Buscar Contacto Suscribete al Newsletter
single-image

Gestionar las emociones de nuestros empleados para conseguir su bienestar laboral

Tiempo de lectura: 4 minutos Por, Javier Iglesias is Regional Sales Manager for Cornerstone in Spain

Tiempo de lectura: 4 minutos

Suele decirse que “cada persona es un mundo”, y es totalmente cierto. Si algo podemos deducir de las muchas y diferentes relaciones personales que uno establece a lo largo de su vida es que cada persona es única. Somos distintos desde que nacemos y, con el paso de los años, las experiencias que vivimos, las decisiones que tomamos y el entorno en el que vamos creciendo van configurando nuestro carácter y nuestra forma de ser. Ya como adultos, comienzan a aparecer nuestros objetivos laborales, la idea de familia, nuestros sueños, que suman su granito de arena en el desarrollo de nuestras fortalezas y debilidades.

En la vida, especialmente en la laboral, podemos encontrarnos con periodos de mucho estrés, experiencias intensas que llegan a saturarnos emocionalmente, hasta el punto de mermar nuestras capacidades y reducir nuestra productividad. En estas ocasiones canalizar los sentimientos y mantenerlos en equilibrio se convierte en una tarea ardua pero muy necesaria. Lograrlo no tiene tanto que ver con ser fuerte o débil, sino más bien con conocerse a uno mismo y disponer de las herramientas necesarias. Además, aunque en el momento los retos o dificultades a los que un trabajador se enfrenta puedan concebirse como algo negativo, a largo plazo, y una vez superado, somos capaces de descubrir sus beneficios.

Según numerosos estudios realizados en los últimos años, la gestión emocional y el desempeño laboral están más relacionados de lo que pensábamos. Las empresas, conscientes de esta realidad, han incluido en sus planes de formación objetivos más allá de los meramente profesionales, destinados a la gestión y fortalecimiento de las emociones frente a situaciones conflictivas en la empresa. Esto incluye, desde sesiones de formación que abordan la identificación y la canalización de las emociones, hasta talleres de relajación, pasando por acciones de team building que favorecen las relaciones personales y el trabajo en equipo.

Nuestro estado emocional a menudo está condicionado por la lectura que hacemos de la realidad que nos rodea. En el trabajo, al igual que en la vida, es imposible controlarlo todo, hay demasiadas cosas que escapan a nuestro alcance y poder de decisión. Lo único que podemos controlar es el modo en que dejamos que eso nos afecte. Pero, ¿podemos realmente tener ese control? Alison Ledgerwood, del departamento de psicología de la Universidad Davis habla de la tendencia natural que tiene la persona de hacer una lectura desfavorable del entorno, despertando, en primer lugar, la alerta y el miedo, pero asegura que, poniendo en juego nuestra voluntad, podemos modificar esta inclinación hacia una percepción positiva que permita, más que intuir peligros, detectar oportunidades. ¿Cómo comportarnos emocionalmente de manera constructiva en el trabajo, templar emociones que se desencadenan aceleradamente o evitar actuaciones exageradas que, seguramente empeoren las cosas? Lo primero es seguir estos tres pasos:

-Pararse e identificar: ¿Cómo me siento? ¿Cuál es la emoción que me domina? ¿Tristeza, enfado, frustración, nerviosismo, inquietud, ansiedad, ira…?

-Detectar el detonante: ¿qué ha provocado que me sienta así? ¿Qué acontecimiento, persona o situación ha provocado que se desencadene en mí este estado emocional?

-Sacar partido a la emoción: Una vez identificado lo que uno siente y qué lo ha provocado, puede racionalizarlo. Entender lo que nos pasa es vital para encajarlo y colocarlo en el lugar donde debe estar. La emoción no desaparecerá de golpe, pero nuestra libertad de decisión y de autocontrol se pondrá, poco a poco, por delante del sentimiento y podremos de nuevo tomar el control.

