Buscar Contacto Suscribete al Newsletter
single-image

‘Efecto luna de miel’: el tiempo que dura la felicidad y la motivación de iniciar un nuevo trabajo

Se le conoce como Honeymoon effect («efecto luna de miel», en castellano) y hace referencia a la felicidad que se consigue cuando se comienza un nuevo trabajo.

Cualquiera que lo haya probado sabe, sin embargo, que el idilio con la nueva empresa no es eterno. Ahora, un estudio escrito por José Oriol Berengueres, Ph.D de la universidad de Emiratos Árabes Unidos (EUA), y Happyforce ha cuantificado cuánto dura exactamente la luna de miel con el nuevo empleo: 64 días.

El estudio duró dos años y medio. Estuvo basado en la actividad de 4.296 empleados —815 de los cuales comenzaban a trabajar en una empresa nueva—, todos los cuales utilizaban la plataforma de Happyforce, que mide el bienestar de los empleados. Los investigadores descubrieron que los nuevos contratados llegan a las empresas con un excedente de felicidad en comparación con quienes llevan allí trabajando más tiempo.

Este excedente se pierde después de dos meses (al día 64) y, lo que es más interesante, sigue descendiendo hasta alcanzar su mínimo cerca del séptimo mes (día 220). La caída desde el comienzo de la luna de miel hasta ese punto más bajo en el índice de felicidad es del 29%.

Álex Ríos, CEO de Happyforce dice:

Lo que hemos descubierto es que además de llegar a la nueva empresa con una felicidad mayor que la media, los nuevos empleados entran después en un periodo valle de unos cinco meses. Saber esto, debería servir a las empresas para diseñar políticas adecuadas de Onboarding y bienvenida de empleados”.

Después de ese descenso en la felicidad, comienza un periodo de reversión a partir del séptimo mes que finaliza entre el octavo y el noveno mes, cuando el índice de felicidad del nuevo trabajador se equilibra con el de sus compañeros.

Lectura Recomendada

Lectura Recomendada

single-image

Cómo crear espacios de trabajo sostenibles

Es importante incorporar elementos reciclados y aportar por la iluminación natural basada en nuevas ventanas o cerramientos acristalados.

La sostenibilidad en una oficina es más que utilizar ampolletas de bajo consumo y métodos tradicionales de reciclaje como los basureros para papel o plástico. De hecho, es una oportunidad perfecta para darle un enfoque holístico al espacio de trabajo creando una sensación general de bienestar en la empresa.

Estudios demuestran que un lugar de trabajo más verde y sostenible impulsa de forma natural a tener una mayor productividad; mientras que las oficinas interiores afectan de una manera negativa a nuestra forma de trabajar. Por el contrario, las iniciativas ecológicas y sostenibles allanan el camino hacia un futuro mejor y consigue que los empleados creen unidad y sentimiento de pertenencia a una empresa que se preocupa por su bienestar.

Para hacer que un entorno sea más sostenible, señalamos cambios simples de gran ayuda. Aquí hay algunos para  poner en marcha:

1. Cambiar a materiales de impresión y embalaje más ecológicos: si bien el mundo online ha tomado el mundo de los negocios por asalto, los suministros impresos, como las tarjetas de presentación, siguen siendo una parte importante de hacer negocios. Los propietarios de pequeñas empresas pueden reducir su impacto empleando materiales impresos y de embalaje reciclados. Se puede comenzar reemplazando los equipos obsoletos con modelos de alta eficiencia energética y apostando por el papel reciclado.

2. Utilizar la luz del día: la iluminación marca la diferencia cuando se trata de eficiencia y de aumentar los niveles de felicidad de los trabajadores. Sin embargo, la iluminación eficiente en el lugar de trabajo es a menudo una cosa a que no se le presta demasiada atención. Por ello, introducir luz natural a través de ventanas de aluminio ayudará a reducir el consumo total de energía de un edificio. Combinado con la vegetación, la luz del día puede mejorar la creatividad, el aprendizaje y promover la salud.

