Buscar Contacto Suscribete al Newsletter
single-image

3M aplicará un valor de sostenibilidad a todos sus productos a partir de 2019

La compañía 3M ha anunciado, en la vigésimo cuarta Conferencia sobre el cambio climático auspiciada por la ONU en la ciudad polaca de Katowice, su firme compromiso para la aplicación de un valor de sostenibilidad a todos los nuevos productos fabricados a partir de 2019.

El nuevo requisito entrará en vigencia en 2019 y se aplicará a todos sus negocios empresariales: Salud, Consumo, Electrónica, Energía, Industria, Seguridad y Gráfismos. El objetivo fundamental es crear nuevas oportunidades para colaborar con sus clientes en soluciones que puedan mejorar las condiciones de vida en todo el mundo, ayudándoles al tiempo a alcanzar sus propios objetivos de sostenibilidad.

Algunos de los ejemplos que incluye el Compromiso de Valor de Sostenibilidad de3M para los nuevos productos son la reutilización, la reciclabilidad, la energía, el desperdicio, el ahorro de agua, el suministro responsable y/o los materiales renovables apropiados para el producto específico, desde el principio hasta el final de su ciclo de vida. Este compromiso también incluye la investigación y desarrollo de productos que ayuden a resolver diferentes desafíos ambientales o sociales, como mejorar la calidad del aire, reducir las emisiones de gases de efecto invernadero o mejorar la seguridad de los trabajadores y pacientes en el ámbito de la atención médica e industrial. 3M medirá el progreso y el impacto de este compromiso e informará de sus resultados anualmente.

Mike Roman, CEO mundial de 3M, anunció el nuevo Marco de sostenibilidad estratégica como parte del compromiso de la compañía con sus clientes.

Necesitamos hacernos preguntas importantes como: ¿Cuál es el impacto de cada uno de nuestros productos en la sostenibilidad? ¿Cómo repercutirá, a lo largo de su ciclo de vida, para resolver un problema ambiental o social? ¿Cuáles son los objetivos de sostenibilidad de nuestros clientes y cómo puede ayudares 3M a cumplirlos? Cada producto nuevo debe incorporar factores ambientales o sociales para contribuir a los objetivos establecidos”, señaló.

Objetivos de sostenibilidad en materia de clima y energía

En lo relativo específicamente a asuntos de clima y energía, 3M se ha planteado el cumplimiento de cuatro objetivos :

• Mejorar en un 30% la eficiencia energética indexada a las ventas netas. Dichas mejoras abordarán el aumento del uso de la energía, los costes y los impactos en el clima. Sobre la base de la mejora del 50% en la eficiencia energética ya conseguida entre 2000 y 2014, el nuevo objetivo de mejora de la eficiencia energética del 30% mantendrá casi constante el uso global de energía de 3M durante los próximos 10 años, a medida que la Compañía crezca.

• Aumentar la energía renovable hasta alcanzar el 25% del uso total de electricidad. Este objetivo supone agregar casi 800.000 MWh de energía renovable a nivel mundial. Las principales fuentes de energía renovable serán la eólica y la solar.

• Asegurar una reducción de las emisiones de GEI al menos un 50% por debajo de la línea de base de 2002, al mismo tiempo que crece el negocio de la compañía.

• Ayudar a sus clientes a reducir sus GEI en 250 millones de toneladas de emisiones de CO2 equivalente, mediante el uso de productos 3M.

Lectura Recomendada

single-image

La flexibilidad se impone en los nuevos modos de trabajo del VUCA World

La nueva economía ha supuesto un gran cambio (pasando de basarse principalmente en la fabricación y la industria a basarse en el conocimiento) al que muchos han denominado revolución y otros VUCA world. Una revolución que nos ha dejado un mundo diferente, en cambio constante, conocido como VUCA world (en inglés Volatility, Uncertainty, Complexity, Ambiguity). Las empresas se han visto obligadas a preparar sus estructuras, culturas y modos de gestión para competir en este entorno volátil, incierto, complejo y ambiguo que nos ha tocado vivir.

El mundo VUCA es fruto del avance imparable de las tecnologías de la información y la comunicación, así como de la globalización de las relaciones, la competencia y las reglas del juego.

Actualmente, vivimos en un mundo interconectado, en el que las distancias y los horarios han perdido relevancia. Pero, ante todo, el VUCA world representa el cambio permanente y la sustitución de lo tangible por lo intangible: las ideas, el conocimiento, la velocidad y flexibilidad se han convertido en las ventajas competitivas sostenibles de esta nueva era. La competitividad de las empresas se basa más en su personal, en su rapidez de respuesta, en la calidad de servicio y en el desarrollo de sus competencias clave que en elementos como el acceso a recursos físicos.

Los cambios del VUCA world afectan tanto a las organizaciones como a los individuos, y a las relaciones entre ellos. El cambio se ha convertido en una constante, y los valores fundamentales para competir y sobrevivir en este nuevo entorno global se llaman dinamismo, innovación, creatividad, conocimiento, flexibilidad, movilidad, adaptabilidad, aprendizaje, mejora continua y rapidez.