Enfrentarse a los cambios es difícil de gestionar, pero si disponemos de las técnicas y enfoques adecuados, como las que ha desarrollado la consultora internacional especializada en habilidades de comportamiento Liggy Webb, será más sencillo. Es considerada líder de pensamiento en materia de resiliencia, un concepto que está ganando adeptos en empresas y corporaciones. La resiliencia es la capacidad que tenemos los seres humanos para adaptarnos de manera positiva situaciones cambiantes y adversas.

Cuanto mejor conozcamos nuestras emociones y seamos capaces de identificarlas, aprenderemos a dominarlas y aumentaremos nuestro registro de conceptos emocionales. Esto nos hará mucho más capaces de empatizar con los demás, de sacar lo mejor de las personas con las que trabajamos y ejercer así un liderazgo real.

La transformación de las organizaciones pasa por realizar cambios en la cultura de las empresas que humanicen cada vez más sus estrategias y modos de hacer. El interés en la salud y educación emocional de los empleados es un nuevo reto que encamina a las compañías a poner el foco de la actividad siempre en primer lugar en las personas.

Fuente: Trust Journey Partner Cornerstone

Lectura Recomendada

single-image

Cuando seguir aprendiendo es la mejor opción para abrazar el cambio

Tiempo de lectura: 7 minutos “El cambio es el resultado final de todo verdadero aprendizaje” Leo Buscaglia

Tiempo de lectura: 7 minutos

Para decidir en qué invertir o qué ideas desarrollar hoy, que implican un elevado costo en el presente y grandes resultados a largo plazo, también hay que imaginar el futuro, no vaya a ser que nos pille en el camino equivocado.

Para predecir el futuro hay que echar la vista muy atrás, observar de dónde partimos, qué cosas han ocurrido en el pasado. Para decidir en qué invertir o qué ideas desarrollar hoy, que implican un elevado costo en el presente y grandes resultados a largo plazo, también hay que imaginar el futuro, no vaya a ser que nos pille en el camino equivocado.

Is the world sleepwalking into a crisis?

El World Economic Forum (WEF) Foro Económico Mundial (FEM) o, como también se le conoce, Foro Davos, por celebrarse en la localidad suiza con este nombre, reúne anualmente a los máximos dirigentes de gobierno, así como a personajes y empresarios internacionales influyentes para analizar y tratar de mejorar las tendencias y retos del mercado.

Según la última edición de este foro, ya la 49ª, debemos tener en cuenta hasta 5 riesgos globales, que parecen encontrarse ya fuera de control y que inevitablemente marcarán nuestros pasos futuros.

De hecho, comienzan esta parte de su informe con un escalofriante “Is the world sleepwalking into a crisis?”, ¿Se dirige el mundo como un sonámbulo hacia una crisis?

Estos son los riesgos que destacan:

Preocupaciones económicas

Los encuestados consideran que la economía empeorará por los enfrentamientos entre las grandes potencias mundiales y los nuevos acuerdos comerciales. Asimismo, se prevé que aumente la volatilidad de los mercados financieros, desaceleración gradual en los próximos años, crecimiento del endeudamiento y la desigualdad entre ricos y pobres, lo que erosionará aún más la situación política de los países. Concluye sobre este riesgo, que hay que replantear el capitalismo global.

Tensiones geopolíticas

Las tensiones entre las grandes potencias dificultan enormemente la resolución favorable de muchos conflictos mundiales que se están alargando en el tiempo, como son los conflictos en Afganistán, Siria o Yemen. Otros conflictos parecen haber tomado otro matiz, como es el caso de Corea del Norte, debido a un acercamiento con Estados Unidos.

Presiones sociales y políticas

En el primer mundo, los gobiernos aún se encuentran lidiando con la post-crisis. Las diferentes fuerzas políticas no coinciden en la mejor forma de combatirla, lo que crea tensiones. Estas tensiones hacen que la sociedad se sienta desatendida por sus gobiernos, que han entrado en una lucha de poderes, al margen de centrarse en la solución de los problemas que atañen en primer lugar a la población.

Por otro lado, está el creciente problema de la inmigración, lo que augura más presiones sociales, crisis y más trastornos políticos. Se prevé que la política de inmigración será decisiva a la hora de que los votantes elijan su opción.

