Buscar Contacto Suscribete al Newsletter
single-image

Gamificación en la empresa

Que la gamificación está de moda es algo que ya sabemos, si quieres empezar a ponerla en marcha ten en cuenta estas ideas.

Las personas crecemos jugando por lo que los juegos son algo que va muy ligado a nuestras vidas. El juego va evolucionando con nosotros hasta que llegamos a la etapa laboral y entonces, sigue con nosotros. Pero, empecemos por el principio…

¿Qué es la gamificación?

La gamificación tiene su origen en el sector de los medios digitales y comenzó a utilizarse allá por el año 2008. Este término integra diferentes dinámicas de juego que lo que pretenden es conseguir la motivación laboral y hacer más ameno el entorno de trabajo.

Muchas empresas que implantan estos modelos, lo que buscan es motivar a los empleados para que sean más eficientes mediante juegos en los que pueden conseguir recompensas o puntos para alcanzar premios, o incluso reconocimiento dentro de la compañía.

Para que la gamificación funcione entre tus empleados, debes seguir tres pasos que seguro que ya conoces de los juegos tradicionales:

1. Mecánica: Para conseguir que los trabajadores se impliquen en el juego es necesario establecer una mecánica divertida para ganar puntos y conseguir premios.

2. Proceso de juego: Aquí entran ya las motivaciones personales de los empleados que ansían lograr premios o, como hemos indicado antes, reconocimiento dentro de la empresa.

3. Componentes del juego: Los avatares, puntos acumulados, reconocimientos…

La gamificación en las empresas se puede llevar a cabo de muchas formas, pero una muy sencilla y en la que todos salen beneficiados es a través de herramientas que impulsan el Employee Advocacy. Por ejemplo, SocialReacher es una plataforma que ayuda a las empresas a ganar visibilidad en redes sociales gracias a sus empleados, pero también se puede ver como una herramienta para motivar a los empleados.

A través de una dinámica de juego, la empresa sube los mensajes que quiere que los empleados compartan. Éstos, a medida que van compartiendo contenidos van sumando puntos y se van situando en un ranking mensual. A partir de aquí la empresa puede dar incentivos en forma de premios o reconocimientos para aquellos que más puntos suman.

Las empresas tienen mucho que ganar con las estrategias de gamificación en cuanto a productividad de sus empleados, mejorar los resultados y contar con equipos muchos más felices e implicados con los valores de las compañías.

¿A qué esperas para unirte a las dinámicas de gamificación para empresas?

Lectura Recomendada

single-image

Las seis tendencias de conciliación que aumentan la productividad y el volumen de negocio

En plena era digital, el smart working, el coaching o el fomento del bienestar físico son algunas iniciativas más recientes que se combinan con medidas más tradicionales, como los gastos de comida o guardería.

Nos encontramos en un momento en el que las empresas pueden fomentar como nunca hasta ahora la conciliación de la vida personal y la laboral. La transformación digital ha traído consigo nuevas herramientas, que combinadas con medidas más tradicionales consiguen no solo una mejor calidad de vida para el empleado, sino compañías más competitivas. De hecho, un 89% de las pymes y micropymes que han implantado medidas de conciliación, asegura haber conseguido una mayor productividad en sus empleados, mientras que el 74% reconoce haber aumentado su volumen de negocio¹.

A pesar de estas cifras, hoy en día todavía muchas empresas no se deciden a la hora de implantar una cultura de trabajo que fomente la conciliación. Según un informe de Sodexo, el 90% de los trabajadores no pasa el tiempo deseado con su familia, mientras que un 45% considera que le faltan horas para ocuparse de sus actividades personales. Este desajuste puede provocar distintos problemas de salud en los empleados. El estrés el más conocido de ellos, causante del 30% de bajas por ejemplo en España, con un costo anual de 80.000€ a la empresa². La fatiga crónica, la falta de eficacia, depresión o insomnio son algunas de las alteraciones que también pueden sufrir los empleados que no son capaces de conciliar ambos ámbitos de su vida.

