Buscar Contacto Suscribete al Newsletter
single-image

Preséntate a los VII Premios Internacionales Empresa Saludable

Tiempo de lectura: 2 minutos

Ya está abierto el plazo para presentar candidaturas a los VII Premios Internacionales Empresa Saludable, una iniciativa que organiza ORH-Observatorio de Recursos Humanos y que a lo largo de su trayectoria ha logrado consolidar su valor gracias al apoyo de las instituciones públicas y privadas que garantizan la rigurosidad de los criterio de evaluación.

Todas las empresas interesadas pueden subir su documentación a la web www.premiosempresasaludable.com Desde el pasado año, la iniciativa ha adquirido un carácter internacional con su extensión a Latinoamérica, siendo Chile el país desde el cual se está pilotando la expansión internacional. Allí, ORH Chile ha creado la primera Comunidad Latinoamericana de Empresas Saludables con más de 50 organizaciones adheridas, que se suman a las 1.200 empresas que han participado en la convocatoria a lo largo de los cinco años que se viene celebrando en España.

La VII edición de estos premios se convoca para 6 categorías a las que podrán concurrir las empresas que cumplan los requisitos contemplados en las bases de la convocatoria:

*GRAN EMPRESA
*PYME
*COMMUNITY
*MIND
*BODY
*JOB

Al igual que en años anteriores, el jurado que valorará las candidaturas es multidisciplinar, institucional y experto en los diferentes ámbitos de conocimiento que confluyen en la materia a evaluar. Así, entre ellos se encuentran organizaciones como el Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo, el Instituto Regional de Seguridad y Salud en el Trabajo, Aenor, Fundación MásFamilia, Asociación Centro de RRHH, Fundación MásHumano, UAM y el Colegio de Psicólogos de Madrid.

Además de ser un reconocimiento a las mejores prácticas, los Premios Empresa Saludable ofrecen un espacio de aprendizaje que permite ofrecer a los participantes un benchmark personalizado a través de informes de posicionamiento que se proporcionan a todos los participantes.

IMPULSORES CHILE Y LATAM

 

Lectura Recomendada

single-image

Cómo puede el orden mejorar tu rendimiento profesional

Tiempo de lectura: 3 minutos
El desorden tiene efectos negativos en nuestro entorno y en el trabajo puede afectar al bienestar profesional y ser una fuente de estrés laboral.

 

El entorno de trabajo influye en nuestra conciencia, en las emociones y en la propia conducta, todo ello afecta a la toma de decisiones y a las relaciones con los demás. Espacios de trabajo desordenados pueden causar efectos negativos sobre nuestro estrés, así como en la capacidad de concentrarse, disminuyendo la productividad e incluso modificando el sueño. No es preciso disponer de un espacio impecable, no hay que confundir bienestar con obsesión, cualquier extremo es peligroso. Es evidente que preocuparnos excesivamente por el desorden puede volvernos exigentes y neuróticos.

En respuesta a esta evidencia, desde Bissell saben que mantener una oficina limpia es un trabajo extra y por ello, es importante saber gestionar bien el tiempo y ser eficientes durante el proceso. La organización que tengamos en el espacio de trabajo además de hacerlo seguro también influye en nuestro estado anímico y en nuestra forma de trabajar. Es una realidad que uno se siente mejor cuando las cosas están ordenadas. Una oficina limpia y cuidadosa hace que tengamos una vida laboral productiva y organizada, ese es el primer paso para tener éxito profesional.

El orden es todo aquello que funciona de una definida forma, es decir, es la organización de esos elementos en ese espacio en concreto”, comenta Gerardo Montoiro, gerente de Bissell en España. “Cada uno gestiona su espacio de trabajo de forma diferente, dentro de nuestro orden tenemos nuestro desorden”, insiste.

No es necesario realizar un Marie Kondo en la oficina, tan solo hay que poner en orden cada cosa, en lugar de acumular, es mejor tirar lo que no sirve y organizar y clasificar el resto. Almacenar objetos que no se necesitan impiden avanzar en la organización. Las principales pautas para comenzar este proceso es ordenar casi diariamente, evitar la acumulación de papeles y establecer un día para esa limpieza más general y exhaustiva.

Tal y como destacan desde Bissell, el principal beneficio de limpiar tu lugar de trabajo es que también estás limpiando tu mente, saneas tu entorno y mejora la productividad.