3. Invertir en equipos ecológicos: la compra de equipos altamente eficientes y ecológicos puede ser una gran opción. Cuantas menos máquinas sean usadas, más pequeña será nuestra huella. Para ello, con anterioridad debemos verificar el consumo y la calificación de energía y optar por máquinas multiuso para reducir el desorden de cables y fomentar el ahorro de energía.

4. Compra una planta para cada escritorio: agregar vegetación está lleno de beneficios naturales. Las plantas de interior son importantes para mejorar la calidad del aire y reponer los niveles de oxígeno. Naturalmente, esto aumenta la salud y el bienestar en general y mejora la productividad y el rendimiento en el lugar de trabajo.

5. No al concepto abierto: según un estudio reciente de Jungsoo Kim y Richard de Dear de la Facultad de Arquitectura de la Universidad de Sydney, los trabajadores agrupados en un espacio abierto a menudo están menos satisfechos con su entorno de trabajo, aludiendo a la falta de privacidad y específicamente al ‘ruido de fondo’ como la razón principal. Por ello, es importante apostar por cerramientos acristalados que permitan tener ese concepto y que la luz penetre, pero que respete la intimidad de los compañeros.

Lectura Recomendada

single-image

¿Qué son los programas de asistencia para empleados o “Employee Assistance Program”?

El mercado laboral está evolucionando mucho con el tiempo y, por lo tanto, los beneficios que se le ofrecen al empleado para una mayor satisfacción laboral y, por ende, un mayor compromiso y productividad en la empresa.

Ya no basta con los beneficios laborales que se ofrecían antes como un salario competitivo o una buena proyección profesional, sino que debemos tener en cuenta la satisfacción en el puesto de trabajo a todos los niveles, donde entran en juego otros muchos factores, entre ellos, el salario emocional.

Dentro del salario emocional se encuentran otro tipo de beneficios como, por ejemplo, el de un horario flexible, formación pagada por la empresa, espacios abiertos que favorezcan el trabajo en equipo, etc.

Uno de los beneficios que estaría dentro de ese marco de salario emocional son los programas de asistencia para empleados, o también conocidos como “Employee Assistance Program”.

¿Qué es el Employee Assistance Program?

¿Quién no ha afrontado un problema personal alguna vez y ha tenido que pasar por un mal trago en cierto momento de su vida? Seguramente que todos nosotros.
Cuando estamos pasando por estos momentos de dificultad en los que se dan este tipo de problemáticas y en los que no se rinde en el trabajo como se debería, ahora, se puede hacer frente a ellos gracias a los programas de asistencia para empleados o EAP (Employee Assistance Program).

Son herramientas que ciertas empresas ponen a disposición de sus empleados para ayudarlos a manejar situaciones personales difíciles que tienen consecuencias psicológicas negativas, asesorando y orientando en todo momento al empleado con el objetivo de mejorar la conciliación laboral y personal y, por tanto, mejorando su calidad de vida al mismo tiempo.
Este tipo de programas, ofrecen desde asistencia psicológica hasta apoyo legal y financiero. La ayuda en situaciones traumáticas o crisis emocionales es la más común, para solucionar problemas como el estrés, situaciones sentimentales complicadas, períodos de ansiedad o depresiones.
Esto también ayudará a los empleados a saber resolver o enfrentarse a ciertas situaciones bajo presión o estrés laboral creado por las mismas tareas, pudiendo ser más efectivos y productivos en el trabajo.

Beneficios de este tipo de programas

Los beneficios que se pueden obtener, tanto para la empresa como para el empleado, a través de estos programas son algunos como:

● Una buena conciliación personal y laboral.
● Mejora del ambiente en el trabajo.
● Aumento del compromiso y la productividad.
● Mejora de salud de los empleados, contribuyendo, así, a crear un buen entorno o una empresa saludable.
● Buen manejo del estrés y situaciones bajo presión por parte de los empleados.
● Apoyo al resto de los empleados y a los directivos de la empresa.
● Integración e inclusión de todos los miembros de la empresa.
● Mejora de la imagen de la empresa, convirtiéndola en una empresa responsable y comprometida con sus trabajadores.