Principales medidas para conciliar en las empresas

Llegados a este punto, ¿cómo puede una empresa adaptar su dinámica de trabajo a las necesidades de la sociedad moderna? Por supuesto, más allá de una correcta organización del tiempo y del trabajo. Sodexo ha analizado cuáles son las principales tendencias que los equipos de RRHH están implantando en distintas organizaciones con mayor efectividad y retorno para la empresa.

● Flexibilidad horaria. Aunque muchos convenios ya lo recogen, ofrecer la posibilidad al empleado de adaptar su jornada laboral en tiempos de entrada y salida es un pequeño gesto que puede suponer una gran ayuda para el empleado, sin ningún coste para la empresa. Esta medida puede beneficiar especialmente en gran medida a empleados que tengan hijos o personas dependientes a su cargo.

● Implantación del teletrabajo. La posibilidad de trabajar desde casa es una de las medidas más apoyadas por los empleados y que, además, más directamente puede beneficiar a la empresa. Más allá de potenciar la productividad de los empleados en un 69% de los casos³, esta opción es capaz de reducir el estrés laboral en un 82%4  y, de esta forma, disminuir las bajas laborales en el largo plazo.

● Beneficios e incentivos. La empresa puede proporcionar servicios destinados a satisfacer las necesidades personales del empleado, ofreciéndole además ventajas fiscales. De esta forma, se pueden ofrecer beneficios directos que inciden en su bienestar y en su poder adquisitivo. Buenos ejemplos son los cheques de comida, que puede suponer un ahorro para el empleado de hasta 600 euros al año; el cheque guardería, que puede repercutir en un ahorro de hasta 3 meses al año en el pago del centro; o los seguros sanitarios, de cuyas cuotas exentas hasta 500€ anuales (1500€ en el caso de discapacidad).

● Smart working. Se trata de llevar más allá los conceptos de flexibilidad horaria y teletrabajo, eliminando los puestos de trabajo concreto y los horarios. Esta medida pretende dar más responsabilidad al empleado, a través del uso de la tecnología, ofreciéndole decidir cuándo y cómo trabajar. El concepto tradicional de oficina desaparece, no hay plazas fijas asignadas y se eliminan algunos gastos derivados del espacio o los recursos no utilizados. El impacto en los trabajadores es que están más motivados y se sienten más valorados, lo cual mejora el alcance de objetivos, y consigue un mayor equilibrio entre vida personal y profesional en un 77,8% de los casos5.

● Coaching y formaciones específicas en liderazgo. El coaching es un término que se ha puesto muy de moda en los últimos años, y que mejora la calidad de vida de los empleados, haciéndoles sentir más a gusto en sus puestos de trabajo. Un buen coach debe capacitar a las personas de una organización para conseguir sus objetivos, con la motivación y la satisfacción como claves para un mejor rendimiento. Aunque la figura del coach puede ser externa, también puede ser el jefe o CEO quien lidere estos procesos, con el fin de conocer mejor a las personas y fomentar la unión del equipo. Por eso han surgido multitud de cursos en liderazgo en los últimos años para puestos de gestión en las empresas. De hecho, el 73% de las empresas considera que saber dirigir a un equipo es la habilidad más importante en una compañía .

● Fomento del bienestar físico. Es una de las últimas tendencias en cuanto a conciliación, que está teniendo cada vez una mayor aceptación en las empresas. Se trata de llevar la filosofía “Mens sana in corpore sano” al trabajo mediante dinámicas integradas en los horarios de la empresa. El ejercicio y actividad física a través de pequeñas pausas para pasear, excursiones, jornadas deportivas u horas de gimnasio, son una buena forma de desconectar y liberar estrés. Además del beneficio para el estado físico y mental, y el tiempo que gana el empleado al no tener que hacer ejercicio al salir de la oficina, también beneficia la conciliación familiar. En muchas empresas se organizan este tipo de actividades incluyendo a familiares de los empleados para fomentar una mayor integración con la empresa y las buenas relaciones personales.