En este contexto, vamos a destacar algunos de los cambios más importantes en lo que se refiere al trabajo:

Mayor flexibilidad: “trabaja dónde y cuándo quieras”
Mayor protagonismo de las personas.
Implementación de metodologías ágiles, que facilitan las respuestas rápidas y favorecen generalmente los procesos de innovación.
Flexibilidad y movilidad

En el VUCA world el concepto de trabajo ha cambiado de forma radical: “trabajo” ya no es “cuándo”, “dónde” o “cuánto”, sino “qué”, “cómo” y “con quién”.

Así, asistimos al fuerte desarrollo de formas de trabajo que son sinónimo de mayor flexibilidad y movilidad (temporal, contractual, geográfica y ocupacional).  Los horarios flexibles, el trabajo a tiempo parcial y los trabajadores temporales son algunas de las opciones más extendidas. Otra forma de trabajo que se ha extendido es la creación de equipos virtuales, formados para llevar a cabo un proyecto o actividad concreta.

Dentro de estas nuevas formas de trabajo flexibles, podemos citar el “multi-skilling” (se dota a los trabajadores de conocimientos y habilidades diversas que les permiten una mayor flexibilidad funcional) y el intercambio de profesionales entre diferentes unidades de negocio, tanto a nivel local como internacional, para encontrar nuevas perspectivas o habilidades que aporten soluciones creativas a los entornos siempre cambiantes.

Asimismo, uno de los fenómenos que en el VUCA world está conociendo un desarrollo importante en nuestros tiempos es el teletrabajo, y bajo su paraguas se incluyen diversos tipos de trabajo remoto:

Teletrabajo ocasional o telecommuting: es la forma más común y menos arriesgada de teletrabajo, donde se combinan la oficina tradicional con el trabajo ocasional en el hogar.
Teletrabajo en casa: la mayor parte del tiempo se trabaja desde casa, realizando visitas periódicas a los clientes o a la empresa.
Teletrabajo en oficinas satélite, que pueden o no ser propiedad de la empresa, y que pueden ser para su uso exclusivo o compartido con otras empresas. Existen varios tipos de oficina satélite:

Una modalidad es la “oficina de vecindad” (neighborhood office): personas que viven cerca y que trabajan para empresas distintas crean una oficina conjunta, compartiendo espacio, recursos y gastos. En otra variante son las propias empresas, generalmente grandes compañías, las que crean empresas satélite en lugares estratégicos en los que residen bastantes empleados (drop-in-centers).

Otra modalidad son los centros de negocios (business centres), en los que se pueden alquilar tanto despachos o salas de reunión como servicios de secretariado, traducción, etc. por horas, días o meses.

Trabajo móvil total (fully mobile work) o relativo (tethered work): el trabajador ni siquiera tiene oficina en casa; su oficina es su ordenador portátil y los archivos que guarda en su coche, pues su jornada laboral transcurre en la carretera o visitando a clientes.
El aumento de la productividad, el ahorro de costos y la mejor utilización de la infraestructura o el aumento de la motivación son algunos de los beneficios que citan las empresas que han implantado alguna de estas formas de teletrabajo.

A los trabajadores, por su parte, el teletrabajo les permite aumentar su calidad de vida.

Pero no todo son beneficios, el teletrabajo también tiene sus inconvenientes, y estos están ligados a una menor presencia de los trabajadores en la empresa. Si no se ponen en marcha los adecuados mecanismos de integración, coordinación y supervisión, y si no se prevén más espacios y eventos para suplir la menor interacción cara a cara, se corre el riesgo de que esta menor presencia de los trabajadores en la empresa provoque una peor transmisión de la cultura corporativa y un debilitamiento del sentimiento de lealtad e identificación con la empresa. También nos arriesgamos a un descenso de la calidad de los resultados provocado por la ausencia de control directo y de interacción en la empresa.

La sociedad de la información y del conocimiento ha precipitado la demanda de trabajadores altamente cualificados -los knowledge workers o trabajadores del conocimiento- en un contexto en el que existe un déficit de personal especializado. Para muchas empresas, en este VUCA world,  la captación y retención de empleados se ha convertido en una de sus mayores preocupaciones y retos. Y el problema es que esta no es una cuestión que pueda resolverse en términos económicos.

Los trabajadores de las generaciones más jóvenes que se están incorporando en las empresas valoran cada vez más el equilibrio entre su vida profesional y privada, la autonomía, la flexibilidad y el proyecto.

Escrito por Martín López, Director Comercial de Ofita

Lectura Recomendada

single-image

Director de IT y RRHH, perfiles estratégicos en 2020

Según datos de Setesca Talent, los perfiles de director de informática y director de recursos humanos serán claves en la estrategia de la empresa y experimentarán un alto nivel de rotación

Tal y como se destaca en un informe publicado por Linkedin y según los datos obtenidos por Setesca Talent, división de identificación y captación de talento profesional, las funciones con mayor rotación en el mercado son las de CIO y la de HR Manager. En estos momentos, igualan a las de marketing y las de comercialización, funciones tradicionalmente con alto nivel de rotación. Los perfiles de director de informática y de director de recursos humanos se han convertido en perfiles claves en la estrategia empresarial y lo serán aún más de cara al año que viene.