Con este tipo de programa, se ayudará a todos los empleados de la empresa, tanto a los que estén pasando por alguna situación complicada como a los que no, mejorando el compromiso de todos ellos y propiciando un buen ambiente laboral en el que se ayuda a combatir los problemas en el lugar de trabajo.

Problemas que se tratan con los “EAP”

Como veíamos antes, los problemas a tratar son diversos. Las principales áreas en las que trabajan los “EAP” son los siguientes:

1. Problemáticas en el lugar de trabajo: En diversas ocasiones los empleados pueden enfrentar situaciones complicadas en el lugar de trabajo, situaciones que son difíciles de afrontar debido a las exigencias del puesto o diferentes problemas que pueden surgir con otros compañeros de trabajo.

2. Gestión del estrés: El estrés es uno de los problemas más frecuentes, dándose en todo tipo de edades provocando desgastes físicos y psicológicos. A través de este tipo de programas, se ayuda al trabajador a que disponga de todas las herramientas para controlarlo, pueda comenzar a estar en equilibrio y, por lo tanto, aumente su productividad.

3. Problemáticas en la vida personal: Los problemas o preocupaciones que se tengan en el día a día o en casa pueden acabar afectando al trabajo. Conflictos familiares, decesos, enfermedades propias o de algún familiar, mudanzas y otros problemas de diversa índole, causan inestabilidad laboral.

4. Ingestión de algún tipo de sustancia tóxica: En menor medida, pero no por ello menos importante, a veces el consumo de sustancias como las drogas, tabaco o alcohol en exceso puede acabar provocando problemas de conducta o incapacidad de desarrollar las funciones del puesto de trabajo como es debido.

Confidencialidad como eje principal

La confidencialidad a la hora de poner en marcha este tipo de programas es fundamental, ya que, así los empleados que requieran este tipo de ayudas podrán sentirse seguros y protegidos de cualquier ataque o rechazo que pudiese haber contra ellos. La confidencialidad tiene que darse de manera transversal en la empresa, es decir, no debe notificarse ni a los compañeros de trabajo que estén al mismo nivel, ni tampoco superiores de la empresa, animando de esta manera al empleado en cuestión a afrontar sus preocupaciones sin miedo a represalias.

Por Javier Henares, Digital Marketing Assistant en SocialReacher

Lectura Recomendada

single-image

Ingredientes para conseguir que los empleados se enamoren de tu empresa

Pensabas que tu empresa lo tenía todo. Desde una sólida oferta económica y de beneficios hasta una perspectiva de desarrollo de carrera inmejorable, entonces ¿qué ha podido fallar? Lo que antes funcionaba para atraer a candidatos y empleados ya no es suficiente porque las nuevas generaciones buscan algo más para jurar amor «eterno» a una organización.

En el Día de San ValentínPage Personnel revela la receta para que las empresas sean capaces de conquistar a candidatos y empleados y hacer frente a los obstáculos que se interpongan entre ellos.

1- “No eres tú, soy yo”. Esta frase que tanto hemos escuchado en otros contextos aterriza también en el mundo laboral. Las nuevas generaciones no solo buscan una empresa sólida y con buenos resultados económicos, sino que también encaje con sus valores y su estilo de vida. Por eso, tener claros la visión y propósito de marca y saber transmitirlos a través de una sólida estrategia de Employer Branding es hoy más importante que nunca y te ayudará a conectar mejor con candidatos y empleados.

2- “Necesito mi espacio”. Al igual que sucede en las relaciones de pareja, donde los miembros reclaman cada vez más disponer de un espacio propio, los empleados aspiran a disfrutar de su tiempo al margen de su vida profesional. Ofrecer medidas que ayuden a la conciliación, como el teletrabajo o los horarios flexibles pueden convertir a tu empresa en una opción más atractiva para los candidatos y aumentar la satisfacción y productividad de sus empleados.

3- “No quiero caer en la rutina”. Si hay algo que caracteriza a las nuevas generaciones es la necesidad de cambios. Y ésta no afecta únicamente a su faceta personal, sino que se refleja también en su vida profesional, por lo que cuando sienten que han dejado de crecer y de aprender su motivación puede resentirse. ¿Y qué pueden hacer las empresas para evitarlo? Ofrecer movilidad interna o trabajos por proyectos puede ser una solución. Otra alternativa son los trabajos temporales que, además de cubrir necesidades puntuales de las compañías, pueden satisfacer las demandas de los más inquietos.

