Buscar Contacto Suscribete al Newsletter
single-image

Neurociencia para empresas antiestrés

En este artículo podrás conocer qué hacen algunas empresas para combatir el estrés de sus colaboradores. #EmpresaSaludable

Los neurocientíficos coinciden -parece que en esto están todos de acuerdo- en que cuando percibimos una amenaza, nuestro cerebro responde en consecuencia. El circuito de amenaza en nuestro cerebro se dispara cuando percibimos un peligro. Ante un incendio, un ataque, un autobús que se nos viene encima… todo nuestro cuerpo se activa: un peligro, una respuesta rápida. Simple y efectivo.

La amígdala, una estructura cerebral clave para sobrevivir, se pone en marcha ante esas situaciones que etiquetamos como peligrosas. Con buen criterio por su parte, envía la orden de que las partes del cuerpo que no son imprescindibles se queden bajo mínimos, lo malo es que entre lo prescindible entiende que está también nuestro neocórtex, responsable del análisis y el razonamiento, de la resolución de problemas, de la creatividad, es el que nos permite pensar, planificar, organizar y tomar decisiones teniendo en cuenta las consecuencias a medio y largo plazo. Secuestro amigdalino, lo llama Daniel Goleman, un nombre impactante para explicar esa situación en la que nuestra capacidad de pensar se ve secuestrada por el estrés y el miedo.

Y resulta que, en los seres humanos, nos basta con la expectativa de que “podría haber un posible peligro”, una situación de amenaza no física en nuestro entorno, para empezar a segregar cortisol (la hormona del estrés) y bloquear nuestra creatividad y nuestra capacidad de pensar.

Los mejores empleadores conocen bien la necesidad de generar entornos antiestrés en los que los profesionales puedan dar lo mejor de sí mismos y no vivan en “secuestro amigdalino”. Las compañías certificadas como Top Employers actúan desde diversos frentes para crear entornos nutritivos y no estresantes. ¿Cómo lo hacen? La neurociencia nos ayuda a descubrir las claves: David Rock, experto en Neuroliderazgo, con su modelo SCARF1 nos enumera cinco situaciones que percibimos como una amenaza y nos generan estrés.

Una de ellas es la incertidumbre, si sentimos seguridad y certeza, nuestros cerebros activan el circuito de recompensa y nos sentimos bien, mientras que la incertidumbre sobre lo que va a ocurrir activa en la amígdala el circuito de amenaza y el miedo.

¿Cómo reducen la incertidumbre las compañías Top Employers? La primera acción en la que coinciden todas es “comunicar, comunicar y comunicar”. De forma transparente y consistente, comunican su estrategia y sus resultados de negocio. Lo hacen dando acceso libre acceso a esa información a través de su intranet (el 95%), pero también mediante reuniones de toda la empresa en su conjunto al menos una vez al año, reforzadas con reuniones itinerantes en las que la dirección se traslada a las distintas sedes, y reuniones en grupos pequeños que, en el 89% de los casos, son al menos 2 veces al año. Información directa y frecuente para potenciar la certidumbre de qué va a ocurrir.

Además, las compañías Top Employers fomentan la interacción, la comunicación bidireccional; los empleados pueden preguntar y dar feedback sobre estos temas, en conversaciones presenciales o virtuales en grupos reducidos con el CEO y la Dirección, pero también a través de foros en la intranet (el 86%) y en las redes sociales internas (el 90%). El 95% de las Top Employers comunica a los empleados, además, cómo afectará la estrategia de negocio a las necesidades de personal a largo plazo. En este sentido, el 68% de ellas lo comunican de forma periódica. Si nos situamos en el conocido Modelo del Análisis Transaccional de las Relaciones 2, son comunicaciones de “Adulto a Adulto”. La compañía no adopta el rol de “Padre” frente a “Niño”, sino de dos “Adultos” que hablan de igual a igual.

Y no se quedan ahí. Las compañías Top Employers también definen y comunican abiertamente sus políticas y procesos de gestión del talento, el qué y el cómo se hacen las cosas aquí. Los empleados conocen también los criterios y el modelo de compensación y beneficios y qué espera la compañía de ellos, porque se comparten de forma abierta los valores y los perfiles de competencias de los puestos.