La conciliación entre vida personal y profesional es uno de los puntos clave en la relación empresa empleado”, comenta Miriam Martín, directora de Marketing de Sodexo Beneficios e Incentivos. Además de ayudar a mejorar la calidad de vida de las personas, se consigue una mayor motivación profesional y satisfacción personal, lo que se traduce en más productividad y en mejores resultados de negocio. Al fin y al cabo, cuidar a las personas es la mejor forma de cuidar una empresa”.

Referencias:

[1] Quality of Life: a BIG asset for small business leaders – SODEXO benefits and reward services
[2] Según el informe “Empresas Humanas y Saludables”, elaborado por la Fundación máshumano
[3] Encuesta de Cisco Systems Inc. entre más de 1.992 empleados
[4] Según el informe “State of Telecommuting”, PGi
[5] Datos provenientes de Observatory on Smart Working at Milan Politechnic

Lectura Recomendada

single-image

Trabajas en una empresa saludable?

La promoción de hábitos saludables en el entorno laboral puede llegar a reducir hasta en un 40% la incidencia de las enfermedades no transmisibles como la obesidad, el colesterol alto o, incluso, determinados cánceres asociados a hábitos no saludables. Así lo ponen de manifiesto estudios del Forum Económico Mundial y de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Cada vez más, las empresas son conscientes de la importancia del cuidado de la salud de los empleados en el entorno laboral y están explorando diferentes posibilidades de actuación que les permita velar por la salud de sus profesionales, al tiempo que les supone un beneficio. En este sentido, ha surgido con fuerza en nuestro país el concepto de empresa saludable.

Una empresa saludable es aquella que gestiona la salud de todos los miembros de su organización –independientemente del puesto que desempeñen- desde un enfoque integral e integrado. Es decir, no sólo garantiza el cumplimiento legal de la prevención de riesgos laborales, sino que incluye la salud dentro de las políticas de dirección de la compañía promoviendo hábitos de vida saludables de manera global y sostenida.

LA SALUD, UN VALOR PARA ATRAER Y MANTENER EL TALENTO

El concepto de empresa saludable ha nacido relacionado con los modelos actuales de gestión de los recursos humanos, en el que, además de los incentivos económicos, se tienen en cuenta variables que impactan sobre el bienestar físico y emocional de los profesionales como son las medidas de conciliación, la flexibilidad horaria, el fomento de un ambiente laboral agradable o la promoción del cuidado de la salud y la prevención de enfermedades.

Las empresas, y en concreto los responsables de Recursos Humanos, se encuentran ante el reto de encontrar nuevas fórmulas que les permitan aumentar el bienestar y la confianza de los empleados como vías para incrementar su satisfacción y atraer o mantener talento. Se trata de la búsqueda de beneficios que no son salariales, sino “emocionales”.

Hoy nadie duda de que uno de los bienes más preciados de las personas es su salud, por lo que la implementación e incentivo de exámenes de salud o chequeos médicos preventivos en el entorno de trabajo representan un valor añadido y compensatorio para el empleado, contribuyendo a aumentar su satisfacción, además de poner de manifiesto el compromiso de la empresa con la salud de los profesionales que la integran. Supone, por tanto, una prestación de valor a tener en cuenta a la hora de elaborar los programas de atracción y retención del talento.

SER SALUDABLE TAMBIÉN ES SANO PARA LA EMPRESA

Son muchas las ventajas competitivas por las que las empresas, independientemente de su tamaño en número de empleados, toman la decisión estratégica de apostar por la salud y el bienestar de sus trabajadores. Una decisión que ha de trasladarse a todas las esferas de la compañía y que formará parte de su cultura y de sus valores.

Estos modelos de liderazgo caracterizados por la implicación de la compañía con el bienestar de las personas tienen un impacto directo tanto en la percepción y satisfacción de los empleados -que en términos empresariales se traduce en eficiencia y productividad- como en la imagen externa de la organización, contribuyendo a posicionarla como una empresa respetuosa, humana y comprometida.