En este apartado también tiene un papel protagonista la igualdad, el papel de la mujer, cuya voz se ha alzado en movimientos como el #MeToo, o el hecho de que, en países subdesarrollados, la mujer sigue llevando el peso de la economía, aún sin los recursos más básicos.

Catástrofes climáticas

Es el tercer año consecutivo que este riesgo se encuentra entre las grandes preocupaciones mundiales. La política medioambiental es percibida como uno de los grandes fracasos de los gobiernos.

En el foro se puso de manifiesto la pasividad con la que avanzamos etapas hacia la destrucción del planeta y la pérdida de la biodiversidad. Según el Grupo Intergubernamental de Expertos en Cambio Climático (IPCC), tenemos a lo sumo 12 años para implementar las medidas más drásticas antes de que sea demasiado tarde.

El deterioro de los ecosistemas naturales amenaza los medios de vida, la alimentación de la población, la salud y la biodiversidad. También, aumenta los riesgos de inundaciones e incendios. En definitiva, serán necesarias acciones desde el plano más doméstico, hasta el más internacional, para reducir el impacto de la actividad humana en los ecosistemas naturales.

Inestabilidad tecnológica

El fraude, el robo masivo de datos y los ciberataques se encuentran entre las principales preocupaciones relacionadas con la tecnología. Tenemos nuestra vida tan integrada con las tecnologías digitales que facilitamos el camino a estos delitos.

Se suman a las preocupaciones que nos están trayendo la tecnología: el robo de identidad, las noticias falsas, la pérdida de privacidad y la poca seguridad que aún tienen avances como la inteligencia artificial, pudiendo conducir a la manipulación afectiva; o el internet de las cosas, que conectará miles de millones de dispositivos, pudiendo llegar a estar absolutamente fuera de nuestro control.

Pero lo peor, según el WEF, sin duda, son los ciberataques a la infraestructura que alberga información crítica de los gobiernos.

¿Hacia dónde se dirige ‘El Futuro del Trabajo’?

En estas circunstancias, no es de extrañar que el futuro del trabajo sea incierto, cambiante, efímero e inseguro.

Según el Informe 2018 sobre el Futuro del Trabajo, también elaborado por el Foro Económico Mundial, las profesiones digitales van en aumento, así como el número de empleadores que quieren incorporar talento con habilidades diferentes. Precisamente por este motivo, se está comenzando a apostar por el talento que viene de lejos, para así ganar ventajas competitivas a nivel local.

Por su parte, los trabajadores están viendo cómo se abre ante ellos un abanico rico en oportunidades laborales, nunca visto hasta ahora. Eso sí, rico en nuevas profesiones, porque las tradicionales ‘para toda la vida’, ‘apuestas seguras’, están próximas a desaparecer.

Tecnologías como el internet móvil de alta velocidad, inteligencia artificial, big data y la nube marcarán tendencia en el período 2018-2022, ayudando al crecimiento del negocio.

Crecer, a su vez, implica mayores riesgos, destacando, como ya hemos mencionado, las ciberamenazas.

El informe señala que para la adopción de nuevas tecnologías que favorezcan el crecimiento empresarial, se requiere de personas con mentalidad abierta, alta capacidad de aprendizaje, reinvención y liderazgo. Se precisan empleados que se guíen por nuevos mapas y creen continuamente nuevas reglas del juego. Sin esto, no hay tecnología que valga.

El uso de personal remoto y la descentralización de las operaciones no impedirá el aumento de puestos de trabajo, eso sí, bajo el formato freelance y en proyectos temporales.

Asimismo, destaca el informe, las tecnologías verdes será donde más se invierta, recordemos que el cambio climático seguía siendo una de las grandes preocupaciones en el último Foro Davos, celebrado a comienzos de este año.

¿Qué hay de los robots?

No hay que dejar de lado que, de la automatización de los puestos de trabajo se espera un aumento de la productividad. Aunque también se prevé que se eliminarán tareas repetitivas y, por tanto, puestos de trabajo, también se espera que los nuevos puestos de trabajo generados por la robotización se multipliquen, siendo muy superiores a los que suprima.