Respecto a un tema tan relevante como su carrera profesional, los empleados de las compañías certificadas como Top Employers tienen información clara de cómo pueden desarrollarla, accediendo sin trabas a información sobre trayectorias profesionales y planes de desarrollo y, además, en el 98% de las Top Employers, hablan con su jefe del próximo paso en su carrera profesional, con líderes que están formados y entrenados para dar feedback continuo sobre su desempeño a sus colaboradores de forma abierta y constructiva.

Vemos, pues, que, quizá sin ser plenamente conscientes de ello, las mejores organizaciones aplican con éxito en su día a día lo que la neurociencia ha demostrado que son prácticas antiestrés, creando entornos en los que se puede trabajar sin incertidumbre, sin miedo por lo que pueda pasar, permitiendo que se desarrolle el pensamiento creativo y la toma de decisiones con cabeza y corazón, haciendo que el talento encuentre un entorno en el que florecer y dar lo mejor de sí mismo.

Autor: Irene Martínez

Lectura Recomendada

single-image

Cuatro peligros del teletrabajo que pueden transformarse en ventajas

Expertas de la UOC explican cómo las dificultades para poner límites o la sensación de soledad pueden superarse y cambiarse

El teletrabajo es una apuesta que las empresas deben valorar seriamente, como defiende Mar Sabadell-Bosch, profesora de los Estudios de Economía y Empresa de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC). Con todo, tanto esta experta como Eva Rimbau, profesora de los mismos estudios, advierten que las ventajas y los inconvenientes del trabajo a distancia son dos caras de la misma moneda. Por eso, dicen, los departamentos de recursos humanos y los profesionales deben tener claro cómo se transforman en virtudes los siguientes riesgos del teletrabajo:

Dificultades para delimitar el tiempo de trabajo y la desconexión

Trabajar a distancia, sobre todo cuando es desde casa, puede generar situaciones como estar pendiente del trabajo continuamente, alargar el horario laboral o que el entorno cercano del teletrabajador o teletrabajadora le reclame atención concurrente. Estos riesgos se minimizan “si somos conscientes de que el teletrabajo nos permite sincronizar mejor las demandas vitales laborales con las no laborales”, remarca Sabadell-Bosch.

La experta subraya que, “a diferencia de un puesto de trabajo presencial, el teletrabajo permite una adaptación mucho mayor a cada necesidad individual”. Para conseguirlo, dice, no podemos dar por hecho que nuestro entorno (ya sean hijos u otras personas) entiende el teletrabajo por el solo hecho de existir. “Cuando trabajamos a distancia tenemos que adoptar este rol y nos hace falta informar y educar”, advierte. Así mismo, para evitar trabajar demasiadas horas, la profesora de la UOC considera prioritario “hacer el trabajo previo de organizarse y gestionar el tiempo del que se dispone” y no sobreentender que hay tiempo para todo. La digitalización, dice, facilita la permeabilidad de los límites y debemos asegurar la desconexión para contrarrestarlo.

Precisamente en cuanto a las horas de trabajo, la polémica nueva ley del registro de jornada también obliga a los teletrabajadores y teletrabajadoras a dejar constancia de sus horarios laborales. Para Rimbau, si bien esta medida puede ayudar a poner límites a las personas que trabajan a distancia, quienes lo hacen para adaptar los tempos laborales a su estilo de vida o a las responsabilidades familiares tendrán dificultades para cumplirla. “Cuando se hace un horario fijo, la supervisión es más sencilla, pero cuando es el propio trabajador o trabajadora quien prefiere ir trabajando a lo largo de todo el día, incluso en momentos supuestamente fuera del horario laboral, el control se complica”, advierte.

Sensación de soledad y de falta de vínculos con los compañeros

El contacto cara a cara, mientras se trabaja o en momentos de distensión, genera vínculos con los compañeros de trabajo y los responsables de los equipos. «Si no estás nunca, es fácil que te sientas aislado y, como no eres visible, es posible que los compañeros consideren que no contribuyes como ellos a los objetivos compartidos», indica Sabadell-Bosch.
En este sentido, propone regular la intensidad del trabajo a distancia: “Si de cinco días teletrabajas dos o tres, es probable que tu percepción de autonomía en el trabajo y de conciliación de vida sea positiva, y que la calidad de las relaciones profesionales no resulte perjudicada”. Además, indica, los encuentros presenciales reforzarán los vínculos con los compañeros en paralelo a las videoconferencias o la conexión permanente mediante las redes sociales.