 

Lectura Recomendada

single-image

Serverless Computing e Inteligencia Artificial irrumpirán en cloud 2019

La adopción de estrategias cloud para ganar flexibilidad, ahorrar costes y simplificar las TI ha evolucionado de tendencia a ser algo habitual en los entornos corporativos, según Ricardo Casanovas, Chief Technology Officer de Linke, empresa especializada en servicios de consultoría SAP en la nube.

El responsable de tecnología y su equipo han identificado los cuatro ámbitos de cloud que más crecerán en los próximos doce meses:

• Serverless Computing. Las arquitecturas sin servidor se consolidarán como estándar de facto para desarrollar aplicaciones nativas cloud. Han ido ganando adeptos desde la incorporación a su oferta por parte de los principales proveedores de cloud pública: Amazon Web Services ya introdujo AWS Lambda en 2015, y le siguieron Azure Functions de Microsoft y Cloud Functions de Google.

“Serverless Computing seguirá avanzando porque permite a los equipos de tecnología olvidarse del aprovisionamiento de servidores, de su gestión y mantenimiento, que queda en manos del proveedor de servicios”, sostiene el equipo de Linke.

• Inteligencia Artificial (IA) y Machine Learning (ML). Desde hace un par de años, los grandes proveedores de cloud han apostado por servicios de Machine Learning e Inteligencia Artificial. La tecnología hoy está preparada, y durante 2019 se abordarán proyectos que les permitan automatizar procesos y ser más inteligentes. “El creciente número de servicios en la nube especializados como, por ejemplo, Amazon Forecast o Amazon Personalize, y la disponibilidad de una amplia variedad de hardware optimizado para estas cargas de trabajo, ofrecen las bases para que las empresas y usuarios puedan abordar proyectos basados en AI y ML de forma rápida y eficiente en costes con el conocimiento en la materia de los grandes líderes del mercado”, explican los especialistas de Linke.

• Cloud híbrida. El anuncio del pasado noviembre de Amazon Web Services del nuevo servicio AWS Outposts es una clara muestra de la apuesta que todos los grandes proveedores en este ámbito están realizando por el modelo híbrido, muy orientado a empresas y negocios que disponen de cargas de trabajo que no pueden ser migradas a la nube, pero que quieren aprovechar las ventajas de la misma incluso en sus instalaciones. En este punto, los expertos de la compañía creen que, a lo largo de este año, las empresas prestarán especial atención a la forma de gestionar estos entornos así como los multicloud, para poder sacar un valor real de sus apuestas por la nube.

• Entornos de gestión. La evolución de la tecnología en todos los aspectos, incluido la seguridad, ha favorecido que las aplicaciones core, más críticas para cualquier organización, inicien su viaje a la nube. En 2018 apreciamos grandes migraciones de sistemas de gestión a la nube y, con toda probabilidad, en los próximos meses más empresas trasladarán sus sistemas transaccionales y la gestión de los mismos a plataformas cloud con el objetivo de optimizar sus procesos de transformación digital y, de esta forma, poder sacar partido de otras tendencias, como IA, en el ámbito de los ERP.

Lectura Recomendada

single-image

¿Qué beneficios tiene el bienestar de los colaboradores para las empresas?