Mejoras competitivas que aporta la tecnología

Por lo que respecto al ámbito TI “las empresas están entendiendo realmente las mejoras competitivas que puede aportar la tecnología. Los principales focos estratégicos los están poniendo en una orientación al cliente y eso se traduce en la necesidad de herramientas para el conocimiento, la segmentación y la interacción con el cliente, así como para la internacionalización” analiza Jordi Damià, CEO de Setesca Talent. Por esto, es clave la implementación de herramientas y procesos que faciliten estrategias de crecimiento y aprovechen la potencia de nuevas soluciones digitales. Del mismo modo, en estos momentos, las compañías buscan la mejora y eficiencia de procesos, menor time-to-market y descubrir y aplicar las herramientas digitales disponibles para mejorar cada uno de los procesos de la empresa.

Orientación de los RRHH hacia el desarrollo y retención del talento

Por otro lado, en el área de los recursos humanos, existe una mayor orientación de la función hacia la selección, desarrollo y retención de talento.

El cambio en el modelo estratégico impone que también los perfiles de la compañía cambien, y no solamente los perfiles sino también las políticas de RRHH y los propios modelos organizativos” apunta Damià.

Todo esto implica el crecimiento de empresas que impulsan políticas de innovación en sus organizaciones o incluso aquellas que se plantean el propio modelo de organización.

Las palancas de soporte frente a una potencial desaceleración

En el caso de una desaceleración económica, estos perfiles son la clave. Por lo que respecta a los profesionales informáticos, porque facilitarán la máxima automatización de procesos mediante herramientas como RPA (Automatización de procesos administrativos), o los sistemas predictivos avanzados mediante inteligencia artificial. Y en cuanto a los perfiles del área de recursos humanos porque será el departamento que tendrá que ser capaz de impulsar nuevos modelos organizativos, de orientación a resultados como OKR o de innovación y creatividad.

Tal y como se apunta desde Setesca Talent, por todo ello, disponer de los mejores sistemas de información y de la mejor política de recursos humanos es crítico para una eficaz gestión. Para conseguirlo las empresas deben dar mayor relevancia estratégica al director de informática y al director de RRHH.

Lectura Recomendada

single-image

Hábitos diurnos para dormir mejor de noche

Cómo dormir bien es una de las preocupaciones que más afecta hoy en día: las largas jornadas laborales y un ritmo de vida frenético pueden perjudicar la calidad del sueño, un problema que puede agravarse por la costumbre de acostarse tarde de casi el 30% de la población (entre las 00:00 y la 1:00).

Con motivo de promover la prevención, educación y mejor comprensión de los hábitos nocturnos, la World Association of Sleep Medicine estableció en 2008 el Día Mundial del Sueño el tercer viernes de marzo. cuatro hábitos para practicar de día y notar cambios a la hora de acostarse.

INCREMENTAR LA EXPOSICIÓN SOLAR DURANTE EL DÍA

2019 es el año en el que comprender y trabajar para equilibrar el ritmo circadiano, o lo que es lo mismo: el responsable de aportar la energía necesaria por la mañana (debido a la producción de la hormona cortisol), y de preparar el cuerpo para la noche, al producirse la hormona melatonina.

El ritmo circadiano es uno de los responsables de promover un sueño de calidad. ¿De qué forma se trabaja durante el día el ritmo circadiano para poder dormir mejor de noche? Creando hábitos que se adapten a las necesidades del cuerpo para ese momento del día, y uno de ellos es la exposición a la luz solar.

Despertarse con luz natural, dar un paseo a la hora de la comida o simplemente descansar en un banco al sol, son pequeños gestos que mejorarán el ritmo circadiano. Según un estudio del Centro Nacional para la Información Biotecnológica (NCBI), exponerse a al menos dos horas de luz durante el día, incrementa la eficacia al dormir en casi un 80%.

SER CONSTANTE CON LAS SIESTAS

Las denominadas “power naps” o siestas energéticas, si bien no se practican con tanta asiduidad, son muy reconfortantes para reactivar el cuerpo a mitad del día. Sin embargo, en ocasiones se comete el error de pecar de más y dormir a deshoras y durante un largo periodo de tiempo (las siestas energéticas son de menos de 20 minutos).

Dormir en mitad del día es casi una ciencia, y es que las siestas demasiado largas pueden descontrolar el ritmo circadiano, dificultando el sueño por la noche. Para ello, si se dispone de tiempo para dormir, no hacerlo más tarde de las 4 de la tarde y no por más de 20 minutos. De este modo, reactivaremos el cuerpo para lo que queda de día sin interferir en el sueño.

SABER QUÉ COMER Y EN QUÉ MOMENTO

La alimentación es un elemento crucial a la hora de controlar el ritmo circadiano y preparar el cuerpo para los distintos momentos del día. Es en este momento cuando la expresión popular “desayunar como un rey, almorzar como un príncipe y cenar como un mendigo” entra en escena.