En cuanto a los jefes, Sabadell-Bosch explica que “varios estudios apuntan a que la sensación de pérdida de control sobre los miembros del equipo desaparece si el teletrabajo no se improvisa, sino que es una herramienta bien diseñada”. Por eso, dice, los responsables de los equipos deben acompañar e informar a los profesionales aunque no estén presentes. “El teletrabajo se basa en una relación de confianza y representa un cambio cultural”, resume. En este sentido, Rimbau coincide en que es necesario que las empresas “instauren una cultura de responsabilidad basada en los resultados y el cumplimiento de objetivos”.

Sensación de falta de apoyo por parte de la empresa

Sabadell-Bosch explica que el teletrabajo no puede estar motivado principalmente por la voluntad de reducir costes por parte de la empresa. De todas formas, dice, “seguramente para el trabajador o trabajadora lo más importante no es si cuenta con un aparato como el teléfono o el ordenador de la empresa, sino que la organización le garantice la privacidad, todo el apoyo tecnológico y la seguridad de los datos que gestione”. “Si las empresas se dotan de buenos sistemas informáticos que permiten trabajar desde cualquier lugar y el trabajo que se hace cuando se teletrabaja implica creatividad, entonces la productividad del trabajador o trabajadora aumenta”, apunta en este sentido Rimbau.

En el teletrabajo, insisten las expertas, las empresas no pueden improvisar y los departamentos de gestión de personas deben hacer cambios importantes para poder implantarlo. Sabadell-Bosch y Rimbau recomiendan que se ofrezcan formaciones sobre cómo se gestiona y se planifica el tiempo y cómo deben ponerse límites. Finalmente, proponen evaluar todas las acciones y los procedimientos que se lleven a cabo para ir perfilando el modelo de teletrabajo más adecuado en cada caso.

Sedentarismo, tendencia al tabaquismo o a picar entre horas

Sabadell-Bosch admite que trabajar desde casa o a distancia puede fomentar estos hábitos, pero recuerda que “hay que ser conscientes de que teletrabajar supone ganar un tiempo que puede usarse para fomentar la propia salud”. “Teletrabajar no significa que estarás en casa todo el rato en una silla, sino que puedes organizar tu vida de otro modo”, insiste. De hecho, según explica Rimbau, los estudios indican que el teletrabajo reduce las distracciones, a pesar de que en casa “puede haber “tentaciones”, pero debe tenerse en cuenta la capacidad propia del trabajador o trabajadora para autorregularse”.

La clave: tres percepciones

Para Sabadell-Bosch, las personas nos sentimos satisfechas con el puesto de trabajo cuando tenemos tres percepciones básicas. La primera es la percepción de autonomía, que se produce cuando “tienes margen para organizarte, tomar decisiones y sentirte útil”. La segunda, la percepción de que concilias los distintos ámbitos de tu vida y que el trabajo no es una traba. Y la tercera, la percepción de que las relaciones con los jefes y los compañeros de trabajo son buenas. Todo ello, dice, es más decisivo que el salario.

Por eso, el teletrabajo debe verse “como una oportunidad estratégica para retener talento, para que las personas puedan ser productivas y aportar valor a la empresa”, dice la profesora de la UOC. Los profesionales, concluye, “aportan valor cuando el contexto los ayuda a sentirse mejor. Y precisamente el teletrabajo, si convertimos los riesgos en ventajas, te permite tener la percepción de que el trabajo se adapta mejor a tus necesidades vitales y sentirte mejor”.

Lectura Recomendada

single-image

¿Cómo modernizar la Experiencia de Cliente desde las empresas?

Si las empresas no quieren quedarse atrás con respecto a sus competidores y dar la talla de cara a sus clientes, la forma en que hacen negocio debe avanzar a medida que lo hace la transformación digital. El cliente busca una empresa que, además de servicios que se dan por descontado, pueda ofrecerle el valor añadido de la mejor experiencia.

En este sentido, las empresas deben redoblar su esfuerzo por entablar relaciones más fuertes a través de su propia marca. Por supuesto, esto requiere un cambio en la cultura y filosofía corporativas, lo que lleva tiempo y la implicación de todos, incluidos los más altos cargos de las empresas.

