfacción y absentismo, con la colaboración del servicio médico propio de la compañía. A nivel de impacto económico se ha observado una reducción del absentismo por causa osteo-muscular. En este sentido, los trabajadores que han participado en el programa tuvieron 2,8 días menos de baja que los que no participaron. Durante los 3 años del programa, la empresa ha obtenido una rentabilidad de 1,98 euros por cada euro invertido, lo que ha supuesto un ahorro económico de 61.300 euros al año. Actualmente se están analizando los resultados de 2018 y optimizando la metodología para seguir mejorando.

A nivel físico, algunos de los resultados destacados han sido la disminución de los dolores leves y moderados de las personas que participan en el programa: se redujeron del 50% al 41% en hombros, de 64% a 57% en la zona cervical, de 82% a 60% en la zona lumbar y de 56% a 46% en la zona dorsal. Además, los niveles de inactividad física pasaron del 25% al 16% y la satisfacción media de los empleados ha sido de 8,6 sobre 10.

Biwel también ha implementado proyectos de Prevención de TME, con resultados muy positivos, en empresas como Cirsa, Aigües de Barcelona, Fagor Ederlan, COMSA o Vandermoortele.

Lectura Recomendada

single-image

Para tener éxito profesional en el futuro, debemos cultivar nuestra Creatividad

Ser creativos es lo que nos distingue de los otros animales del reino, hace miles de años fuimos los únicos animales que dejamos las cuevas y los bosques para vivir en ciudades.

Como escribí en mi artículo anterior, Y dónde quedó la Creatividad, no nos preocupamos mucho en desarrollar la capacidad creativa, ni a nivel personal, ni a nivel organizacional. La mayoría de las personas son meros espectadores de los cambios que ocurren, como fruto de la creatividad de otros, siendo también sus víctimas (ética y creatividad, tema para otro artículo).

La creatividad nos tiene viviendo en lo que algunos llaman, la 4ta revolución Industrial, donde los avances en las distintas áreas de la ciencia y la tecnología, están cambiado rápidamente la forma como vivimos y trabajamos. En 20 años más, existirán nuevos cargos y nuevos modelos de negocios, que hoy ni siquiera imaginamos. El problema, es tanto lo que estudiaste o lo que estás estudiando ahora, no será de mucha utilidad para enfrentar el futuro laboral, los cambios van más rápidos que las mallas curriculares de las universidades.

Google* y otras empresas ya lo tienen claro, hoy contratan personal no por sus títulos, más bien por sus experiencias, características de personalidad y capacidad creativa. Esto no quiere decir que estudiar no sea importante, todo lo contrario, significa que de ahora en adelante tendrás que aprender más rápido y siempre.

Lo importante, es saber qué harás con todo el conocimiento que adquieres para ser empleable ahora y en el futuro. Lo que tienes que hacer, es combinar todo lo que aprendes para saber cómo resolver problemas, en definitiva necesitamos ser CREATIVOS:

Cómo desarrollar la Creatividad para ser empleable en 20 años más.

La creatividad requiere conocimiento, experiencia, motivación y esfuerzo, todo combinado, permite a las personas generar ideas, buscar soluciones, reinventarse, e impulsar cambios relevantes en su entorno.

Actividades que debes empezar hacer para cultivar tu creatividad:

1. El cerebro necesita inputs para ser creativos: Es decir, ver, escuchar, oler, conversar, etc. Vivir nuevas experiencias a diario, no te mantengas en los mismos círculos y atrévete a conocer otras perspectivas. Viaja, pero no vayas sólo en plan de turista, vive unos días como lo hacen sus residentes, Esa es la única forma de aprender en un viaje. Mientras más amplias y abundantes sean las experiencias, más tendrá el cerebro para jugar y ser creativo(a).

2. ¡Piensa, piensa y piensa! El cerebro busca la gratificación y el camino fácil, pero eso no te llevará a ser creativo(a). Debes detenerte a pensar más, las buenas ideas están pero tenemos que escarbar en nuestro cerebro para encontrarlas. Hoy pensamos menos porque creemos que un click soluciona todo. El cerebro necesita ejercicio y para ello pensar es clave.