Durante el comienzo del día es importante incorporar al cuerpo alimentos que aporten energía, cargados de carbohidratos de absorción lenta: cereales integrales, copos de avena, frutos secos. Además de una buena dosis de proteínas y grasas saludables, como aguacate, huevos o lácteos sin lactosa: más ligeros e igual de nutritivos.

En el almuerzo, es conveniente cargarse de un plato completo de carbohidratos, para recuperar energía, proteínas para la correcta metabolización de los nutrientes y mucho verde, que aporta fibra y vitaminas para seguir con el día.

Por la noche, es momento de revertir la balanza de nutrientes, y evitar los carbohidratos para primar las verduras y las proteínas. La mejor opción, los alimentos de fácil digestión como cremas de verduras o platos elaborados de forma sencilla: hervidos o a la plancha. Finalizar la cena con un yogur sin lactosa es una gran forma de aportar la cantidad de vitaminas perfectas para el final del día, sinónimo de descanso.

PROCRASTINAR PARA DESPEJAR LA MENTE

Pese a que procrastinar o dejar para mañana lo que se puede hacer hoy tiene connotaciones negativas, en muchas ocasiones es tan necesario como dejar todo hecho al momento.

Las horas antes de acostarse son cruciales para el buen desempeño del sueño, lo que se traduce en que es el momento perfecto de olvidar los problemas y concentrarse en el cuidado y bienestar de uno mismo.

En los momentos en los que el cerebro está cansado y no da más de sí, es conveniente no forzar la mente para continuar la tarea, y en concreto, lo mejor es dejarla para el día siguiente, una vez el cuerpo esté preparado para emprendedor el nuevo día. Procrastinar es sano, si se practica de forma correcta y sensata.

Lectura Recomendada

single-image

Organización Agile: Por dónde empezar cuando queremos llevar la agilidad a la empresa en su conjunto

Por, MARINA MARTÍN,Consultant de Accenture Strategy T&O JOSÉ LUIS RODRÍGUEZ, Manager de Accenture Strategy T&O

La necesidad de innovar en un contexto de permanente cambio y, a la vez, de responder con mayor rapidez y de forma inmediata a las demandas del mercado ha introducido en la agenda de la transformación digital el concepto de “organizaciones ágiles”.

Lo ha hecho, además, para quedarse: ser hoy una empresa capaz de reinventarse continuamente y de responder de una manera flexible y disruptiva a este entorno incrementalmente disruptivo no es una opción.

Este cambio va más allá del mayor o menor uso de tecnologías innovadoras. Tiene que ver, ante todo, con una forma de ver, pensar y actuar diferente, y con el hecho de desarrollar en nuestra plantilla un nuevo tipo de competencias.

La ‘agile transformation’ pasa así a comprenderse como la habilidad de reconfigurar la estrategia, la estructura, los procesos, el talento y las tecnologías de la organización, creando oportunidades de valor y al mismo tiempo conformando y protegiendo un ADN único de empresa. Por ello, además, la cultura, los valores y el capital humano han de permanecer siempre en el centro de tal agilidad.1

No existe una fórmula única de abordar ni de adoptar este proceso, sino que depende del contexto que rodea a cada compañía e industria. Existen, eso sí, tres grandes objetivos por los que una organización aspira a ser ágil:

  1. Mejorar la experiencia de cliente y la calidad del servicio, a través de una vosoçpm customer–centric aplicada a todas las funciones de la empresa.
  2. Acelerar el time-to market, lo que implica reducir tiempos y, a la vez, mejorar la capacidad de respuesta al entorno manteniendo y aumentando los niveles de calidad. En esencia, el reto es añadir valor más rápido, mejor y de manera más eficiente.
  3. Obtener mejores resultados: mejorar la productividad de la organización, reducir costes y optimizar los recursos. Transformar la forma de operar para obtener resultados exitosos.

Ágil (o agile, en su expresión original en inglés) es un término amplio que procede de diferentes metodologías de desarrollo y trabajo de equipo. Las tres más conocidas son Scrum, DevOps y Kanban, seguidas de otras como DAD o XP.

Los equipos ‘scrum’ son grupos multidisciplinares autosuficientes, formados por entre ocho y doce personas que trabajan con un objetivo común y a través de iteraciones cortas. Normalmente, se crean para realizar un desarrollo informático, pero en ocasiones también con otro tipo de objetivos no tan ligados al desarrollo de software. Es decir, los equipos trabajan simultáneamente y realizan entregas de trabajo en plazos cortos, cada dos o tres semanas, lo que permite verificar con el cliente que se trabaja en la dirección correcta. Permite tener más agilidad y más flexibilidad a la hora de realizar los desarrollos.

El objetivo de Kanban, por otro lado, es gestionar de manera general cómo se van completando las tareas. Se trata de una metodología muy fácil de utilizar, actualizar y asumir por parte del equipo. Además, destaca por ser una técnica de gestión de las tareas muy visual, que permite ver a golpe de vista el estado de los proyectos, así como también pautar el desarrollo del trabajo de manera efectiva.