Para que esto sea posible deberemos aplicar una alta capacidad analítica. Ser capaces de fragmentar todas las tareas que hasta ahora conformaban un puesto de trabajo y estudiar bajo el prisma de la colaboración humano-máquina quién debe quedarse con la tarea.

Mientras, nosotros, los humanos, deberemos aplicarnos y replantear nuestro rol laboral: ¿qué puedo aportar, que no lo pueda hacer una máquina? A esto sólo podremos enfrentarnos con una gran capacidad de adaptación al cambio, y ganas constantes de reciclarnos y aprender cosas nuevas.

¿Qué demandarán las áreas de Recursos Humanos?

No todas las industrias reaccionarán a estas predicciones de igual manera, ni en todas las regiones lo harán por igual. No obstante, destacar lo que venimos viviendo desde hace unos años:

Disminuye la demanda de habilidades manuales y físicas, así como las relacionadas con la gestión de recursos financieros, de instalación y mantenimiento.

Sin embargo, aumenta la demanda de competencias tecnológicas como la programación y el diseño de tecnología.

Esta ecuación no se completaría sin la demanda de habilidades humanas que recobran una importancia crucial para pilotar esta nave del futuro. Nos referimos a la creatividad, la originalidad, la iniciativa, persuasión, gran capacidad de negociación, de aprendizaje, la atención al detalle, la resiliencia, flexibilidad, inteligencia emocional, dotes para el liderazgo, influencia social…

Las empresas no lo tendrán nada fácil para poder saber, desde el mismo proceso selectivo, quién posee estas capacidades tan preciadas, por eso, este informe concluye que desde las áreas de Recursos Humanos tienen 3 estrategias a seguir:

  1. Contratar personal totalmente nuevo con estas habilidades.
  2. Automatizar la mayor parte de las tareas.
  3. Hacer que los empleados existentes cuenten con estas habilidades, a través de programas formativos especializados.

En esta situación, la opción 1 implica despidos estratégicos; la 2, un elevado costo; y la 3, la esperanza incierta de que los empleados se adapten satisfactoriamente al cambio.

Las empresas ya están comenzando a perfilar sus estrategias, que van desde mantener y potenciar las habilidades de su personal más capacitado, dejarse ayudar externalizando algunas tareas o incluso, llegar a acuerdos con asociaciones, centros de formación, universidades, otras industrias y hasta sindicatos, transmitiendo estas necesidades, de forma que sean exigidas e incluidas en los planes de estudio desde temprana edad. Lamentablemente, se espera mucho más de la educación privada que de la pública o el propio estado.

En definitiva, como está el mundo, no es de extrañar que la mejor opción sea la de abrirnos al aprendizaje, la de tener un hambre insaciable de conocimiento y la de alimentar la curiosidad por lo multidisplinar. Hoy en día, más que formarnos técnicamente como profesionales, deberíamos formarnos como personas capacitadas para todos los vaivenes que nos brinda esta vida.

Bibliografía:

Informe The Future of Jobs Report 2018, de World Economic Forum.

Estudio 22nd Annual Global CEO Survey, de PwC.

El Nuevo Trabajo, de Frithjof Bergmann. Artículo de Job Wizards.

The Global Risks Report 2019, de World Economic Forum.

Autor: Guayarmina Peña 

Lectura Recomendada

single-image

Cápsula: ¿Quieres ser más productivo(a)? Descubre la Técnica Pomodoro

Tiempo de lectura: < 1 minuto

Si quieres tener alta productividad en algo que te cuesta, olvídate de estar concentrado horas y horas haciendo solo eso. Se ha comprobado que no es la mejor opción. Al menos, esa es la conclusión de la Universidad de Illinois, que demostró que pasar largas horas en la mesa de trabajo aporta menos productividad que dedicar periodos de tiempo más breves concentrados y alternar estos con descanso.

Te invitamos a mirar nuestra Cápsula sobre esta entretenida técnica. haz click abajo.