3. Olvídate de la especialización: Aprende una nueva habilidad, estudia algo totalmente distinto a tu título profesional. Sabemos que el cerebro es moldeable y cambia con cada nueva experiencia, eso genera miles de conexiones neuronales y permiten el nacimiento de otras. La especialización te hace saber mucho de algo y menos de todo.

4. Acumula fracasos: Es la mejor forma de aprender, haciendo descubres la verdadera realidad y te prepara para nuevos escenarios. Eso te lleva a solucionar y no a preguntar simpre ¿Cómo lo hago? Las personas que han tenido una vida fácil y sin mucha alteraciones, suelen tener menos inputs, si tu vida no ha sido fácil y has tenido que luchar para lograr lo que deseas, es probable que cuentes con mucha materia prima para ser creativo.

La vida está llena de historias de personas exitosas que han vivido situaciones muy duras pero han podido alcanzar sus metas y mucho más, transforman el dolor en oportunidad.

Ser creativo, implica ser valiente y exponerse a la crítica, es un estilo de vida y una razón de ser, de SER HUMANO.

Autora: Carolina Maliqueo

 

Referencias:

Amabile, T.M. (1998). How to kill creativityHarvard Business Review, September-October 1998, 76-87.

* Google

Lectura Recomendada

single-image

¿Cómo podemos realmente disfrutar el trabajo? ¿Cuál es rol del Líder?

El reto al dirigir equipos es conseguir que sus miembros se levanten cada mañana, con la intención de poner el 100% de su esfuerzo y energía en su labor.

Pero además es importante lograr que pongan el corazón, aunque esto sea más complicado. Cientos de miles de personas llegan día a día a su puesto de trabajo sencillamente con la idea de cumplir, por ello los profesionales que ponen el corazón en lo que hacen, terminan marcando la diferencia.

Así lo explica el experto en liderazgo y director de Infova, Gonzalo Martínez de Miguel, que afirma que,

el objetivo de todo gerente sería conseguir que el equipo esté tan involucrado en el proyecto, que sea tan consciente de lo que da sentido a la empresa, que quiera poner toda su energía en el desempeño de sus tareas”.

Para lograrlo comenta que muchas veces se dice que la clave es la motivación, pero a su juicio, hace falta algo más que eso. Según explica se trata de la inspiración y añade

la gente da el 100% cuando considera que su esfuerzo tiene un sentido, vale para algo significativo”.

Sobre este aspecto advierte que “muchos consideran que la facilidad para encontrar el sentido del trabajo depende del tipo de tarea que se realice y que, evidentemente, no es lo mismo cuando se trabaja en una ONG o en un hospital, que en una compañía relacionada con temas en principio menos sociales”. Pero Gonzalo Martínez de Miguel explica que su experiencia formando a equipos, en todo tipo de empresas, es que incluso en los trabajos en los que aparentemente es más fácil encontrar inspiración, también es posible olvidar el sentido profundo de lo que se está haciendo. Y al revés, trabajos donde el sentido de lo que hacemos es en principio más difícil de ver, están llenos de sentido si nos tomamos la molestia de buscarlo.

Por este motivo, parte de la obligación de un jefe es tener una conversación con los trabajadores en la que se verbalice y se recuerde, por qué están aquí, por qué es importante hacer un buen trabajo y cómo se puede marcar la diferencia en esa función.

Con respecto a estas cuestiones, explica que es un error dejarse llevar por respuestas del tipo, “estamos aquí para ganar dinero”, porque según afirma, esa afirmación no es algo que inspire. “Está claro que todos trabajamos en parte para obtener un rendimiento económico, pero hay otras razones que se deberían destacar” añade el experto.

En este sentido comenta que, al margen de tener un sueldo, quien trabaja en un banco, está ayudando a que una familia pueda comprar una casa; quien trabaja en un restaurante, está creando las condiciones para que una familia se reúna en una celebración; en el caso de una consultora se asesora jurídicamente para que, por ejemplo, una empresa pueda abrirse camino en el extranjero; el que vende coches no solo vende un vehículo, está participando en uno de los procesos más importantes de la vida familiar, etc.

Es importante entender el sentido profundo de lo que se hace, y ver cómo esto contribuye a conseguir el objetivo general de la empresa, a la calidad de vida de las personas, a la seguridad o el bienestar general.