CÓMO AGILIZAR UNA ORGANIZACIÓN

Una cosa es contar con equipos capaces de trabajar bajo metodologías ágiles y otra es llevar el concepto de agilidad (o el agilismo, como algunos lo denominan) al conjunto de la organización.

Esto último requiere de una importante transformación en el modelo mismo de empresa y, en concreto, la reformulación de su modelo operativo mediante estas cuatro grandes palancas:

  • Nuevos estilos de liderazgo y de cultura corporativa.
  • Nuevas formas de organización.
  • Nuevas formas de trabajar.
  • Nuevas metodologías.

De todas ellas, casi la más determinante para el éxito de una transformación ágil es la que afecta al mindset, la visión y la cultura, y la que, por tanto, involucra el desarrollo y medición de nuevos comportamientos en las personas que dan vida a la empresa.

Desarrollar un nuevo estilo de liderazgo y cultura empresarial:

Afrontar un cambio de forma positiva no es algo habitual, ya que cualquier modificación implica alterar la forma de pensar en una organización. Uno de los elementos más importantes a la hora de abordar un cambio es, precisamene, entender por qué queremos hacer las cosas de otra manera distinta o en qué vamos a mejorar si cambiamos algo.

Ahí es donde las personas de la empresa actúan como verdadero motor del cambio. Una organización ágil necesita profesionales con un alto grado de vinculación y colaboración, capaces de formar equipos de alto rendimiento, motivados, con espíritu crítico y habilidad para compartir un feedback continuo.

Esa capacidad procede, en buena forma, del hecho de trabajar con autonomía y en una organización donde cada opinión, pensamiento, idea o decisión cuenta y donde se premia que los colaboradores vayan más allá de su zona de confort, que asuman nuevos retos, compromisos y responsabilidades… que se sientan dueños de su parte correspondiente de la empresa.

Una organización ágil que quiera sobrevivir en un entorno de cambio continuo ha de fomentar una cultura de aprendizaje e innovación continua.

Por otro lado, es importante destacar que cualquier cambio cultural que ocurra en la empresa habrá de suceder de forma gradual y por contagio de sus líderes formales y naturales, empezando por el CEO, el fundador o el presidente de la compañía. Ellos son las figuras que tienen mayor influencia y quienes más firmemente han de apoyar los cambios a través de sus propios gestos y actuaciones. Sin líderes que apadrinen la transformación, el cambio no será  posible.

Por eso es clave contar con un liderazgo inspirador en lo más alto de la compañía, con autoridad y vocación para implantar tomas de decisión más planas y horizontales y, al mismo tiempo, más cercanas al empleado. El objetivo, en este punto, es construir confianza, desplegar una comunicación más empática y, sobre todo, reconocer adecuadamente los logros y fortalezas de nuestros empleados.

Además de los anteriores, necesitamos “líderes informales”, personas que con independencia de su posición en la estructura jerárquica de la empresa gozan de una gran influencia y reputación gracias a su contribución técnica y humana al resto de la plantilla.

Nuevas formas de organización

Adoptar agile en una organización requiere cambiar, adaptar e incorporar nuevos roles y organizar a las personas en torno a la obtención de resultados exitosos. Esto significa conectar la agilidad en toda su estructura, dividiendo áreas internas y formando equipos enfocados en la entrega de valor.

Es fundamental, por este motivo, eliminar los silos funcionales para minimizar las dependencias, reducir ineficiencias, mejorar la colaboración y ofrecer respuestas fiables y rápidas a las nuevas oportunidades y amenazas.

Una de las formas de hacerlo es superar las estructuras organizativas clásicas para dar más protagonismo e independencia a los equipos y, en la base misma de la empresa, desarrollar flujos de trabajo alternativos como los que encarnan los Squad, los Chapter y las Tribus:

  • Squads: equipos autónomos y horizontales que, formados por profesionales de distintas funciones y características, trabajan juntos diariamente para conseguir resultados a corto plazo (no más de tres meses). Por ejemplo, optimizar un proceso de contratación.
  • Chapter: equipos que fomentan el conocimiento funcional en toda la organización ágil (ej.: experiencia del cliente, análisis de datos …). Tienen habilidades similares y operan dentro de la misma área de competencia y dentro de la misma tribu.
  • Tribus: es un grupo de personas conectadas entre sí, vinculadas a un líder y unidas por una idea. Es un grupo de squads que se han formado alrededor de un objetivo de producto o negocio determinado y son responsables de los resultados de un segmento comercial o área funcional concreta. Dado que tienen una visión finalista de su trabajo, de principio a fin, las tribus deben dotarse de todos aquellos roles que representen las distintas áreas donde se genera valor a ese proyecto concreto.

Esta nueva ordenación del trabajo conlleva la realización de proyectos end-to-end que involucran a todas las áreas de una organización y cuya obsesión es, por un lado, el foco en el cliente y, por otro, el desarrollo de un Producto Mínimo Viable (PMV), es decir, un producto o servicio que está desde su inicio en continuo estado de revisión y mejora, e contraste con las necesidades y formas de uso del destinatario final.