Consejos para Diseñar una Empresa Saludable

Con el objetivo de fortalecer la cultura de la salud, seguridad y bienestar, KONE explica qué beneficios trae el bienestar, la seguridad y la mejora de la salud:

  • Mejora la salud física, mental y social: los trabajadores sanos y que se sienten bien físicamente, tienen mayores probabilidades de estar motivados, comprometidos y concentrados en su trabajo. La falta de sueño, la deshidratación o estar en baja forma pueden provocar situaciones de riesgo poco deseadas, especialmente cuando se trata de trabajos físicos de responsabilidad.
  • Crea un excelente lugar de trabajo: el lugar de trabajo es clave en el bienestar personal de cualquier empleado. Un entorno agradable, seguro y motivante genera mayores niveles de retención de empleados, aumenta la satisfacción personal de los trabajadores, refuerza la imagen de marca y fideliza a los trabajadores.
  • Reduce los accidentes y mejora los sistemas de prevención: sentirse cómodo en el trabajo mantiene a los empleados concentrados y reduce los descuidos, los errores humanos y por ende los accidentes.
  • Fomenta la cultura de la positividad y las relaciones personales: una cultura de trabajo positivo y una buena relación con los compañeros hace que cualquier trabajador, aunque sea inconscientemente, pueda estar más alerta ante cualquier imprevisto.

Con el objetivo de mejorar el bienestar laboral de sus empleados, aquí diversas acciones que las organizaciones pueden llevar a cabo:

  1. Una de las opciones es concienciar a los líderes de equipo para que transmitan los buenos hábitos a los demás.
  2. Otra opción adecuada es la de facilitar a los empleados una guía sobre cómo alimentarse que les ayudará a entender que cada actividad requiere una alimentación diferente para obtener la energía necesaria para trabajar.
  3. A través del ejercicio físico mejora también la salud mental por lo que es interesante ofrecer condiciones laborales que fomenten la actividad física.

En Chile una empresa especializada en estos tema es,  EeM empresa en movimiento, contactar aquí.

Lectura Recomendada

single-image

De sólidas a líquidas: así son las empresas que atraen a los millennials

Las empresas de hoy en día desarrollan sus negocios en lo que conocemos como “sociedad líquida”. Sin embargo pocas saben cómo dar con éxito el paso hacia esa transformación.
Los nuevos profesionales, entre los que destacan los millennials, huyen de empresas rígidas, lentas y donde todo se hace “como siempre”. Ana Sarmiento, experta liderazgo, millennials y mindset para la diversidad, comparte las características que tienen las “empresas líquidas”, sus beneficios y consejos para que esa transición sea lo más armoniosa posible.

El presente es líquido y puede que el futuro sea gaseoso. Es líquido como sinónimo de flexible, adaptable e incluso fugaz.

Vivimos en una sociedad que no sólo cambia, sino que lo hace a gran velocidad. Y ahí está el reto… en la adaptación, en ser capaces de fluir y transformarnos en el proceso. Solo las empresas que así lo hagan serán las que sobrevivan y tengan éxito. Son las llamadas ’empresas líquidas’”, afirma Ana Sarmiento, experta liderazgo, millennials y mindset para la diversidad.

A lo largo de su trayectoria internacional y trabajando para grandes compañías como BMW, MINI, Mercedes Benz o BNP Paribas, Ana Sarmiento ha conseguido poner el foco sobre la importancia de integrar en las empresas la diversidad del capital humano sin sufrimiento, de manera armónica y sin perder de vista que nos movemos en un entorno líquido que cuenta con sus peculiaridades.

¿Qué define a una empresa líquida?

Una empresa líquida es aquella que sabe dar respuesta y adaptarse al actual modelo de sociedad en la que, según Zygmunt Bauman, las condiciones de actuación cambian antes de que las formas de actuar se consoliden en hábitos y rutinas determinadas.

¿Por qué surge una empresa líquida?

Para Sarmiento, la vida en la sociedad moderna líquida es imposible de detener. Día a día nos exigen modernizarnos y desprendernos de los modelos que han rebasado su fecha de caducidad viéndonos abocados a dejar atrás la identidad con la que nos hemos definido hasta el momento.

Este duro proceso de “destrucción creativa” conlleva a un impacto en el modelo anterior y con ello indirectamente en los seres humanos que las practican. Las empresas líquidas surgen para minimizar este impacto tanto en el corto, como en el largo plazo.

En la práctica, ¿qué medidas caracterizan a estas empresas? por Ana Sarmiento.