 

Quieres profundizar en este tema lee el artículo de Pilar Jericó

Truco fácil para concentrarte en aquello que te cuesta: la técnica Pomodoro

Lectura Recomendada

single-image

La transformación digital y la innovación son las principales palancas a trabajar en el desarrollo directivo

Tiempo de lectura: 2 minutos EDA Executive Development Associates y la consultora BTS han elaborado un informe sobre las tendencias en el desarrollo directivo en el entorno empresarial actual. El informe revela la necesidad de redirigir el desarrollo de los directivos hacia las iniciativas estratégicas críticas, considerando el entorno empresarial en el que cada organización opera.

Tiempo de lectura: 2 minutos

El estudio se realizó a partir de una encuesta realizada a 272 líderes de 270 firmas globales, pertenecientes a 26 sectores. El estudio destaca como ha afectado la disrupción digital al mundo empresarial y la necesidad de la transformación cultural en las organizaciones.

Según Ignacio Mazo, Director de la Unidad de Liderazgo y Management de BTS, “ante los vertiginosos cambios del entorno actual, las empresas necesitan tener una razón de ser, un significado. El propósito debe ser beneficioso para los empleados y la organización, debe procurar el buen hacer y no sólo la venta de productos o servicios. Cada vez más la atracción, motivación y retención van a depender de la comunión entre propósitos y valores personales, con los propósitos y valores de la empresa en la que trabajamos”.

En este sentido, las cinco prioridades principales para el desarrollo directivo en los próximos dos o tres años son: en primer lugar, abordar y analizar los problemas y desafíos clave del negocio; la segunda prioridad en las empresas es acelerar el desarrollo de los profesionales de alto potencial; tercera, la importancia de ampliar los conocimientos sobre las nuevas tecnologías; cuarta, incrementar la productividad para obtener resultados; y quinta, construir una visión convincente e involucrar a la organizaciónalrededor de ella.

Con respecto a las metodologías utilizadas para el desarrollo de los ejecutivos, el estudio indica que son las conferencias y el coaching ejecutivo las principales formas en que los líderes adquieren nuevos conocimientos, seguido del mentoring. El desarrollo basado en la experiencia (aprendizaje de acción y simulaciones de negocio) está creciendo rápidamente, debido a que estos métodos se consideran más atractivos que los que son más tradicionales. Además, estas metodologías brindan grandes oportunidades para que los líderes se sumerjan en el contexto estratégico de su empresa, permitiéndoles aprender haciendo y cometiendo errores en un entorno sin riesgos.

El informe concluye indicando que el 80% de las organizaciones aumentará o mantendrá la inversión en desarrollo directivo, y el 12% espera aumentar considerablemente su presupuesto.

Ignacio Mazo afirma:

Los cambios en el entorno, la evolución de la tecnología y el incremento de la competencia exigen nuevas formas de hacer y un nuevo enfoque de liderazgo. El directivo debe convertirse en un “aprendiz de por vida”, adquiriendo nuevas competencias y conocimientos con el fin de alinear, desarrollar una mentalidad favorable y facilitar la adquisición de las capacidades necesarias para asegurar la ejecución efectiva de la estrategia de negocio.

Lectura Recomendada

single-image

Cinco cambios en nuestro cerebro que van a transformar cómo aprendemos

Tiempo de lectura: 3 minutos
Todos hemos oído hablar ya de que los avances tecnológicos están haciendo que la sociedad cambie a un ritmo imparable. Unos lo llaman la Cuarta Revolución Industrial, otros la Era de la Información, pero lo interesante reside en que esta transformación supone un cambio radical en nuestra manera de pensar, aprender, trabajar y relacionarnos.

¿Podríamos llamarlo entonces revolución neurológica? Los expertos de Cornerstone OnDemand han identificado en su último informe 5 cambios a los que se ha visto sometido nuestro cerebro y cómo afectan a nuestro proceso de aprendizaje en la edad adulta y profesional.

