Buscar Contacto Suscribete al Newsletter
single-image

La economía conductual es de gran utilidad en la gestión de personas

Tanto en el ámbito de los RR.HH., como cualquier otro del mundo empresarial, para tratar de alcanzar el proceso de toma de decisión óptimo, el primer paso es comprender el importante papel que juegan en él las emociones y la forma en la que estas influyen sobre la capacidad del razonamiento analítico.

En este sentido, es fundamental concienciar a los directivos de las empresas de la existencia de los sesgos que más pueden afectar en su toma de decisiones, para poder actuar en consecuencia y tratar de minimizar su efecto lo máximo posible, ya que a menudo el mero conocimiento de su existencia puede llevar a mitigarlos.

“Por mencionar algunos ejemplos”, indica Juan de Rus, Director de Neovantas, “los miembros de la Alta Dirección pueden verse afectados por sesgos cognitivos, en la medida en la que renuncien a la posibilidad de abrir una nueva línea de negocio basándose en un fracaso reciente (sesgo de disponibilidad), analicen la información disponible para la toma de decisiones, sin una visión crítica y simplemente para confirmar su idea preconcebida (sesgo de confirmación) u opten por cambiar completamente la estrategia, porque no se han obtenido resultados a corto plazo (sesgo de resultado)”.

Sin embargo, pueden darse ocasiones en las que no sea suficiente con una labor de concienciación, sino que, además, se requiera del uso de una serie de técnicas que permitan minimizar estos sesgos (brainstorming anónimos, role play de abogado del diablo por parte de alguno de los asistentes a las reuniones, utilización de datos puramente objetivos en evaluaciones de desempeño, etc.)

La Economía Conductual también puede ser de utilidad a la hora de tratar de minimizar, en la medida de lo posible, el componente subjetivo que se da en los procesos de recruiting. Son ya numerosos los experimentos que se han realizado con el fin de demostrar, cómo los encargados de selección de personal pueden verse afectados de forma involuntaria por prejuicios hacia los candidatos, dejarse llevar por las primeras impresiones o estar influenciados por ideas preconcebidas, con lo que se conoce como el “sesgo de confirmación”.

Esto es precisamente lo que se trató de ilustrar en un famoso estudio realizado por la Universidad de Yale, en el que se enviaron a un total de 127 entrevistadores dos currículums idénticos, en cuanto a aptitudes y experiencia, con la única diferencia del nombre que aparecía en ellos: en uno era John, mientras que en el otro era Jennifer. El resultado no fue sólo que al candidato masculino se le otorgase una mejor valoración, sino que, además, la diferencia en la remuneración ofrecida a éste con respecto a la otra candidata llegase a ascender a los 5.000 dólares anuales.

Por este motivo, las empresas cada vez están tomando más conciencia de ello y adoptando medidas con las que tratar de paliar este efecto, como pueden ser la extensión de los currículums “ciegos” o la realización de entrevistas a través del teléfono o de videoconferencia.

“En definitiva, es fundamental que en las organizaciones se tengan muy en cuenta las variables que influyen en nuestro comportamiento a la hora de tomar decisiones y que se trabaje en dos líneas fundamentales: primero, concienciar sobre la existencia de estos sesgos en las decisiones y, segundo, trabajar en contrarrestar estos sesgos con algunas de las medidas mencionadas previamente”, concluye Juan de Rus.

Lectura Recomendada

single-image

5 cosas que generan estrés en tu día a día y no lo sabes

El estrés se produce en situaciones de tensión, en las que aparecen síntomas como nerviosismo, irritabilidad, tensión muscular, excesiva sudoración, problemas de concentración, dolores de cabeza o aumentos esporádicos del ritmo cardíaco. Si los has notado, posiblemente estés ante un principio de estrés, que a largo plazo puede desencadenar en un proceso de ansiedad.