El primer paso consiste en crear una cultura que se centre en las cambiantes necesidades de los clientes. Las nuevas experiencias que éstos esperan de la marca son la oportunidad perfecta para forjar una relación mucho más fuerte, proceso en el que juega un papel importante la construcción de una marca con vistas al futuro.

La ‘Radiografía de la Pyme 2018’ de Sage concluye que las pequeñas y medianas empresas dan una importancia de 7,8 puntos sobre 10 a la captación de clientes, aunque no ven en la digitalización uno de los principales métodos para la captación y retención de clientes, a través de la mejora de su experiencia de cliente, ya que sólo un 18% considera que su uso mejorará estos indicadores.

Por su parte, según un estudio de Salesforce, el 81% de compradores opina que la experiencia que ofrece una compañía es tan importante como sus productos y servicios.

Teniendo en cuenta este contexto, Sage destaca los cuatro vectores para el desarrollo estratégico de la experiencia de cliente en las empresas:

  1. En la diversidad está la riqueza. Cuanto mayor sea el rango de aptitudes del equipo, más fuerte será la relación con el cliente y mejor se cubrirán sus necesidades. Es necesario ir más allá de la combinación profesional tradicional para un proyecto determinado y apostar por creativos, comunicadores fuertes, innovadores duchos en tecnología y project managers.
  2. Entender el viaje del cliente. La experiencia demuestra que la gran mayoría de clientes espera de sus proveedores mucho más en términos de servicios y recursos que hace cinco años. En lugar de centrarse en su objetivo de negocio, las empresas deberían ahondar en la importancia de comprender el viaje y proyección de cada cliente, fomentando la confianza mutua y estableciendo una comunicación continua.
  3. Personaliza al milímetro. El cliente de hoy quiere tener la posibilidad de elegir los servicios que recibirá, así como el momento en que le serán accesibles. Creando distintos paquetes de servicios según la facturación del cliente, cada proyecto potencial puede traducirse en un servicio personalizado y una experiencia mejorada.
  4. Calidad antes que cantidad. Es imprescindible una cultura de trabajo centrada en la eficiencia, modernizando y automatizando esos procesos que, desde siempre, han consumido demasiado tiempo. Para una verdadera transformación de los servicios, es imprescindible priorizar la calidad del trabajo y el valor que se extrae de él, antes que el simple número de horas invertidas en el proyecto.

La clave de la construcción y duración de relaciones fuertes con el cliente recae en prepararse para el cambio constante. Las necesidades cambian cada día, y esto no supone siempre un problema. Para asegurar un largo camino juntos, es necesario consultar con clientes y empleados de forma regular qué relaciones hay que redefinir para ponerse al día de las nuevas necesidades. Sea cual sea la tipología del servicio que ofreces, la experiencia del cliente es lo que puede diferenciarte del grupo, afirma Jennifer Warawa, Vice President de Partners, Accountants and Alliances en Sage.

Lectura Recomendada

single-image

Claves para fomentar el ‘Home Feeling’ en el lugar de trabajo

Ideas para incorporar en el Diseño de Empresa Saludable

Desde la implementación del teletrabajo a la flexibilidad horaria, pasando por cuestiones más relacionados con el confort, como la habilitación de zonas de esparcimiento: las oficinas buscan que los trabajadores se sientan ‘como en casa’.

Cada vez más empresas se enfrentan al problema de los altos índices de rotación de los trabajadores, especialmente en la generación millennial. La retención del talento y la motivación de los trabajadores son los grandes retos a los que se enfrentan las compañías y la última tendencia para lograrlo es aplicar a los lugares de trabajo lo que se denomina ‘Home Feeling’ que, como su propio nombre indica, busca que el trabajador se sienta como en su casa.

Edificio Cuzco IV, el icónico edificio en pleno distrito financiero de Madrid, expone las claves para fomentar el Home Feeling en el lugar de trabajo. Lo hace además desde la experiencia, puesto que el edificio fue pionero en la implementación de medidas para la retención del talento de los trabajadores.

No hemos de olvidar que el espacio de trabajo es el lugar en el que pasamos la mayor parte de nuestro tiempo, por eso estar cómodo en él es una necesidad.

Al hablar de ‘Home Feeling’ no nos referimos a ir descalzos y en pijama por la oficina, sino a una serie de medidas que permitan a los trabajadores mejorar su confort en sus lugares de trabajo, lo que repercutirá además en una mejora de la productividad y, en última instancia, ayudará a las compañías a retener talento. Estas medidas se pueden sintetizar en 3 grandes apartados.