Tal organización requiere de una comunicación y una toma de decisiones más fluida, equitativa y transversal, y la implantación para ello de un modelo de roles -frente a la estructura del trabajo en puestos- del que emergen figuras del mundo del desarrollo agile como el Scrum Master o el Product Owner:

  • Scrum Master: figura similar a la de un coach/mentor que acompaña al equipo durante todo el desarrollo del proyecto y asegura que se cumplan las buenas prácticas, actuando como un facilitador y solucionador de problemas.
  • Product Owner: representa al cliente y sus intereses frente al equipo de desarrollo. Es el que sabe qué es lo que quiere este cliente y cómo lo quiere. De esta manera puede guiar tanto al equipo como al Scrum Master en el cumplimiento de los objetivos.

Existen determinadas áreas en la organización donde el enfoque agile encaja fácilmente como, por ejemplo, IT, desarrollo de producto o Marketing y Comunicación. Otros, como Legal, Logística o de Riesgos, presentan mayores dificultades. En todos los casos, el reto pasa casi siempre por trabajar con estructuras duales (dinámicas y estáticas) y diferentes niveles de madurez agile.

Los equipos dinámicos (orientados a los resultados) permiten a las empresas actuar rápidamente ante nuevos desafíos y oportunidades, mientras que las estructuras estáticas (funciones de soporte y control) garantizan la confianza y eficiencia necesaria que les da el hecho de no necesitar cambios continuos.

Independientemente de los nuevos roles que hay que incorporar en una organización con las metodologías ágiles, los equipos de agile se dividen en dos tipos:

  • Autoridad limitada: el responsable es aquel que tiene el mejor conocimiento o conocimiento experto sobre un asunto específico, independientemente del nivel de jerarquía
  • Organización habilitada: los equipos ágiles son totalmente responsables de la decisión y ejecución

Los equipos se formarán y disolverán a medida que las prioridades estratégicas cambien, por lo que es de vital importancia ampliar nuestra visión hacia la creación de ecosistemas y colaboración con terceros, impulsando la flexibilidad y la búsqueda constante de nuevos horizontes.

Integrar nuevas formas de trabajar:

El proceso de transformación agile conlleva la adopción de nuevas formas de trabajo, más ágiles y flexibles, tendiendo hacía un formato de trabajo mucho más colaborativo, con espacios de trabajo comunes.

El trabajo en equipo se ha convertido en una de las principales claves del éxito, siendo necesario buscar una comunicación más fluida entre las partes del equipo. Estas metodologías sirven para gestionar y adaptar la forma del trabajo al contexto de los proyectos y su naturaleza. Las metodologías de trabajo se adaptan a las nuevas necesidades de las empresas.

La metodología agile incorpora tres características principales para ayudar a trabajar de una nueva manera:

  1. Iteraciones rápidas para reaccionar tanto a cambios en el mercado y las especificaciones, como a errores internos en el análisis y desarrollo de la solución.
  2. Involucración de tantos miembros del equipo como sea posible en todas las fases del proceso de desarrollo, para conseguir transferir el contexto y el problema y mejorar la calidad del resultado.
  3. Reflexión periódica conjunta sobre el proceso y cómo mejorarlo para aumentar la efectividad y eficiencia del equipo.

Adoptar nuevas metodologías

La incorporación de metodologías ágiles requiere una forma de trabajo muy dinámica, basada en organizarse por entregas semanales o quincenales, de forma que todos los integrantes del equipo se enfocan a una misma meta y no se desencaminan.

¿Cuáles son las fases en el desarrollo agile de un producto?

A la hora de plantearse introducir una metodología agile es importante familiarizarse con todas las fases y conocer las implicaciones y dificultades. Las fases más importantes son las siguientes:

  • Análisis de un problema (As-Is): es clave que se involucren cuantos más miembros del equipo, mejor, pues ello redundará en la elección correcta de la arquitectura y de las micro-decisiones que tienen todo desarrollo.
  • Generación del modelo To-Be, solución que añada valor al cliente: en esta fase no se deben dejar fuera a miembros del equipo que podrían aportar observaciones cruciales, sino que es conveniente que estén presentes miembros de todas las áreas. La clave de esta fase es intentar encontrar la solución más pequeña posible al problema, evitando el añadir requisitos funcionales o técnicos. El contar con todo el equipo en esta fase va a garantizar también una estimación más realista, lo que redundará en mayores garantías de que el proyecto se realice en los tiempos acordados.
  • Desarrollo de la solución: los miembros del equipo deben trabajar de modo conjunto, apoyándose y contrastando bloqueos y puntos conflictivos a diario, integrando a menudo, para evitar sorpresas de última hora al unir las distintas piezas.
  • Comprobación de que lo desarrollado cumple lo acordado: esta fase se realiza muy a menudo y es por tanto sumamente útil el contar con herramientas automatizadas que permitan llevarla a cabo, en el menor tiempo posible, y con las mayores garantías.
  • Lanzamiento de la solución: esta fase es clave a la hora de garantizar la satisfacción del cliente. A menudo se observa que los equipos agile consideran que el trabajo terminó cuando el software quedó desplegado. Sin embargo, es vital el ejecutar un plan de acción durante los primeros días y/o semanas, incluyendo elementos como in-formación a otros departamentos, comunicaciones de marketing, etc.
  • Reflexión conjunta sobre cómo mejorar la eficiencia de la metodología de trabajo (retrospectiva): es el punto clave de toda metodología ágil y muy a menudo se observa su ausencia o falta de eficacia en aquellas implantaciones que no han resultado exitosas. El objetivo es analizar cómo fue la última iteración, cómo trabajamos, qué problemas tuvimos, qué cosas funcionaron bien y cuáles no. Y con todo esto ver hacia dónde queremos ir, sacar acciones concretas que cada uno pueda realizar durante la siguiente iteración para solucionar los problemas encontrados, mejorar la forma de trabajo y conseguir el objetivo propuesto.
  • Comprobación de que la solución resuelve el problema planteado: algo que normalmente se olvida, pero sumamente importante si se quiere que el producto mejore continuamente. Es muy común considerar un desarrollo como terminado al subir el software a producción y olvidarse de monitorizar durante un tiempo si efectivamente ese desarrollo soluciona el problema que lo motivó.
  • Mantenimiento y seguimiento de la solución: una causa común del fracaso de implantación de esta metodología es el olvidarse de contar con el impacto que genera el mantenimiento de todos los desarrollos pasados que siguen activos, pues generará un trabajo con el que no se contaba inicialmente y que es prioritario.