1. El cerebro se ha vuelto impaciente. Acostumbrados a la inmediatez de las redes sociales e Internet, nos crea la urgencia de tener y saber todo “ya”. La expectativa de aprender mucho y en poco tiempo se ha convertido en la tónica general y los anuncios de métodos ‘milagro’ para adquirir cualquier habilidad sin invertir mucho tiempo, aumentan esa lacra sin tener en cuenta que se aprende rápido y se olvida con la misma facilidad. Para luchar contra la búsqueda de la satisfacción inmediata, las empresas tendrán que apostar por un método de formación que esté disponible y accesible, que se adapte a las necesidades de los empleados y que garantice un aprendizaje de larga duración.

2. Menos retentiva. Para los nativos digitales, memorizar un número de teléfono es algo muy vintage. Ya no necesitan recordar datos, para eso está Internet. Podríamos decir que se ha convertido en una “memoria externa” a la que acudimos para consultar todo tipo de información. Es decir, no hemos perdido la capacidad de memorizar/recordar, si no que ha quedado en desuso. La forma de aprender y retener la información ha cambiado y los métodos de formación deben hacerlo también. Es más efectivo ofrecer a los empleados formaciones digitales, accesibles fácilmente y en formatos más atractivos, como la gamificación. Así, lo aprendido se retendrá durante más tiempo.

3. Aprender a re-aprender. Si hay un cambio al que temen empresas y trabajadores es la automatización. ¿Nos quitará nuestro trabajo un robot? No lo harán, siempre que sepamos qué aprender y cómo aprenderlo de cara al futuro. La forma más segura es apostar por las soft skills y las competencias sociales, habilidades que nos diferencian de las máquinas y que no quedarán obsoletas, como sí puede pasar con los conocimientos técnicos.

4. Más flexibilidad. Entendamos flexibilidad como la capacidad de adaptación a nuevas necesidades de aprendizaje y formación. Si bien es cierto que no sabemos qué competencias necesitamos en el futuro, sí podemos analizar los éxitos empresariales de los últimos años y los puestos de trabajo que ha creado para tener una línea que seguir en aptitudes y habilidades más demandadas en el futuro. Por ejemplo, actualmente, el foco de las estrategias empresariales está puesto en la Inteligencia Artificial, de lo que se extrae que los empleos del futuro estarán relacionados con ella. El secreto es tener el cerebro entrenado para que sea flexible, abierto y ágil. Esto le facilitará adaptarse a los cambios e interiorizar con mayor rapidez las nuevas disciplinas y productos que puedan surgir.

5. Sobrecarga. La digitalización nos facilita el acceso a la información y al trabajo desde cualquier lugar y dispositivo, un punto positivo si sabemos cuándo desconectar. Esta sobrecarga de información a nuestro cerebro reduce nuestra capacidad de concentración. Todo ello suele traducirse en estrés laboral, lo que repercute negativamente en el rumbo de las empresas. Será muy útil la creación de una cultura de empresa que se preocupe por el bienestar emocional de sus empleados y garantice valores comunes y un buen ambiente laboral, que se traducirá en éxito de la compañía.

La importancia de mantener un proceso de aprendizaje continuo que tenga nuestro cerebro “entrenado” para facilitar la adaptación a las nuevas necesidades del mercado laboral. Los líderes de las empresas deberán promover un aprendizaje ágil, dinámico y entretenido, para despertar el interés de sus empleados por la formación de nuevas habilidades.

En Chile puedes contactar a Cornerstone aquí 


Lectura Recomendada

single-image

¿Cuáles son los errores más comunes que cometen las personas en las Redes Sociales Profesionales?

Tiempo de lectura: 2 minutos
FYTE (Find Your Talent Easily), compañía del Grupo Morgan Philips especializada en la selección perfiles técnicos, especialistas y mandos intermedios ha detectado siete errores comunes que comenten los candidatos en las redes sociales profesionales.

Las redes sociales son una herramienta virtual imprescindible para los candidatos del siglo XXI, en especial para los profesionales de las generaciones más jóvenes que afrontan la búsqueda de empleo de un modo diferente al tradicional. Sin embargo, un mal uso de ellas, en especial de LinkedIn, puede transmitir una imagen poco profesional que no beneficie al candidato”, señala Sonia Vílchez, directora de Fyte.