4- “Me gustaría seguir aprendiendo contigo”. Las relaciones personales evolucionan gracias a las experiencias vitales que viven de manera conjunta y, si esto no sucede, corren el riesgo de quedarse estancadas. Esto mismo ocurre en el ámbito laboral y, como parte de este crecimiento del empleado, es fundamental ofrecer planes de formación estimulantes y oportunidades de desarrollo de carrera si queremos retener el talento a largo plazo.

5- “Necesito que confíes en mí”. La confianza es uno de los pilares de la pareja y también de la relación profesional. Si en el pasado era habitual trabajar en equipos en los que se establecían relaciones basadas en el control por parte de los managers, ahora los empleados quieren operar con mayor autonomía y rendir cuentas de los resultados, pero no de la forma en que los logran. ¿Cuáles pueden ser las medidas a tomar? Huir del micromanagement y brindar a los empleados una mayor independencia ayudará a motivar a los equipos, fomentar su proactividad y aumentar su compromiso con la compañía.

“En la actualidad atraer y retener al talento es uno de los principales retos a los que se enfrentan las compañías para seguir siendo competitivas, por lo que establecer estrategias que consigan no solo atraer, sino enamorar a candidatos y empleados, contribuye a reforzar su compromiso y puede suponer la clave del éxito del mañana”, afirma Ana Zayas, directora de Page Personnel.

Lectura Recomendada

single-image

Experto en Growth Hacking, el perfil más demandado en el sector IT

En pocos años, el perfil de growth hacker se ha convertido en uno de los más demandados por las empresas del sector IT. Esta figura, surgida en 2010 de la mano de Sean Ellis en Silicon Valley, se refiere a aquellos profesionales centrados en el crecimiento mediante la búsqueda constante de ideas y tácticas para conseguir la escalabilidad del producto.

Así, con salarios que oscilan entre los 5.500 US y los 7.000 US, este perfil está especializado en aplicar técnicas de marketing a través de estrategias creativas, con menos costes y más impactos. Desde IEBS, escuela de negocios online, señalan que “hay que diferenciar a los profesionales especializados en growth hacking de los que se dedican al marketing digital ya que el growth hacker, además de tener conocimientos técnicos y dominar el marketing digital, debe ser una persona analítica, curiosa, innovadora y creativa”.

Marcos Herrera, director académico y Growth Master en Smartbrand, explica que “hoy en día, los growth hackers son el perfil más disruptivo del departamento de marketing, cuyos conocimientos pueden aplicarse a cualquier empresa, siendo imprescindibles para las startups por su gran orientación al crecimiento”.

Actualmente, la única capacitación en Growth Hacking que existe en el mercado que abarque todas las competencias de este perfil, es la desarrollada por IEBS y Smartbrand. Unos estudios en los que los alumnos aprenden Growth Hacking de grandes tecnológicas y startups para adquirir un conocimiento basado en una metodología de trabajo de interpretación de datos y testeo multicanal.

Una especialización que permite a los profesionales poner en marcha su creatividad en las cinco etapas que preceden a cualquier venta online y que son fundamentales para crear máquinas de crecimiento para que un negocio triunfe en Internet:

• Adquisición. Identificar, targetear y atraer eficazmente a los clientes, para que conozcan el producto que se ofrece y lo consideren para una compra actual o futura. Para ello, aprenderán a testear y validar los canales de adquisición por retorno de la inversión.
• Activación. Detectar usuarios eficientes para su activación, identificar y eliminar las fricciones que se encuentren en el camino hacia el primer momento de contacto con la propuesta de valor que resuelve el producto.
• Retención. Retener y construir el hábito de uso de los usuarios, para así sostener el crecimiento mediante la retención y recurrencia de los clientes.
• Revenue. Optimizar e incrementar el rendimiento e ingresos durante el Life Time Value de los usuarios.
• Referral. Implementar estrategias de recomendación o member get member que permitan convertir a los propios usuarios en embajadores que recomienden a terceros con necesidades similares.