AGILIDAD ORGANIZATIVA: UN FACTOR CLAVE PARA EL ÉXITO

La transformación ágil es un proceso que requiere, junto con la tecnología adecuada, la puesta en marcha y funcionamiento al unísono de una serie de engranajes. La combinación de todos ellos es la que ayuda a crear organizaciones mejor preparadas para liderar el cambio y aportar confianza dentro de un mercado cada vez más sometido a la incertidumbre.

Una organización flexible no es aquella que reacciona mejor ante los problemas sino aquella que ha desarrollado la habilidad suficiente para anticiparse y adaptarse al cambio. Es, además, esa organización que se apalanca en su agilidad para estar siempre en continua transformación y crecer a escala.

Con todo, es necesario que antes de que nuestra empresa se embarque en la aventura hacia lo ágil reflexione primero acerca del impacto y consecuencias de esa decisión. Es fundamental, por ejemplo, que piense qué tipo de compañía quiere construir, qué modelo de negocio espera desarrollar y qué cultura aspira a transmitir a sus propios empleados.

La metodología, igual que la tecnología, pueden quedarse obsoletas nada más iniciar su implantación. Lo más complejo es, sin duda, construir un nuevo “mindset” corporativo. Pero, en última instancia, ese será el mejor colchón cuando encontremos las primeras dificultades y la mejor fuente de inspiración para convertir las ideas en resultados cuando nuestra transformación ágil esté ya en marcha.

«Los individuos marcan goles, pero los equipos ganan partidos»

Esta forma de pensar del escritor Zig Ziglar fue el referente para los 17 especialistas en software que en 2001 firmaron en Utah, Estados Unidos, el denominado Manifiesto Agile.

FOOTNOTES

1. McKinsey & Company ‘Cómo crear organizaciones ágiles’.
2. Direcortic: La metodología agile: nuevasformas de trabajo para el desarrollo de proyectos.

Lectura Recomendada

single-image

Webinar: El ABC del Employer Branding

Cada día son más las empresas que consideran a sus profesionales como la mayor fuente de ventaja competitiva. Muchas de ellas abrazan la idea de convertirse en “la mejor empresa para trabajar”.

En este contexto, las empresas tienen que desarrollar nuevos campos y capacidades como es la gestión de una marca atractiva en el mercado laboral y entre los empleados, concepto denominado Employer Branding y entendido como el conjunto de estrategias, políticas, iniciativas y herramientas que se utilizan para posicionar y gestionar la marca corporativa como buen empleador, contribuyendo a la atracción de los mejores profesionales (activos y pasivos), a su retención y compromiso, así como a la reputación de la compañía.

Alfonso Jiménez, socio director de PeopleMatters, se encargó de esta ponencia donde da las claves para definir y consolidar la marca del empleador de una empresa, permitiéndoles convertirse en los empleadores de elección.

Lectura Recomendada

single-image

Las 10 habilidades tecnológicas que están marcando 2019

El lenguaje de programación Solidity, el software Houdini y la seguridad en PHP forman el podio de la lista de 10 habilidades tecnológicas que dominarán 2019

La tecnología es un campo que no deja de evolucionar cada año. La aparición de nuevos lenguajes de programación, softwares y otras herramientas digitales hace cambiar el panorama tecnológico constantemente. Basándose en el análisis de las habilidades de más rápido crecimiento entre las más de 30 millones de personas que están aprendiendo en Udemy, la plataforma de formación online más grande del mundo, estas son las 10 habilidades más candentes en el panorama tecnológico este año:

1. Solidity

Con la tecnología blockchain manteniéndose aún en auge, Solidity se corona como mejor habilidad tecnológica para este 2019. Solidity es un lenguaje de programación para desarrollar contratos inteligentes que se ejecutan en Ethereum, una plataforma pública de blockchain descentralizada utilizada por muchas organizaciones (fue empleada en el proceso de entrega de ayudas a más de 10.000 refugiados sirios por parte de la ONU). Gracias al lenguaje Solidity, se pueden crear contratos inteligentes para usos como la votación o la financiación colectiva.