Los expertos señalan que los principales problemas cotidianos que favorecen la aparición de estrés son:

1 El miedo a llegar tarde. Somos esclavos del reloj y la puntualidad. Pero en muchas ocasiones llegar a tiempo se convierte en una odisea: el tráfico, los imprevistos o solapar unos compromisos con otros pueden generar una angustia y una tensión difíciles de controlar. Tendemos a dejarnos llevar por las circunstancias, enfadarnos y buscar culpables para descargar nuestro enfado. En estas ocasiones, es importante pensar que hay situaciones en las que nadie es culpable, que simplemente pasan y son accidentales.

2 Problemas laborales. La acumulación de trabajo, la repetición de labores, el desánimo… La gestión de los problemas laborales es una de las causas más frecuentes para la aparición del estrés. Para este tipo de problemas es importante contar con la opinión de un profesional que ayude a gestionar estado de ánimo y motivaciones profesionales.

3 Descanso insuficiente. Dormir bien es fundamental para afrontar las obligaciones diarias, sin embargo es algo difícil de conseguir hoy en día, a no ser que nos esforcemos por conseguirlo. La ansiedad y las preocupaciones suelen ser los principales factores que causan la falta de sueño.

4 Conflictos personales. Nuestras relaciones con familiares, amigos o pareja suponen otro foco de situaciones difíciles de gestionar. Es normal que aparezcan contratiempos, enfermedades o preocupaciones, que, acumuladas, pueden ser un problema.

5 No desconectar de la tecnología. Para afrontar la rutina diaria es importante encontrar actividades que nos ayuden a cambiar el chip: deporte, gimnasio, música, hobbies… Si no somos capaces de dedicarnos unos minutos diarios, es posible que nos veamos desbordados por la rutina.

Nuestras sociedades no han sido educadas para respetar, comprender y tratar este tipo de problemas con la normalidad que requieren. Acudir al psicólogo debería ser algo tan normal como acudir al podólogo, al dermatólogo o al dentista”, comentan los expertos de Gádaca

Lectura Recomendada

single-image

Cinco claves para volver al trabajo contento

Con las vacaciones llegando a su fin, hay mucha gente que ve con auténtico terror la vuelta al trabajo. Sin embargo, hay maneras de sobrellevarlo mejor. Un pensamiento positivo es fundamental para que no nos invada la sensación de tristeza.

1. Pensar a corto plazo
Aunque nos gusta recordar los momentos vividos en vacaciones, es importante centrarse en el momento y no pensar en el próximo verano. Hacerlo nos deprimirá aún más porque veremos que aún falta mucho. Es mejor pensar en el próximo fin de semana o puente. Esto nos animará ya que es más cercano en el tiempo y hasta podemos pensar planes a corto plazo que nos ayudarán a que la semana sea más llevadera.

 

2. Equilibra el trabajo y el tiempo de ocio personal
Está demostrado que volver después de un descanso, produce estrés y un bajón emocional, pero este se hará más soportable si hacemos algo divertido cada día al salir del trabajo. Desde tomar algo, hasta ir al cine o ver una exposición, cualquier plan nos vale para que el bajón se sobrelleve mejor haciendo algunas de las cosas que hacíamos cuando estábamos de vacaciones. ¡Así, el equilibrio de ambas cosas y los planes, harán que las semanas pasen volando!

 

3. Desayuno largo antes de trabajar
Una de las características del verano son los largos desayunos en los que no nos preocupaba nada. Con levantarnos media hora antes, podemos repetir los mismos hábitos y estar un rato tranquilamente leyendo la prensa o deleitándonos con un completo desayuno. Esto nos dará energía para enfrentar el día y un pensamiento positivo porque nos recordará a las vacaciones.

 

4. Descanso: Dormir bien y dieta equilibrada
Es fundamental dormir al menos 8 horas y comer equilibradamente. Es sabido que dormir mal o poco o comer de manera caótica, nos pone de mal humor. Tener un buen descanso, preparar la noche anterior la comida que vamos a llevar al trabajo con platos poco contundentes (las comidas pesadas alargan la tarde y nos crea una incomodidad que nos desconcentra) y levantarnos pronto para ir con tiempo al trabajo nos asegura una jornada mucho más llevadera.