Beneficios de tener un espacio de trabajo ordenado y limpio

1. Aumenta la creatividad

La creatividad necesita de un clima especial, tener una mente despejada y trabajar en un espacio tranquilo y cómodo. Por eso, el orden aviva la creatividad.

2. Fomenta la productividad

El rendimiento en el trabajo es muy importante ya que cuando más productivo eres, mejor te sientes. Disponer de un espacio de trabajo ordenado también proporciona que ganes en concentración y eso, se traslade en productividad y efectividad.

3. Adiós distracciones

Una mesa ordenada te proporciona concentración y efectividad, de un solo vistazo se puede encontrar cualquier cosa que requieras y tan solo por tenerla ordenada hace que no haya nada que te saque de tu concentración.

4. Reduce el estrés

Disponer de una oficina organizada disminuye la ansiedad y el estrés ya que el orden ayuda a ser más conscientes y más agradables, es evidente que hay una relación clara entre el estado de ánimo con el orden de nuestra vida.

5. Mejora la salud

Una limpieza constante del espacio de trabajo ayuda a prevenir y mejorar la salud, la suciedad es el hogar favorito para los gérmenes y bacterias.

Para Bissell cada persona es distinta y con hábitos diferentes pero lo importante es encontrar el equilibrio y disfrutar de una vida laboral sana.

Lectura Recomendada

single-image

¿Qué son los programas de asistencia para empleados o “Employee Assistance Program”?

Tiempo de lectura: 4 minutos

El mercado laboral está evolucionando mucho con el tiempo y, por lo tanto, los beneficios que se le ofrecen al empleado para una mayor satisfacción laboral y, por ende, un mayor compromiso y productividad en la empresa.

Ya no basta con los beneficios laborales que se ofrecían antes como un salario competitivo o una buena proyección profesional, sino que debemos tener en cuenta la satisfacción en el puesto de trabajo a todos los niveles, donde entran en juego otros muchos factores, entre ellos, el salario emocional.

Dentro del salario emocional se encuentran otro tipo de beneficios como, por ejemplo, el de un horario flexible, formación pagada por la empresa, espacios abiertos que favorezcan el trabajo en equipo, etc.

Uno de los beneficios que estaría dentro de ese marco de salario emocional son los programas de asistencia para empleados, o también conocidos como “Employee Assistance Program”.

¿Qué es el Employee Assistance Program?

¿Quién no ha afrontado un problema personal alguna vez y ha tenido que pasar por un mal trago en cierto momento de su vida? Seguramente que todos nosotros.
Cuando estamos pasando por estos momentos de dificultad en los que se dan este tipo de problemáticas y en los que no se rinde en el trabajo como se debería, ahora, se puede hacer frente a ellos gracias a los programas de asistencia para empleados o EAP (Employee Assistance Program).

Son herramientas que ciertas empresas ponen a disposición de sus empleados para ayudarlos a manejar situaciones personales difíciles que tienen consecuencias psicológicas negativas, asesorando y orientando en todo momento al empleado con el objetivo de mejorar la conciliación laboral y personal y, por tanto, mejorando su calidad de vida al mismo tiempo.
Este tipo de programas, ofrecen desde asistencia psicológica hasta apoyo legal y financiero. La ayuda en situaciones traumáticas o crisis emocionales es la más común, para solucionar problemas como el estrés, situaciones sentimentales complicadas, períodos de ansiedad o depresiones.
Esto también ayudará a los empleados a saber resolver o enfrentarse a ciertas situaciones bajo presión o estrés laboral creado por las mismas tareas, pudiendo ser más efectivos y productivos en el trabajo.

Beneficios de este tipo de programas

Los beneficios que se pueden obtener, tanto para la empresa como para el empleado, a través de estos programas son algunos como:

● Una buena conciliación personal y laboral.
● Mejora del ambiente en el trabajo.
● Aumento del compromiso y la productividad.
● Mejora de salud de los empleados, contribuyendo, así, a crear un buen entorno o una empresa saludable.
● Buen manejo del estrés y situaciones bajo presión por parte de los empleados.
● Apoyo al resto de los empleados y a los directivos de la empresa.
● Integración e inclusión de todos los miembros de la empresa.
● Mejora de la imagen de la empresa, convirtiéndola en una empresa responsable y comprometida con sus trabajadores.

Con este tipo de programa, se ayudará a todos los empleados de la empresa, tanto a los que estén pasando por alguna situación complicada como a los que no, mejorando el compromiso de todos ellos y propiciando un buen ambiente laboral en el que se ayuda a combatir los problemas en el lugar de trabajo.