Por ello a nivel personal comenta “la clave es preguntarnos de qué manera nuestro trabajo bien hecho contribuye a hacer un mundo más digno. Un mundo más amable, más justo y más efectivo. Si tu trabajo no contribuye de ninguna manera a mejorar el mundo en el que vives, deberías pensar en cambiarte de trabajo. Insisto, esto no tiene que ver con a que te dedicas, se trata de querer encontrar el sentido a lo que haces”

Y para todos aquellos que son jefes, apunta que lo más indicado sería:

  1. Reunir al equipo y tener esta conversación. Preguntar directamente “¿De qué forma se está ayudando a hacer un mundo mejor?”.
  2. Preguntar “¿Para qué?” en lugar de “¿Por qué?”. Preguntar el “para qué” de las cosas conecta con el futuro. El “por qué” conecta con el pasado, con las justificaciones y las excusas. Un líder del siglo XXI pregunta muchas más veces “¿Para qué?” que “¿Por qué?”.
  3. Ser un buen referente. Hay pocas cosas mas inspiradoras que un jefe admirable.
  4. Introducir el sentido de lo que hacemos en las conversaciones de gestión. Usarlo como argumento para explicar por qué hacemos las cosas.
  5. Buscar historias de éxito de tu empresa que concreten en personas y casos concretos, el sentido de lo que es vuestra labor.

Lectura Recomendada

single-image

¿Cómo retener el talento en las empresas?

La retención del talento es uno de los retos a los que se enfrentan actualmente las empresas. Nos encontramos en un mercado laboral cambiante, en el que cada vez los candidatos tienen más oportunidades, por lo que es más fácil que se muevan a otras empresas. En España, según datos del IMEX, el 15% de los trabajadores están pensando en cambiar de empleo.

Desde Antal International, consultora experta en la selección de personal especializado, analizan las claves para favorecer la retención del talento dentro de las empresas.

1. Salario. La principal causa de cambio laboral es el descontento con el salario. Generalmente, los empleados que están bien pagados, serán más reticentes a un cambio laboral, aunque siempre hay excepciones si hablamos de empresas de renombre o de oportunidades para crecer.

2. Reconocimiento. Los empleados que sienten el reconocimiento de la empresa y se les felicita abiertamente por sus logros, tienden a continuar por más tiempo en las compañías. Los empleados sienten que el tiempo que invierten y los esfuerzos que hacen son vistos y reconocidos por las empresas.

3. Comunicación. Como parte de hacer que los empleados se sientan partícipes en los objetivos de la empresa, es importante animarles a que expresen sus ideas, dudas, opiniones… En definitiva, que los empleados sean escuchados y se sientan parte de la organización. Cada vez se tiende más a un modelo de empresa donde existen vías de comunicación abiertas y donde los altos mandos no son herméticos, sino que son accesibles para todas las personas que forman la empresa.

4. Promoción. La posibilidad de promoción y de hacer carrera dentro de la empresa, también promueve la retención del talento. El sentimiento de estancamiento profesional o de que las posibilidades de crecer dentro de las empresas son nulas, provocan la frustración de los empleados, que buscan empresas que ofrezcan oportunidades de crecimiento.

5. Compromiso. Incluir a los empleados en la toma de decisiones de la empresa y así, favorecer e incrementar la pertenencia al equipo, es decir, hacer que los empleados se sientan partícipes con los objetivos de la empresa y sean más reticentes al cambio.

6. Guía. Los empleados valoran contar con mentores en la empresa, personas con experiencia dentro de la organización que les ayudan a lograr el desarrollo personal y profesional a través de sus propias vivencias dentro de la organización.

7. Retos. Ofrecer a los empleados la posibilidad de asumir nuevos retos y nuevas competencias que hagan que estos se desarrollen profesionalmente y se sientan útiles dentro de las empresas.

Lectura Recomendada

single-image

4 consejos para transformar una empresa en un éxito de largo plazo

La compañía destaca la importancia de acometer los cambios necesarios para aumentar su flexibilidad y capacidad de anticiparse y adaptarse a las tendencias del mercado.

La fórmula para que las empresas mantengan su crecimiento y estabilidad a largo plazo pasa por su capacidad de mejorar los procesos, desarrollar nuevos productos y servicios, y diversificarse hacia nuevos negocios con el fin de adaptarse y anticiparse a las tendencias del mercado. Pero esos cambios se deben acometer siguiendo una estructura lógica y organizada, con la tecnología como herramienta clave y sin perder de vista el factor humano. Así lo asegura Watch&Act, empresa española especializada en servicios de consultoría de transformación para grandes cuentas.