 

5. No te lleves el trabajo a casa
Si queremos mantener el descanso logrado durante las vacaciones, es importante dejar el trabajo en la oficina y no continuar en casa. Si continuamos “conectados” sólo lograremos estresarnos mucho más y antes de lo normal. El trabajo se queda en la oficina. Y el resto del día es tiempo libre para desconectar, al igual que hacíamos en vacaciones.

Kiwi.com ha realizado estas pautas.

Lectura Recomendada

single-image

El CIO del futuro opera en la intersección entre TI y RRHH

Gestionar de forma adecuada a la fuerza laboral es un reto para todas las compañías. Cómo retener a los mejores talentos e impulsar al staff para que estén motivados, puedan innovar, sean productivos y estén comprometidos, es la batalla que toda empresa busca ganar en un mercado de talentos cada vez más competitivo. En este contexto, comenzaron a aparecer cada vez más beneficios- conocidos como salario emocional– que van desde flexibilidad horaria, gimnasio pago, posibilidad de hacer cursos y mucho más. Pero, ¿qué es lo que realmente necesitan los empleados para ser productivos y estar comprometidos?

Juan Pablo Jiménez, Vicepresidente de Citrix para Latinoamérica y el Caribe.

La respuesta es una experiencia positiva de trabajo. Según un estudio reciente realizado en 8 países por la Unidad de Inteligencia de The Economist (EIU) y patrocinado por Citrix, la experiencia de los empleados está en el radar de gestión de las empresas y es un tema de discusión de la alta dirección del 81% de las empresas encuestadas. Si bien la experiencia del usuario atraviesa varias facetas de la organización dentro del nivel gerencial son los líderes de RRHH quienes suelen asumir esta responsabilidad, mientras que el CIO es el rol que menos suele adueñarse de gestionar la experiencia del empleado.

En la vida organizacional, hasta hoy, los departamentos de TI y RRHH trabajan de forma separada o con alguna colaboración en temas muy puntuales. Pero el CIO* del futuro opera en la intersección de TI y RRHH; es decir, el CIO no se podrá dar el lujo de no conocer a los empleados, y deberá familiarizarse con factores humanos como el compromiso y el bienestar. De igual manera, el líder de RRHH deberá tener mucho más presente a la tecnología como un recurso disponible para mejorar procesos y simplificar tareas. El primer paso para avanzar hacia esto es que ambos líderes vean la transformación digital como un proyecto compartido. Y luego, que puedan establecer indicadores clave de rendimiento utilizados tanto por TI como por RRHH para medir aspectos de la experiencia de los empleados.

La tecnología tiene un rol clave en la experiencia del empleado; siendo, según el estudio, un impulsor fundamental de la productividad y el compromiso. Específicamente estos son los principales aportes de la tecnología a la experiencia:

  • La facilidad de acceso a la información necesaria para trabajar (47 por ciento).
  • Aplicaciones que son fáciles de usar (39 por ciento).
  • Una experiencia de usuario similar a la del consumidor (33 por ciento).
  • La posibilidad de trabajar desde cualquier sitio (43 por ciento).
  • La posibilidad de elegir el dispositivo (32 por ciento).

Es por esto que el CIO asume un rol de liderazgo en mejorar la experiencia de trabajo. Y tanto él como su departamento deben prepararse para habilitar una colaboración real con recursos humanos. Sólo de esta manera se podrá avanzar en crear una experiencia positiva de trabajo para el staff bajo una mirada holística, donde la inversión en TI esté guiada por las necesidades humanas y donde el objetivo sea ayudar a los empleados a alcanzar su máximo potencial.

Juan Pablo Jiménez, Vicepresidente de Citrix para Latinoamérica y el Caribe.