Lectura Recomendada

single-image

10 consejos clave para comenzar una carrera internacional de éxito

¿Estás pensando en cambiar de país para potenciar tu desarrollo profesional? Ten en cuenta estos 10 aspectos antes de decidirte a comenzar una carrera en el extranjero

A veces es necesario realizar un movimiento lateral en tu carrera o incluso dar un paso atrás para demostrar tu valor en un nuevo mercado. Además de los beneficios profesionales que implica, trabajar en el extranjero te ofrecerá la oportunidad de vivir una verdadera experiencia. Trata de no limitar tus amistades a los compañeros de trabajo o a personas de tu mismo país, aprende la lengua local, y ábrete a nuevas experiencias – nunca sabes qué podrás descubrir, qué nuevos vínculos establecerás o qué nuevas aventuras y vivencias te puede llevar”, comenta Marco Laveda, Managing Director de Walters People en España.

Walters People nos da 10 consejos clave antes de comenzar una carrera internacional de éxito:

1 – Tener clara la razón por la cual se quiere trabajar fuera

La primera pregunta que debes hacerte es: ¿quiero residir en otro país con el objetivo de avanzar en mi carrera o por cambiar mi estilo de vida? En función de si tus razones tienen que ver más con objetivos personales que profesionales, tu búsqueda, criterios y visión deberán enfocarse en una u otra dirección.

2 – Mantén la mente abierta…

Si tu objetivo principal es vivir una experiencia internacional que te enriquezca y te permita crecer profesionalmente, es importante no limitarse a los países más habituales. Si elijes un destino con una gran reputación como “marca-empleador”, te enfrentarás a una competitividad alta tanto para acceder a ese mercado laboral -a causa de una mayor oferta de candidatos- como para destacar profesionalmente. Por el contrario, resulta una opción muy atractiva aventurarse a trabajar en un mercado emergente ya que es más probable que formes parte de un equipo nuevo y/o con una estructura más limitada, lo que te permitirá una mayor autonomía para desarrollar iniciativas y proyectos desde cero. Como resultado, obtendrás un perfil con una curva de crecimiento profesional más avanzada de lo habitual.

3 – … pero conoce tus limitaciones geográficas

Dependiendo de tu lugar actual de residencia y nacionalidad, las zonas geográficas y países en los que desarrollar tu carrera internacional pueden estar limitados por los trámites, plazos y requisitos en materia de documentación (permisos de residencia y trabajo: pasaporte y visados, entre otros). Es por ello por lo que antes de elegir un país de manera definitiva se han de resolver preguntas como: ¿Qué pasaporte tengo y dónde podría trabajar? ¿Cómo de fácil sería conseguir los documentos necesarios para realizar mi cambio de residencia? Cuando sepas cuáles son tus limitaciones, podrás comenzar a seleccionar y planificar tu salto internacional de forma realista.

4 – Consulta a tu empresa sobre tus posibilidades de movilidad internacional

Si quieres desarrollar una carrera internacional dentro de tu compañía actual, transmite al departamento de recursos humanos/equipo de desarrollo de talento internos así como a tu responsable directo, tus inquietudes profesionales. Ellos te podrán informar si cuentan con algún programa de movilidad internacional, qué vacantes tienen abiertas en la actualidad o puede haber disponibles en un futuro próximo, en qué países, y qué progresión profesional podrías obtener como resultado de ese cambio.

5- Investiga a fondo las condiciones del país al que vas a emigrar

¿Cómo es el mercado de trabajo y leyes laborales en ese país? ¿Con qué frecuencia surgen nuevas oportunidades de empleo? ¿Es estable su economía y gobierno? ¿Se trata de un país seguro? ¿Cuál es el coste de vida del país? ¿Qué remuneración deberías percibir teniendo en cuenta los costes básicos de alojamiento, transporte y alimentación? ¿Cuántas horas y días a la semana trabajarías? En términos generales, ¿qué cultura empresarial tiene el país? Tal vez ciudades como Londres, Hong Kong o Melbourne te hayan dado un buen feeling durante una estancia vacacional, sin embargo, es necesario investigar, valorar y meditar a fondo las condiciones del país antes de tomar la decisión de emigrar allí. No dudes en obtener información a través de diferentes vías: la empresa contratante, tu círculo personal o tu consultora de búsqueda y selección de confianza.