Para ello, esta compañía ha desarrollado su propio modelo de transformación, denominado ‘Innovation Go’. Su objetivo es ofrecer a las organizaciones una hoja de ruta que les ayude a identificar las innovaciones que precisa su negocio, así como las metodologías y herramientas que resultan más adecuadas en cada caso para hacer realidad esa transición hacia los nuevos procesos, de manera que realmente repercutan en una mejora de su cuenta de resultados.

“Llevamos años observando cómo muchos cambios que acometen las grandes compañías en sus diferentes departamentos obtienen realmente un escaso impacto positivo en sus negocios. Cuando algo lleva años funcionando de la misma manera existe miedo a cambiar de forma radical su funcionamiento, y en este contexto muchas startups aprovechan para encontrar su nicho de mercado y adelantar a las grandes empresas, gracias a su mejor adaptación a las necesidades de los consumidores. Con nuestro modelo pretendemos que la gran empresa pueda aprovechar algunas de sus fórmulas para multiplicar su agilidad en la identificación y aplicación de los cambios”, explica Jesús Muñoz, socio responsable de Innovación de Watch&Act.

Convertir los “huesos” de las empresas en “cartílagos”

Cada empresa se encuentra en un estado diferente de madurez, tiene distintas necesidades de cambio y se ve amenazada en mayor o menor medida por sus competidores. Por ello, el primer paso consiste en dar importancia a la transformación en sí misma, definiendo un equipo responsable para liderarla, analizar el punto de partida y definir el objetivo a alcanzar.

“Para que una empresa se transforme debe existir una convicción clara del equipo societario, del equipo directivo y de los profesionales que componen la empresa, y también confianza en el camino del cambio, ya que la transformación es gradual y los resultados no se observan en el corto plazo. Además, una vez que se inicia el proceso la compañía ha de estar en continua evolución, por lo que nuestro objetivo es transformar los ‘huesos’ de las empresas en ‘cartílagos’, hacerlas mucho más flexibles y adaptables”, sostiene Muñoz.

De acuerdo con las debilidades y carencias de la organización, el modelo ‘Innovation Go’ trabaja desde cuatro enfoques interrelacionados:

• Análisis de la mejora del negocio de acuerdo con su situación actual, búsqueda de nuevos productos y servicios y de modelos de negocio alternativos.
• Adaptación de la cultura corporativa para transmitir el reto compartido que representa la transformación, utilizando herramientas y protocolos contribuyan a movilizar el compromiso del empleado.
• Construcción de una estructura organizativa que ofrezca la flexibilidad necesaria para acometer los cambios con un alto grado de profesionalidad y responsabilidad.
• Definición de los programas que recojan las acciones de impulso del negocio, integrados en la estructura de forma participativa e intercomunicada.

En cuanto a las metodologías que recoge el modelo de transformación de Watch&Act, Muñoz afirma que se trata de metodologías totalmente conocidas, de eficacia demostrada y de uso habitual por parte de los empleados (lo que a su juicio favorece una transición más sencilla), tratando de aplicar cada una adecuadamente y con un objetivo concreto que represente un impulso real de cambio para la empresa.

Entre ellas destaca la aplicación de métodos de vigilancia de mercados, agile, design thinking y lean startup, en los escenarios donde realmente tengan un impacto positivo. “La intención ante todo es conseguir flexibilidad en las formas, apertura mental, creatividad, apuesta por los cambios, velocidad en la implantación, profesionalidad y realismo en la medición de éxitos, y compensaciones para las personas que realmente son motores del cambio”, apunta el responsable de Watch&Act.

El modelo ‘Innovation Go’ es el resultado de varios prototipos y experiencias desarrolladas por Watch&Act con todos sus clientes. Hasta el momento, su aplicación ha obtenido resultados destacado en proyectos relacionados con la industria de la construcción, la recuperación de residuos, la renovación del sector de las telecomunicaciones o la industria 4.0, entre otros. Actualmente, están llevando a cabo retos de interés en sectores como la agricultura, alimentación, energía y videojuegos.

Lectura Recomendada