En primer lugar, estarían la implementación de programas que permiten compaginar la vida personal y profesional. Es decir, medidas como el teletrabajo o fórmulas de flexibilidad horaria que permitan a los trabajadores la ardua tarea de conciliar trabajo con vida personal. En definitiva, para que los trabajadores se sientan como en casa, nada mejor que permitirles trabajar cuando lo necesiten desde sus hogares.

En segundo lugar, cuestiones más relacionadas con el confort en la oficina. Cada vez más oficinas habilitan espacios destinados al esparcimiento de los trabajadores (sofás, butacas, zonas de coworking en zonas comunes…) y la implementación de servicios ajenos a la actividad laboral (zonas para practicar deporte, servicio de lavandería…).

En este sentido, Edificio Cuzco IV ha puesto en marcha Espacio C4. Bajo la premisa “Cuidamos tu Talento”, se trata de una iniciativa única y pionera destinada a ofrecer a las empresas inquilinas y empleados un área de más de 1.300 m2 destinada a mejorar la experiencia de trabajo en el edificio a través de un amplio abanico de nuevos servicios: pilates, ejercicios hipopresivos, servicio de fisioterapia o lavandería.

Por último, implementar otras medidas que permitan a los trabajadores sentirse como en casa, como por ejemplo dar la opción a los trabajadores de comer como en casa, con opciones caseras dentro de los restaurantes o habilitar comedores preparados para los trabajadores puedan llevar y calentar o cocinar su propia comida.

Lectura Recomendada

single-image

10 pasos para desarrollar tu liderazgo

Durante más de un siglo, los científicos sociales han estudiado el liderazgo y lo que hace que los líderes sean efectivos. Como resultado, conocemos las competencias críticas de liderazgo que pueden convertirte en un líder de éxito.

Según Ronald E. Riggio, -director de Kravis Leadership Institute de Claremont McKenna College-, estos son los diez pasos para desarrollar tus principales competencias de liderazgo:

1. Motívate para desarrollar tus competencias

Para convertirte en un líder eficaz, debes tener la motivación y el impulso para desarrollarte. Usamos el término “preparación para el desarrollo”. Y eso significa: ¿estás listo para trabajar duro para desarrollar tus competencias de liderazgo?, ¿eres capaz de tomar una crítica constructiva en un esfuerzo por mejorar?, ¿estás dispuesto a renunciar a estrategias antiguas e ineficaces y probar otras nuevas? Si respondiste que “sí” a todas estas preguntas, tienes la motivación para desarrollar tus competencias de liderazgo.

2. Evalúa tus fortalezas actuales y tus necesidades de desarrollo

Todos los programas de desarrollo necesitan un punto de partida. Comenzamos con una evaluación de tus fortalezas actuales y áreas que necesitas mejorar. Participar en la autorreflexión. ¿En qué eres bueno? También, puedes obtener comentarios sobre las fortalezas de tu liderazgo y las necesidades de desarrollo al preguntar a tus compañeros de trabajo sobre tus colaboradores, tus compañeros y tus superiores. En las organizaciones, recibir comentarios de todas las “direcciones” se refiere a la retroalimentación de 360° y es una parte importante de la mayoría de los programas de desarrollo de líderes. La ventaja es que puedes obtener información de quienes te rodean y que te ven en diferentes roles y desde diferentes perspectivas.

3. Las competencias principales que los líderes más a menudo necesitan

El liderazgo ha sido estudiado durante más de un siglo. Sabemos qué competencias necesitan los líderes para ser efectivos. En resumen, el líder debe ser inteligente emocionalmente y tener el carácter adecuado para dirigir con eficacia. Cada una de estas competencias puede desarrollarse, pero todas requieren un trabajo arduo. Hemos aprendido mucho sobre lo que sucede si te falta un área de las competencias básicas mediante el estudio del liderazgo fallido. A veces, los líderes solo toman malas decisiones.

A veces, los líderes fallan porque carecen de empatía y pierden el apoyo de sus seguidores.