2. Houdini

Houdini está en su mejor momento en el mundo de la animación en 3D para efectos especiales, videojuegos y películas de éxito. Desarrollado por SideFX, el software Houdini está detrás de todas las películas en busca del premio a los mejores efectos visuales de los Oscar, por lo que no es sorprendente que Houdini sea la segunda habilidad tecnológica más importante en 2019. Houdini está más basada en las matemáticas y la física que las herramientas tradicionales de animación en 3D. Como resultado, Houdini requiere conocimientos fundamentales de programación y algoritmos. Este software, muy utilizado en las animaciones de realidad virtual, permite a los artistas transformar elementos físicos que no son posibles en otro software de animación 3D.

3. Seguridad en PHP

Según W3Techs, el 79% de los sitios web programados del lado del servidor funcionan con el lenguaje PHP, incluidas grandes marcas como Facebook, Wikipedia y Pinterest. Sin embargo, el dominio del mercado de PHP también significa que es más vulnerable a las violaciones de la ciberseguridad, por lo que la seguridad en PHP es la tercera mejor habilidad tecnológica de este 2019 en este ranking.

4. TensorFlow

El aprendizaje automático y las redes neuronales son el músculo detrás de las innovaciones de inteligencia artificial (IA) que revolucionan la tecnología casi a diario. La implementación de modelos de aprendizaje automático solía ser una tarea compleja y difícil que ahora se facilita con la biblioteca de código abierto de TensorFlow, desarrollada por Google. Por ejemplo, TensorFlow puede ejecutar redes neuronales profundas para la clasificación de dígitos escritos a mano, el reconocimiento de imágenes, incrustaciones de palabras y el procesamiento de lenguaje natural.

5. Programación funcional

La programación funcional ha cobrado gran protagonismo últimamente entre los programadores de Javascript. Este tipo de programación, que parecía algo olvidada, lleva algunos años resurgiendo, lo que la convierte en la quinta habilidad ‘tech’ del momento. La programación funcional se basa en el cálculo lambda, que fue desarrollado en la década de 1930 para estudiar funciones computables. Uno de los beneficios de la programación funcional es que la prueba y depuración del código es más fácil con funciones puras.

6. Google Cloud

La tendencia hacia empresas que prefieren proveedores en la nube es innegable. Aunque Amazon sigue siendo el líder del mercado, Google Cloud creció un 76% en 2017 y Azure en un 90%, en comparación con el crecimiento de AWS del 46%. La experiencia de Google le da a sus ofertas en la nube una ventaja en deep learning y big data. Con Google Cloud ganando tanto terreno, no es de extrañar que sea la sexta tecnología para 2019.

7. Alteryx

La ciencia de datos alimentada por la inteligencia artificial y el aprendizaje automático abre nuevas posibilidades en todas las industrias. El último lanzamiento de software de Alteryx en 2018 revoluciona la forma en que se aplica la ciencia de datos en el entorno empresarial, mejorando la forma en que los líderes toman decisiones basadas en datos. Alteryx es una nueva plataforma de aprendizaje de ciencia de datos, nombrada líder en el Cuadrante Mágico de Gartner en 2018.

8. Apache Camel

Apache Camel ayuda a resolver los problemas de integración para los desarrolladores. Las grandes aplicaciones de software empresarial, como la gestión de la cadena de suministro, la gestión de las relaciones con los clientes (CRM), la inteligencia empresarial y los sistemas de recursos humanos, no pueden comunicarse entre sí para compartir datos. Apache Camel puede hacer que el proceso de integración sea mucho más fácil.

9. Fundamentos de la programación

Con la importancia de la programación en aumento en casi todas las áreas, no es sorprendente que las personas busquen mejorar sus conocimientos sobre los fundamentos básicos de la programación, lo que la convierte en nuestra habilidad número 9 para 2019.

10. System Center Configuration Manager

Hace algún tiempo, la seguridad y la administración de TI solían estar aisladas. Con el uso cada vez mayor de múltiples dispositivos y plataformas en el lugar de trabajo, el System Center Configuration Manager de Microsoft proporciona una herramienta única y completa para la administración de TI y la seguridad. Esta infraestructura unificada que permite a los empleados acceder a las aplicaciones corporativas desde cualquier dispositivo que elijan mientras mantienen la seguridad de los datos corporativos cierra la lista de habilidades tecnológicas.

La tecnología no deja de sorprendernos gracias a los avances en Inteligencia Artificial, el aprendizaje automático o los nuevos lenguajes de programación”, asegura Llibert Argerich, Vicepresidente de Marketing de Udemy. “Estar al día sobre estas habilidades que dominan el panorama digital en 2019 requiere de un gran esfuerzo de formación constante por quienes quieren aprenderlas y los cursos online sobre estos conocimientos deben estar a su vez muy actualizados para ser verdaderamente útiles”.

Lectura Recomendada