1. Utilizar una mala foto de perfil

Se debe utilizar siempre una foto profesional. En caso de no tenerla, es recomendable hacerse una con vestimenta de trabajo y con un fondo claro y neutro.

2. No utilizar las búsquedas guardadas

Guardar las búsquedas de empleo que encajan en los intereses del candidato, los perfiles de personas interesantes y establecer recordatorios semanales o mensuales para recibir alertas si alguien introduce dichos criterios de búsqueda, es otra de las recomendaciones que pocos candidatos ponen en práctica.

3. No hacer “spam”

Cada vez que se realiza una actualización o cambio en el perfil por defecto se informa a todos los contactos. Es recomendable cambiar la configuración para ser más discreto, a no ser que sea un cambio relevante.

4. Ser Invisible

Ser discreto, no quiere decir ser invisible. No es una buena opción mantener el perfil en modo anónimo ya que a la hora de conectar con otras personas no podrán ver de quién se trata y no aceptarán la solicitud de conexión.

5. Tener un perfil que sea igual que el currículum

Un responsable de selección analizará tanto el CV como el perfil social por lo que no tiene sentido que sean iguales. En las redes sociales se pueden potenciar los elementos visuales, presentaciones etc. y los candidatos deberían aprovechar esas funcionalidades para hacer resaltar su perfil.

6. Compartir contenido irrelevante.

Es importante dotar de contenido los perfiles de las redes sociales, siempre teniendo en cuenta la plataforma en la que se vaya a publicar. No es profesional publicar memes o contenido político, por ejemplo.

7. Sumar contactos sin sentido

No tiene ningún sentido sumar contactos sin sentido. Lo interesante es agregar y aceptar a perfiles relevantes para el desarrollo profesional del candidato y asegurarse de interactuar con ellos.

Lectura Recomendada

single-image

Preséntate a los VII Premios Internacionales Empresa Saludable

Tiempo de lectura: 2 minutos

Ya está abierto el plazo para presentar candidaturas a los VII Premios Internacionales Empresa Saludable, una iniciativa que organiza ORH-Observatorio de Recursos Humanos y que a lo largo de su trayectoria ha logrado consolidar su valor gracias al apoyo de las instituciones públicas y privadas que garantizan la rigurosidad de los criterio de evaluación.

Todas las empresas interesadas pueden subir su documentación a la web www.premiosempresasaludable.com Desde el pasado año, la iniciativa ha adquirido un carácter internacional con su extensión a Latinoamérica, siendo Chile el país desde el cual se está pilotando la expansión internacional. Allí, ORH Chile ha creado la primera Comunidad Latinoamericana de Empresas Saludables con más de 50 organizaciones adheridas, que se suman a las 1.200 empresas que han participado en la convocatoria a lo largo de los cinco años que se viene celebrando en España.

La VII edición de estos premios se convoca para 6 categorías a las que podrán concurrir las empresas que cumplan los requisitos contemplados en las bases de la convocatoria:

*GRAN EMPRESA
*PYME
*COMMUNITY
*MIND
*BODY
*JOB

Al igual que en años anteriores, el jurado que valorará las candidaturas es multidisciplinar, institucional y experto en los diferentes ámbitos de conocimiento que confluyen en la materia a evaluar. Así, entre ellos se encuentran organizaciones como el Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo, el Instituto Regional de Seguridad y Salud en el Trabajo, Aenor, Fundación MásFamilia, Asociación Centro de RRHH, Fundación MásHumano, UAM y el Colegio de Psicólogos de Madrid.

Además de ser un reconocimiento a las mejores prácticas, los Premios Empresa Saludable ofrecen un espacio de aprendizaje que permite ofrecer a los participantes un benchmark personalizado a través de informes de posicionamiento que se proporcionan a todos los participantes.

IMPULSORES CHILE Y LATAM

 

Lectura Recomendada