Estas son las tres áreas de competencias centrales:

4. Desarrollar habilidades cognitivas y sociales

Los líderes efectivos deben ser inteligentes. Eso no significa que tienes que tener un coeficiente de inteligencia súper alto, pero sí significa que debes saber lo que estás haciendo y cómo tomar las decisiones correctas. Aprende sobre tu negocio y sobre tu equipo de trabajo. Aprende a recopilar y analizar datos para informar las decisiones. Se “socialmente inteligente”, aprendiendo a ser discreto en las comunicaciones y viendo las cosas desde las perspectivas de los demás. Aprende cómo solicitar información valiosa de tu equipo de trabajo, compañeros y mentores.

5. Desarrollar habilidades emocionales

No es suficiente ser simplemente inteligente. Un buen líder, también, necesita ser emocionalmente inteligente. La inteligencia emocional es la capacidad de leer las emociones de los demás: saber cuándo están felices o disgustados con lo que estás diciendo o haciendo. También, se trata de aprender a controlar tus propias expresiones emocionales: no actuar con ira y mantener el estrés bajo control.

6. Desarrollar tu carácter

Los líderes pueden ser inteligentes y competentes, pero todo es en vano si el líder no tiene la capacidad de hacer lo correcto. El carácter es críticamente importante para mantener a un líder en el camino correcto. Un modelo bien probado para el desarrollo del carácter del líder es enfocarse en las 4 virtudes cardinales:

• Justicia: ser justo en su tratamiento de los demás.
• Templanza: regula tus emociones y pasiones.
• Prudencia: ser sabio y considerar los puntos de vista de los demás.
• Fortaleza o coraje: tener el coraje de hacer lo correcto, tomar riesgos calculados y estar dispuesto a arriesgar su carrera en lugar de hacer algo no ético.

7. Establece buenos objetivos de desarrollo

Independientemente de las competencias que intentas desarrollar, es importante establecer buenos objetivos de desarrollo. El acrónimo SMART es la guía para establecer objetivos. Los objetivos deben ser:

• Específicos: saber exactamente a qué competencia te diriges para tu desarrollo.
• Mensurables: descubre cómo evaluar la mejora.
• Alcanzables: no establezcas metas tan altas que te frustren.
• Realistas: del mismo modo, no hagas los objetivos demasiado fáciles para que no exista desafío.
• Oportunas: establece un marco de tiempo específico para desarrollar las competencias de liderazgo.

8. Obtén comentarios

Es sumamente importante que recibas comentarios durante todo el proceso de desarrollo de tus competencias. Tener un mentor o entrenador que te dé retroalimentación honesta y constructiva en tu estrategia. Si te unes con un compañero que, también, está trabajando en el desarrollo del liderazgo, os daréis retroalimentación mutua. Otra estrategia es preguntar en tus informes directos si has notado mejoría. Usa los errores como una herramienta de aprendizaje para desarrollar aún más tus competencias de liderazgo.

9. Recompénsate

El desarrollo del liderazgo es un trabajo duro. Por lo tanto, es muy importante que te tomes un tiempo para recompensarte por mejorar. Celebra incluso las pequeñas “victorias” y mejoras.

10. Mejora continua

Desarrollar competencias de liderazgo no es un evento de una sola vez. Es un programa continuo de mejora. Recuerda que el liderazgo es un viaje y no un destino.

Artículo escrito por Antonio Peñalver, socio director de People First Consultingen su blog.

Lectura Recomendada

single-image

El 75% de las empresas ofrecerá un modelo de suscripción tipo Netflix en 2023.

Scopen hace una serie de predicciones sobre las 7 tendencias que afectarán al futuro de la industria del marketing y la comunicación con el comienzo de la nueva década.

Muchos son los cambios provocados por la tecnología; crean nuevas actitudes, formas de pensar, de vivir y de consumir. Ante esta situación, es importante que tanto empresas como consumidores comiencen a ser conscientes de cómo va a ser la nueva forma de comprar y de vender, en esta nueva década.

Por eso, desde la consultora de marketing y publicidad Scopen se han atrevido a predecir cuáles serán las siete tendencias que dominarán el sector del marketing y la comunicación para la década del 2020.