6 – Apuesta por puestos de empleo con competencias transferibles

Si tu plan es trabajar en el extranjero unos cuantos años para luego regresar a tu país de origen, asegúrate de que las posiciones a las que estés optando no tengan el riesgo de quedarse obsoletas o estén limitadas a las necesidades de mercado de ese país. Ejercer una función excesivamente especializada sería un error ya que es probable que no exista un puesto equivalente en tu país de origen, lo que resultaría en un paso atrás en tu carrera profesional. Las posiciones de carácter técnico y digital (IT, marketing digital, e-commerce, entre otros) te permitirán adquirir competencias transferibles / transversales / adaptables a otros puestos profesionales, en contraposición con aquellas funciones relacionadas con p.ej las áreas de legal, riesgos o compliance, de las cuales se suelen obtener competencias exclusivas.

7 – Ante los desafíos, piensa en la recompensa

Comenzar una carrera internacional no sólo implica un cambio vital y geográfico; la naturaleza misma de tu trabajo sufrirá cambios importantes. Planteemos dos contextos hipotéticos:

1. Ser responsable de un equipo de 40 personas en un mercado establecido, como es el caso de Frankfurt, donde los distintos sistemas y estructuras son plenamente funcionales, y las tareas y responsabilidades de cada miembro del equipo están ya otorgadas.

2. Ser responsable de un proyecto de nueva oficina en Manila, donde todo está empezando desde cero, y los sistemas, estructuras, procedimientos y equipo deben todavía organizarse.

En esta última situación, deberás estar [email protected] para dar tu máximo potencial: tomar la iniciativa, buscar soluciones, ser creativo y resolutivo. Es un desafío no apto para todo tipo de profesional, sin embargo, si obtienes resultados positivos una gran recompensa te aguardará: un sinfín de nuevos conocimientos, aptitudes y habilidades, una experiencia laboral excepcional y una mejora considerable de tu atractivo curricular ante empresas locales e internacionales.

8 – Contar con un amigo, familiar o conocido “en el terreno”, factor esencial para una integración exitosa

Contar con un amigo, familiar o conocido en el país al que se va a emigrar ayudará en gran medida a que tu integración profesional, personal y cultural tenga más probabilidades de ser exitosa. Este factor marcará con toda probabilidad una diferencia significativa en el caso de estancias largas o con vistas de ser de carácter permanente.

9 – Asegúrate de que tu círculo familiar más cercano está de acuerdo con el cambio

Emigrar implica grandes cambios, pero si tienes una conciliación de tu vida profesional, personal y familiar de carácter complejo (pareja, hijos u otros) el número de factores a considerar de manera previa a tomar la decisión se multiplica. Es por eso por lo que la mayoría de las personas que buscan una experiencia laboral en el extranjero suelen ser jóvenes y/o profesionales con una menor estabilidad laboral. Cualquier profesional que esté planteándose iniciar una carrera internacional debe considerar qué impacto tendrá este cambio en su círculo familiar más cercano, y asegurarse de que éste, está de acuerdo con sus nuevos planes.

10- Valora la posibilidad de tener que dar un paso atrás, para más tarde dar dos hacia adelante

Si quieres trabajar en otro país y tus expectativas de permanencia son de largo plazo, no te limites únicamente a inscribirte en puestos equivalentes o con las mismas condiciones que tienes en tu país local. Un cambio de mercado implica enfrentarse a lo desconocido en múltiples aspectos, un riesgo del cual las empresas son conscientes y el cual les suele conllevar a ofrecer al candidato internacional un puesto “transitorio”, habitualmente de menor posición pero con oportunidades de crecimiento y proyección una vez pasado el período de “prueba o adaptación”.

Lectura Recomendada