*En CIO (Chief Information Officer) de una empresa es la persona que tiene el cargo de Director de IT (Director de Tecnologías de la Información). Un CIO es un ejecutivo responsable del desarrollo, implementación y operación de la política de tecnología de la información de una empresa.

Lectura Recomendada

single-image

Microsoft presenta el libro ‘The Future Computed: AI and Manufacturing’

La compañía acaba de lanzar ‘The Future Computed: AI and Manufacturing’, el nuevo libro de la serie ‘The Future Computed’, que analiza el impacto de la Inteligencia Artificial en la sociedad y en esta ocasión se centra en el sector Industrial.

El nuevo título ha sido, escrito por Greg Shaw, coautor de Hit Refresh (en castellano, ‘Pulsa Actualizar’, de la editorial HARPER COLLINS) junto a Satya Nadella (CEO de Microsoft). Además, Shaw también es autor de The Ability Hacks, que pone el foco en el impacto de la tecnología en las personas con discapacidad.

En su nuevo libro, Shaw ofrece una visión en profundidad de cómo la IA está transformando el sector industrial al impulsar su eficiencia y permitir la fabricación de nuevos productos, el despliegue de servicios innovadores y espacios de trabajo más seguros.

Con el sector industrial, y toda la economía en general, empezando a ser conscientes del inmenso potencial de la IA, el libro también aborda cómo puede responder la sociedad a los desafíos inherentes a esta nueva tecnología, la necesidad de desarrollar nuevas leyes y reglamentos que regulen su impacto en la fuerza laboral y cómo impulsar la IA de una manera ética y responsable.

 

[su_button url=»https://www.observatoriorh.cl/wp-content/uploads/2019/05/Microsoft_TheFutureComputed_AI_MFG_Final_.pdf» target=»blank» style=»flat» background=»#057900″ color=»#ffffff» wide=»no» center=»yes» icon=»icon: book»]DESCARGAR EL LIBRO[/su_button]

Lectura Recomendada

single-image

Beneficios de pasar de la Inteligencia Artificial a la Inteligencia Ampliada

La consultora NovaQuality expone ocho motivos por los que se debe integrar la Inteligencia Artificial con la Inteligencia Humana en las organizaciones

El número de organizaciones que apuesta por la Inteligencia Artificial se ha triplicado en los últimos años. A este respecto, la creciente densidad digital conlleva que las compañías dispongan de una cantidad de datos cada vez mayor y de mejor calidad, lo que permite que las herramientas de IA puedan obtener unos resultados certeros y eficaces. Frente a ello, las personas somos capaces de aprender con un volumen de datos de entrenamiento relativamente reducido y ser más resolutivos ante situaciones de incertidumbre.

En este sentido, Pedro Herrera Nachón, socio fundador y director general de NovaQuality, explica que “la IA no solo no es comparable a la humana, sino que la primera puede ser un complemento de la segunda, dando como resultado un nuevo escenario en el que ya no se hablará de Inteligencia Artificial y de Inteligencia Humana, sino de Inteligencia Ampliada”.

¿Cuáles son los beneficios para las organizaciones de integrar las técnicas de IA con los procesos mentales? NovaQuality detalla ocho ventajas de trabajar en un entorno basado en Inteligencia Ampliada.

1. Alto grado de acierto en la resolución de problemas. El Machine Learning funciona con algoritmos de aprendizaje que se entrenan con datos. Así, en un contexto en el que la digitalización propicia que las empresas cuenten con más y mejores datos de entrenamiento muy complejos de procesar para la mente humana, la incorporación de sistemas de IA será sinónimo de una mayor calidad en la resolución de problemas y, en consecuencia, unos resultados más satisfactorios para la compañía.

2. Óptima velocidad de aprendizaje y respuesta. La capacidad de procesamiento de las maquinas es superior a la del hombre. Por lo tanto, si disponemos de una cantidad relevante de datos, las herramientas de IA aprenderán de una manera más rápida y eficaz, lo que permitirá ofrecer una respuesta más ágil al cliente.