Los modelos de suscripción serán la norma

Compañías como Spotify y Netflix han democratizado el modelo de suscripción, un sistema que está cambiando la forma en la que se consumen productos y servicios. De hecho, la economía de las suscripciones ha crecido más de un 300% en los últimos 7 años. Basándose en esos datos, el 75% de las organizaciones que venden directamente a los consumidores ofrecerán servicios de suscripción en 2023. A raíz de estos datos, no es de extrañar que cada vez sean más las personas que deciden alquilar servicios en vez de comprarlos. Un modelo que no es nuevo pero que cada vez está más implementado en sectores como la moda, la alimentación, la música o incluso los procesos industriales.

La personalización predictiva para luchar contra la saturación de Internet

Durante esta última década la sociedad ha recibido multitud de servicios, plataformas y formatos que han cambiado la forma que se consume. Sin embargo, esta situación también ha aumentado la saturación publicitaria, acrecentando la tendencia a la desintoxicación o desconexión digital. No en vano, casi 2 de cada 3 personas afirma “sentirse perseguido” por los anuncios en Internet, según la encuesta del 21er estudio de Navegantes, y cada vez es mayor el número de personas que utilizan adblocking en el navegador (más de 400M en todo el mundo).

De igual manera, esta es una realidad palpable en la generación Z, que son los consumidores más exigentes hasta el punto de que el 67% considera que los sitios web deben saber que están buscando y un 40% dejaría de visitar uno si no anticipa lo que necesita, le gusta o quiere. Sin duda, una situación que provocará que la implementación de la inteligencia artificial y el machine learning sea esencial para aplicar personalización predictiva.

El reinado de los asistentes de voz

Los asistentes de voz son la tecnología vinculada al consumidor que más crece desde los smartphones. De hecho, según un estudio reciente de Juniper Research, el número de asistentes de voz se triplicará de aquí a 2023. Distribuyéndose alrededor de 8.000 millones de dispositivos en todo el mundo (habrá más asistentes de voz que personas hay en el mundo). Todo esto cambiará la forma en la que se consume la publicidad y también la forma en la que compran los consumidores. Y por supuesto, la publicidad tendrá que ser personalizada, en tiempo real, con capacidad de combinar miles de variables para poder interactuar con usuarios reales durante el proceso de relación con el dispositivo por voz.

La conciencia empresarial o el efecto Greta Thunberg

Los consumidores confían en las compañías que contribuyen a mejorar el mundo, defienden las economías circulares, provocando cambios en cómo las compañías hacen negocios. Según Accenture, el 62% de los consumidores quieren que las empresas adopten una postura sobre temas actuales y relevantes como la sostenibilidad, la transparencia y las prácticas de empleo justas. Ante esta situación, las marcas tendrán que incluir en sus estrategias planes que favorezcan la conservación del planeta, la transparencia económica y en la relación, así como mostrar interés por el bien de la comunidad.

El asentamiento del marketing experiencial

Los medios tradicionales han dejado de ser recurridos por muchos cosumidores. Los usuarios pasan menos tiempo viendo publicidad o son más inmunes por el exceso de ésta. Por eso, una de las maneras más eficaces es impactar a través de la experiencia, de la relación, implicar, involucrar. De hecho, un Estudio revela que un 72% de los millennials prefiere gastar dinero en experiencias antes que en productos materiales. Sin duda, los consumidores son más impredecibles y menos fieles a las marcas, y necesitan tener una serie de sentimientos por las marcas que consumen.

Nuevos perfiles profesionales

El marketing y la comunicación están cambiando y seguirán haciéndolo debido la forma en la que los consumidores compran y se relacionan con las marcas. La cual es diferente y está muy determinada por los avances tecnológicos. Por esta razón, las empresas de marketing y comunicación, así como los propios departamentos de las empresas se tendrán que adaptar, creando nuevos tipos de perfiles profesionales. De hecho, el 72% de las agencias digitales de todo el mundo afirman que el análisis de datos es la habilidad técnica que más se necesitará dentro de dos años, ganando peso los project managers en detrimento de los responsables de innovación.

La creatividad, clave para la rentabilidad

La credibilidad de las marcas ha caído durante la última década, repercutiendo directamente sobre su cuenta de resultados. Los McKinsey’s Award Creativity Score, que miden el número de Leones de Cannes ganados, afirman que el 67% de las empresas que obtienen una puntuación superior a 7.5 tienen un crecimiento orgánico de los ingresos superior a la media. Ante esta situación, la creatividad, los insights y el storytelling vuelven a coger un valor fundamental con el objetivo de construir una marca relevante. Ante el exceso de información, el consumidor necesita creer en las marcas para poder tomar decisiones acertadas.