Problemas que se tratan con los “EAP”

Como veíamos antes, los problemas a tratar son diversos. Las principales áreas en las que trabajan los “EAP” son los siguientes:

1. Problemáticas en el lugar de trabajo: En diversas ocasiones los empleados pueden enfrentar situaciones complicadas en el lugar de trabajo, situaciones que son difíciles de afrontar debido a las exigencias del puesto o diferentes problemas que pueden surgir con otros compañeros de trabajo.

2. Gestión del estrés: El estrés es uno de los problemas más frecuentes, dándose en todo tipo de edades provocando desgastes físicos y psicológicos. A través de este tipo de programas, se ayuda al trabajador a que disponga de todas las herramientas para controlarlo, pueda comenzar a estar en equilibrio y, por lo tanto, aumente su productividad.

3. Problemáticas en la vida personal: Los problemas o preocupaciones que se tengan en el día a día o en casa pueden acabar afectando al trabajo. Conflictos familiares, decesos, enfermedades propias o de algún familiar, mudanzas y otros problemas de diversa índole, causan inestabilidad laboral.

4. Ingestión de algún tipo de sustancia tóxica: En menor medida, pero no por ello menos importante, a veces el consumo de sustancias como las drogas, tabaco o alcohol en exceso puede acabar provocando problemas de conducta o incapacidad de desarrollar las funciones del puesto de trabajo como es debido.

Confidencialidad como eje principal

La confidencialidad a la hora de poner en marcha este tipo de programas es fundamental, ya que, así los empleados que requieran este tipo de ayudas podrán sentirse seguros y protegidos de cualquier ataque o rechazo que pudiese haber contra ellos. La confidencialidad tiene que darse de manera transversal en la empresa, es decir, no debe notificarse ni a los compañeros de trabajo que estén al mismo nivel, ni tampoco superiores de la empresa, animando de esta manera al empleado en cuestión a afrontar sus preocupaciones sin miedo a represalias.

Por Javier Henares, Digital Marketing Assistant en SocialReacher

Lectura Recomendada

single-image

Cinco cambios en nuestro cerebro que van a transformar cómo aprendemos

Tiempo de lectura: 3 minutos
Todos hemos oído hablar ya de que los avances tecnológicos están haciendo que la sociedad cambie a un ritmo imparable. Unos lo llaman la Cuarta Revolución Industrial, otros la Era de la Información, pero lo interesante reside en que esta transformación supone un cambio radical en nuestra manera de pensar, aprender, trabajar y relacionarnos.

¿Podríamos llamarlo entonces revolución neurológica? Los expertos de Cornerstone OnDemand han identificado en su último informe 5 cambios a los que se ha visto sometido nuestro cerebro y cómo afectan a nuestro proceso de aprendizaje en la edad adulta y profesional.

1. El cerebro se ha vuelto impaciente. Acostumbrados a la inmediatez de las redes sociales e Internet, nos crea la urgencia de tener y saber todo “ya”. La expectativa de aprender mucho y en poco tiempo se ha convertido en la tónica general y los anuncios de métodos ‘milagro’ para adquirir cualquier habilidad sin invertir mucho tiempo, aumentan esa lacra sin tener en cuenta que se aprende rápido y se olvida con la misma facilidad. Para luchar contra la búsqueda de la satisfacción inmediata, las empresas tendrán que apostar por un método de formación que esté disponible y accesible, que se adapte a las necesidades de los empleados y que garantice un aprendizaje de larga duración.

2. Menos retentiva. Para los nativos digitales, memorizar un número de teléfono es algo muy vintage. Ya no necesitan recordar datos, para eso está Internet. Podríamos decir que se ha convertido en una “memoria externa” a la que acudimos para consultar todo tipo de información. Es decir, no hemos perdido la capacidad de memorizar/recordar, si no que ha quedado en desuso. La forma de aprender y retener la información ha cambiado y los métodos de formación deben hacerlo también. Es más efectivo ofrecer a los empleados formaciones digitales, accesibles fácilmente y en formatos más atractivos, como la gamificación. Así, lo aprendido se retendrá durante más tiempo.