3. Facultad para generalizar reglas. En el caso contrario al anterior, ante situaciones en las que contamos con una cantidad de datos escasos, la Inteligencia Humana sí es capaz de aprender y extrapolar correctamente ese conocimiento a otros escenarios.

4. Elevado nivel de especialización. Una de las ventajas que tiene la aplicación de un sistema de IA en una compañía es que puede enfocar todo su potencial en la resolución de un único problema, mientras que la inteligencia humana tiende hacia un enfoque multipropósito.

5. Reutilización del conocimiento. Los hombres somos complementarios a la IA en que utilizamos procesos aprendidos en el pasado para solucionar problemas actuales cuando ambos tienen algún punto en común.

6. Capacidad para asumir más riesgos. En consecuencia de lo anterior, los seres humanos contamos con la facultad de hacer frente a la incertidumbre sin la necesidad de tener una regla con la que funcionar, tal y como sucede en el caso de la Inteligencia Artificial.

7. Creatividad e imaginación. Esta es una habilidad innata a las personas. Podemos construir algo totalmente nuevo desde cero sin tener referencias previas. Este es un aspecto que complementa el trabajo de la IA, que depende totalmente del proceso de entrenamiento con datos.

8. Rendimiento uniforme. Una de las capacidades más destacables de las máquinas de aprendizaje es que se mantienen continuamente en un estado inalterable. Son ajenas a cualquier circunstancia, al estado emocional y siempre conservan un rendimiento intacto.

Lectura Recomendada

single-image

LIDERAZGO: Entusiasma e ilusiona

“El liderazgo auténtico se distingue por la capacidad del directivo de inspirar en otros energía, pasión y entusiasmo. Y estos sentimientos se extienden rápidamente en los equipos de trabajo, estimulando a los demás”, (Daniel Goleman, Richard Boyatzis y Annie Mckee).

La mejor forma para tener un equipo motivado y comprometido radica en convertirse en un líder resonante, que promueve un estado de ánimo positivo y cooperativo en el equipo. Cuando el líder encauza sus emociones en una dirección positiva, moviliza lo mejor de las personas. El líder resonante tiene “seguidores” que trabajan con entusiasmo e ilusión para conseguir un objetivo común. Comunica una visión de futuro que entusiasma, contagia al equipo a través de su influencia personal y del ambiente que genera, comparte su pasión por lo que hace, transmite credibilidad y confianza. En cambio, cuando el líder encauza las emociones en una dirección negativa, genera disonancia, minando los cimientos emocionales del equipo, disminuyendo la motivación y el compromiso.

¿Cómo convertirse en un líder que entusiasma e ilusiona?

Es frecuente ver cómo algunas personas llegan a puestos de liderazgo por sus conocimientos técnicos o por sus buenos resultados, lo cual es muy importante pero no suficiente, porque no garantiza que se tenga capacidad para dirigir, inspirar, entusiasmar e ilusionar.

Es necesario que el líder sea consciente de cómo impacta en su equipo, de qué comportamientos pueden ser inspiradores y cuáles pueden influir de manera negativa, mermando el entusiasmo y socavando el compromiso.

Siguiendo el Eneagrama, veamos cuándo entusiasma e ilusiona cada eneatipo y cuándo no, de acuerdo a su paradigma de liderazgo.

Perfeccionista

“El líder establece metas claras e inspira a la gente a alcanzar la más alta calidad”. Fomenta una cultura de aprendizaje, crecimiento y calidad. Define responsabilidades, metas claras y realistas. Crea procesos para un trabajo coordinado. Critica, controla en exceso y es dogmático e inflexible. Confía sólo en los que son parecidos a él. No delega. Se comunica de forma brusca.