● Tienen capacidad de auto-regulación: hoy en día estamos cuidando el planeta para revertir el daño que hemos hecho. Las empresas líquidas son capaces de auto-regularse para defenderse de su propia capacidad de destrucción del mundo que las rodea, así como de evitar acciones que en el largo plazo afecten negativamente la relación con sus stakeholders.

● Están comprometidas con sus relaciones: en la cadena del negocio se interactúa con muchos actores: accionistas, gobierno, clientes, proveedores, empleados, ciudadanos. La relación con cada uno de ellos es igual a la que se tiene con la pareja. En un mundo en el que cada vez hay más competidores, hay que renovar ese compromiso diariamente y dar lo mejor de sí para no desgastar el vínculo. Las empresas líquidas alimentan el amor de los stakeholders de manera permanente y saben medir las consecuencias de lo que siembran en su operación.

● Son diversas: debido a la globalización las sociedades tienen más componentes de los que solían tener hace 50 años. ¿Qué factores influyen? El ingreso de las mujeres al mercado laboral, el aumento de la expectativa de vida y por ende la edad de jubilación,  la población LGBTI y las migraciones que aportan variedad de razas y creencias.

En una palabra, la diversidad es la esencia del mundo actual tanto si hablamos de los consumidores de los diferentes mercados, como de los proveedores o colaboradores. Las empresas líquidas son una representación de los clientes a los que sirven y de los abastecedores de quienes se nutren”, reafirma la experta liderazgo, millennials y mindset para la diversidad.

Cómo convertirse en una empresa líquida

Sarmiento considera que funciona muy bien conectar con “el elemento agua” como puente para crear una cultura corporativa que pueda navegar diversidad de aguas. A veces éstas serán mansas pero otras tantas con raudales, corrientes y caídas de agua.

De acuerdo con la experta, para convertirse en empresa líquida hay entender los diferentes estados del ciclo del agua. Si bien ésta nace como un manantial, también riega campos, se congela, llega al mar, se evapora, se hace nube y lluvia que absorbe la tierra de la que vuelve a brotar.

“Si nos fijamos bien, el nivel de agua del planeta no cambia sino que oscila entre lo sólido, lo líquido y lo gaseoso según las condiciones que deba enfrentar. Las empresas líquidas, son conscientes de la realidad que atraviesan a cada momento y de la transitoriedad de cada etapa. No permanecen en un solo estado y saben aprovechar sus recursos para timonear las diversas etapas del negocio”, sostiene.

Ejemplos de empresas líquidas y qué acciones claves llevar a cabo para poder serlo

“Son aquellas que prevén y gestionan otras realidades como las nuevas formas de empleo, o retos demográficos como el envejecimiento de la población, la gestión de la diversidad… Según el informe de la ONU sobre Revisión de las perspectivas de la Población Mundial, para el 2050 por primera vez, en las empresas convivirán hasta cuatro generaciones diferentes. Esto representa “todo un reto”, apunta Sarmiento.

Antes de dar el salto, es importante llevar a cabo unas acciones claves que permitan a las empresas preparar su mindset para la liquidez y desprenderse de la forma en que abordan aspectos como:

● La propuesta de valor: la ley de oferta y demanda es un proceso tanto externo como y, por ende, la oferta debe atraer a toda la cadena de stakeholders y no sólo a los consumidores. Igualmente importante es mantener contentos a los accionistas, los proveedores, los empleados, el gobierno o la sociedad.

● La gestión del cambio: Antes de volverse líquidas o implantar el último proyecto de innovación o digitalización, las organizaciones deben estar preparadas para desapegarse de sus viejos modelos mentales. De nada valen cuantiosas inversiones si toda la cadena de stakeholders no se encuentra alineada y lista para dar el salto. Saber liberarse de las cosas debe primar sobre saber adquirirlas.