Lectura Recomendada

single-image

La Inteligencia Artificial se impondrá en 2020 en los programas formativos empresariales

El desarrollo y aplicación de la Inteligencia Artificial (IA) ha redefinido la estrategia de las empresas en todos los sectores. Actualmente son pocas las compañías que, de una u otra manera, no aplican ya esta tecnología en sus métodos de trabajo o en sus diferentes departamentos.

De este modo, cada día se empieza a valorar más sus ventajas a la hora de impulsar la eficiencia y la efectividad de los procesos llevados a cabo por sus profesionales, ya que la IA les permite el reconocimiento de modelos y el procesamiento de datos en un tiempo significativamente inferior.El informe ‘Tendencias en el entorno laboral 2020: las habilidades del futuro’, elaborado por Udemy for Business, el producto de Udemy para aprender destinado a entornos laborales, destaca que la IA se convertirá en una de las herramientas que más se desarrollará y ayudará a los profesionales en 2020. Su aplicación ya ha llegado a sectores como el marketing, permitiendo analizar el comportamiento de los consumidores para adaptar sus campañas a las preferencias de los mismos, o a los equipos financieros, que por ejemplo ya pueden reducir los costos de transporte gracias a su aplicación. En cualquier caso, podemos considerar infinitos los métodos de aplicación de la IA en las empresas.

El sector de los bienes de consumo es el que más apostará por las habilidades relacionadas con la Inteligencia Artificial en 2020

Aunque esta tecnología pueda ser novedosa, su llegada y evolución no se ha producido de un día para otro. Entre las 10 habilidades más aprendidas en Udemy durante el último trienio (2016-2019) se encuentran OpenCV, la biblioteca libre de visión artificial originalmente desarrollada por Intel, y las redes neuronales artificiales, que imitan el proceso neuronal humano; ambas con un gran impacto en el desarrollo y evolución de técnicas de IA.

¿Qué opinan los profesionales de la IA?

Los equipos de desarrollo y liderazgo de las empresas han decidido apostar por la IA y la investigación impulsada por Udemy for Business señala que el 35% de los responsables de dichos equipos la incluye entre las 10 habilidades tecnológicas sobre las que habría que formar a sus profesionales en 2020. Cuestionados sobre cómo ven los empleados la automatización y las tecnologías disruptivas, como la IA, se evidencia una visión más positiva de su aplicación en los puestos de trabajo y únicamente el 12% considera que podría provocar la pérdida de su empleo. En el otro lado de la balanza, el 29% reconoce estar ilusionado por aprender habilidades de este tipo que le permitan desempeñar nuevos roles en su sector.

Las habilidades relacionadas con el desarrollo de Inteligencia Artificial se han situado entre las más demandadas en el último trienio

Una de las firmas que ha apostado por la IA es Publicis Sapient. La compañía dedicada a la transformación de negocios digitales cuenta ya con una academia de IA para todos sus profesionales, que verán actualizados sus conocimientos en una materia que puede ser utilizada y desarrollada en diversas líneas de negocio.

Las empresas se convierten en recolectoras de datos

La IA no puede trabajar sin datos sobre los que realizar cálculos y, por ello, las empresas están centrando sus esfuerzos en la recopilación de estos. Para obtener toda esta información, las compañías han comenzado a impulsar las habilidades tecnológicas de sus empleados formándolos en algoritmos, Deep Learning o automatización; la aplicación de estas capacidades permite posteriormente el desarrollo de procesos de IA.

Uno de los sectores que apostará por la IA en 2020 será el de los bienes de consumo. Según el mismo informe, entre las 10 habilidades tecnológicas que más rápido se desarrollarán en 2020 están el aprendizaje de algoritmos para su aplicación en IA y el procesamiento de lenguaje natural; las cuales se encuentran en el primer y octavo puesto, respectivamente.

Los profesionales a nivel global ven como un aliado el desarrollo de las tecnologías disruptivas, como la Inteligencia Artificial, y sólo un 12% considera que podría perder su empleo por su desarrollo

Si quieres reinventar la capacitación o mejor dicho el aprendizaje y el desarrollo para descubrir el potencial de tus colaboradores contacta en Chile a los especialista en Inteligencia Artificial en materia de Gestión de Personas. Haz click aquí.

Lectura Recomendada