Colaborador

“El líder debe evaluar fortalezas y debilidades, motivar y facilitar las cosas para el logro de las metas”. Fomenta una cultura positiva y fuerte espíritu de grupo. Motiva y desarrolla. Propicia la creatividad, iniciativa y participación. Impulsa las relaciones y la confianza. Empatiza. No asume un “liderazgo visible”. Se centra solo en las relaciones. Genera dependencia. Practica un liderazgo poco objetivo y muy emocional. Es poco directo y manipula.

Ejecutivo

“El líder crea entornos que logran resultados, debido a que la gente comprende las metas y estructuras de la organización”. Crea equipos talentosos, automotivados, receptivos al feedback, con funciones y metas específicas y medibles. Desarrolla procesos claros. Opera desde la eficiencia y efectividad. Se olvida del lado humano.
No construye relaciones de grupo. Abruma por su nivel de actividad. Intimida e impide que se expresen ideas. Es impaciente.

Creativo

“El líder crea organizaciones que dan significado y propósito a las personas, de manera que se inspiren para hacer un trabajo excelente”. Crea equipos con una visión común. Favorece que se expresen dudas, conflictos y se resuelvan.
No transige en sus puntos de vista. No acepta críticas. Se desilusiona, se aburre con facilidad y es muy crítico.

Investigador

“El líder desarrolla organizaciones a través de la investigación, deliberación y planeación, de manera que todos los sistemas se ajusten entre sí y la gente trabaje en una misión común”. Comparte conocimientos. Fomenta la autonomía. Confía en su equipo y analiza las ideas con ellos. Favorece la productividad con procesos sistemáticos. Se centra solo en la tarea, perdiendo de vista las emociones. Enfatiza poco las relaciones. No comparte información. Se muestra lejano con su equipo, no supervisa.

Leal

“El líder resuelve problemas organizacionales al desarrollar un entorno creativo, en el que todos sientan que forman parte de la solución”. Crea equipos fuertes que asumen desafíos.

Es leal al grupo. Determina los procesos de forma conjunta. Ofrece apoyo. Valora las ideas y el trabajo en equipo para fijar el rumbo. Se preocupa, analiza demasiado y paraliza los proyectos. Está a la defensiva. Divide el mundo entre enemigos y aliados. Duda acerca de su capacidad. Muestra desconfianza.

Entusiasta
“El líder entusiasma y crea empresas innovadoras para aprovechar las oportunidades de negocio”. Transmite energía, positivismo, creatividad y espontaneidad.
Enfatiza la visión y cultura de equipo. Espera que cada miembro contribuya con ideas. Da libertad para hacer. Menosprecia los procesos y la estructura porque restringen la libertad de pensamiento y acción. Con sus cambios continuos agota y frustra al equipo. No le gusta recibir críticas.

Líder

“El líder hace avanzar a una organización mediante un liderazgo decidido, que coloque a personas capaces y confiables en los puestos correctos y faculte a la gente competente para la acción”. Da autonomía y desarrolla a los talentosos. Ofrece seguridad, apoyo y feedback honesto. Impulsa para realizar un trabajo excelente y desafía a dar lo mejor de cada uno. Controla, exige demasiado, se impacienta ante ritmos lentos. Desprecia la incompetencia. Demasiado directivo a veces. Genera excesiva dependencia.

Mediador

“El líder ayuda a lograr la misión colectiva mediante un entorno de trabajo claramente estructurado y armonioso”. Crea armonía y bienestar. Es amable, colaborador, paciente y apoya. Desarrolla relaciones duraderas. Cohesiona en torno a un propósito común, con metas y procesos. Fomenta la participación. Pierde capacidad de liderazgo al centrarse solo en los procesos. No siempre organiza bien al equipo ni marca una visión ni estrategia a seguir. Evita el conflicto. Muestra un bajo nivel de energía.

Amplía tu paradigma para ser un líder resonante que movilice lo mejor de las personas.

 
Autora: Susana Cruces Dopico
 

Lectura Recomendada