● La gestión de la información: gracias al Big data hoy tenemos mayor conocimiento del usuario, sus deseos, sus debilidades, sus datos de contacto y su información financiera. La ética cobra más que nunca un papel preponderante para aprovechar esa información sin pasarse de la raya. Tanto accionistas, como directivos y empleados deben estar en capacidad de sopesar los daños colaterales que pueda traer la mercantilización de la misma.

● La transparencia: El mundo es una aldea global hiper-conectada que permanece en estado de alerta y en la cual, la información viaja a velocidades alarmantes. Ya no es posible mantener cosas ocultas y la única forma de mantener una relación sólida con los todos los actores es sembrando.

● El aprendizaje: En una sociedad líquida no tienen cabida formaciones puntuales para resolver problemas que se han detectado en el pasado. Cada día es un aprendizaje que permite virar el timón cuando cambien las aguas. Se aprende navegando, reflexionando sobre lo sucedido en el día y realizando los ajustes en un pis-pas.

Para poder controlar el futuro en una sociedad líquida, hay que comenzar por controlar el presente” , concluye Sarmiento.

Lectura Recomendada

single-image

10 estrategias para asegurar el ROI de la formación

Sólo el 8% de programas de formación corporativa llega a impactar en el negocio y sólo el 4% obtiene algún ROI, según datos del Workplace Learning Report 2017. Muchas veces la formación impartida sólo genera la ilusión de haber aprendido, sin conseguir que los conocimientos se interioricen, se conviertan en hábitos y se pongan en práctica. Son numerosas las investigaciones cognitivas que han demostrado que las metodologías didácticas empleadas condicionan enormemente el éxito de una formación, pero las empresas aún no adoptan las más efectivas, posiblemente por desconocimiento de cuáles son y cómo hacer viable aplicarlas.

Esta necesidad de divulgación ha movido a la consultora Siltom Institute a aportar luz a los formadores corporativos publicando un decálogo de sencillas estrategias neurodidácticas avaladas por la ciencia para que el aprendizaje se retenga a largo plazo:

  1. Autoevaluarse: cuantificar los conocimientos reales poniéndolos a prueba con preguntas test que fomentan la curiosidad y fuerzan a pensar y practicar lo aprendido en entornos relajados y sin riesgo.
  2. Repasar: un único impacto formativo es ineficiente. Para saber y dominar algo con agilidad es imprescindible repasarlo o practicarlo cada cierto tiempo, con especial foco en lo que falta consolidar.
  3. Microlearning: evitar sobresaturar de información y centrarse en el contenido relevante, distribuyendo su adquisición en sesiones breves pero frecuentes que permitan estar plenamente atentos.
  4. Periodo extenso: evitar los cursos intensivos dejando tiempos de descanso entre los puntos del temario o sus repasos. El tiempo dificulta recordar los conceptos, y así su posterior “realmacenado” es más duradero.
  5. Intercalar temas: combinar distintos temas en cada sesión, formatos mixtos o varias ubicaciones, para ampliar el tiempo de atención e interrelacionar mejor lo aprendido y la profundidad de su comprensión.
  6. Movilidad: poder aprender en cualquier momento desde dispositivos móviles enriquece los recuerdos generados y facilitan su recuperación si se adquieren en lugares similares a donde se aplicarán.
  7. Enseñar a otros: explicar lo aprendido a compañeros, reelaborando los mensajes con palabras propias, simplificando y relacionándolo con conocimientos previos es muy efectivo para interiorizar los conceptos.
  8. Gamificación: el aprendizaje en formato de juego genera emociones positivas que motivan a esforzarse por auto superarse y a interactuar socialmente para imitar a los mejores.
  9. Aprender del error: la corrección diferida de los errores cometidos y seguida de una explicación contextualizadora permite reflexionar su causa y centrar la atención en corregir las debilidades.
  10. Multisensorial: se aprende más cuantos más sentidos estimules al comunicar conceptos y es importante gesticular, escuchar sonidos y ver imágenes/vídeos; y aún mejor si el alumno también mueve su cuerpo.

Lectura Recomendada