3. Aprender a re-aprender. Si hay un cambio al que temen empresas y trabajadores es la automatización. ¿Nos quitará nuestro trabajo un robot? No lo harán, siempre que sepamos qué aprender y cómo aprenderlo de cara al futuro. La forma más segura es apostar por las soft skills y las competencias sociales, habilidades que nos diferencian de las máquinas y que no quedarán obsoletas, como sí puede pasar con los conocimientos técnicos.

4. Más flexibilidad. Entendamos flexibilidad como la capacidad de adaptación a nuevas necesidades de aprendizaje y formación. Si bien es cierto que no sabemos qué competencias necesitamos en el futuro, sí podemos analizar los éxitos empresariales de los últimos años y los puestos de trabajo que ha creado para tener una línea que seguir en aptitudes y habilidades más demandadas en el futuro. Por ejemplo, actualmente, el foco de las estrategias empresariales está puesto en la Inteligencia Artificial, de lo que se extrae que los empleos del futuro estarán relacionados con ella. El secreto es tener el cerebro entrenado para que sea flexible, abierto y ágil. Esto le facilitará adaptarse a los cambios e interiorizar con mayor rapidez las nuevas disciplinas y productos que puedan surgir.

5. Sobrecarga. La digitalización nos facilita el acceso a la información y al trabajo desde cualquier lugar y dispositivo, un punto positivo si sabemos cuándo desconectar. Esta sobrecarga de información a nuestro cerebro reduce nuestra capacidad de concentración. Todo ello suele traducirse en estrés laboral, lo que repercute negativamente en el rumbo de las empresas. Será muy útil la creación de una cultura de empresa que se preocupe por el bienestar emocional de sus empleados y garantice valores comunes y un buen ambiente laboral, que se traducirá en éxito de la compañía.

La importancia de mantener un proceso de aprendizaje continuo que tenga nuestro cerebro “entrenado” para facilitar la adaptación a las nuevas necesidades del mercado laboral. Los líderes de las empresas deberán promover un aprendizaje ágil, dinámico y entretenido, para despertar el interés de sus empleados por la formación de nuevas habilidades.

En Chile puedes contactar a Cornerstone aquí 


Lectura Recomendada

single-image

El equilibrio 80 – 20 que te convertirá en un gran líder

Tiempo de lectura: 2 minutos

De la actitud y la forma de trabajar de un jefe o director depende en gran medida el éxito de un equipo de trabajo. Hay equipos que no funcionan, porque quién tiene que dirigir, en lugar de hacerlo está dedicado a otro tipo de tareas.

Según explica el director de Infova y experto en liderazgo, Gonzalo Martínez de Miguel, las funciones diarias de un jefe consisten en labores de dirección y labores de ejecución. Y advierte:

En condiciones normales, un buen líder debería dedicar aproximadamente el 80% de su tiempo a dirigir y el 20% a ejecutar”. Pero al contrario de lo que debería, la realidad suele que muchos directores dedican gran parte de su tiempo a sacar adelante el trabajo y solo un 20% a labores que son más propias de la dirección.

Martínez de Miguel explica que el equilibrio tampoco es dedicarse al 100% a la dirección abandonando por completo las labores de ejecución, porque no conviene perder el contacto con la realidad del trabajo diario del equipo. Es decir,

Es interesante conozca el detalle de lo que hace el equipo, pero siempre teniendo claro que su principal función, el motivo por el que le paga la empresa es que cree las condiciones para que su equipo haga su trabajo y funcione.

El problema es que frecuentemente uno quiere hacer lo que mejor sabe hacer, y estas no suelen ser las funciones propias de dirección. Esto sucede con más frecuencia cuando el ascenso a gerente es el premio a una muy buena labor de ejecución. El nuevo jefe, para demostrar su valía, querrá seguir siendo el mejor en sus anteriores funciones y no entenderá muy fácilmente el reproche cuando se le diga que no está realizando su trabajo de manera efectiva, y que su función ya no es ejecutar, sino crear las condiciones para que su equipo si lo haga.

En empresas, independientemente de su tamaño, el directivo es un creador de condiciones para que los trabajadores puedan realizar sus funciones. Por este motivo es tan importante la delegación y la planificación, “estas si son labores propias de dirección” comenta el director de Infova. Al igual que lo son, la toma de decisiones difíciles, la relación institucional con otros departamentos, o la resolución de problemas que los empleados no pueden o no deben resolver.

Esa es función de un líder. Desarrollar el potencial de todo el equipo, garantizar los resultados, pero no dedicarse de lleno al trabajo de campo. El nivel óptimo de delegación de un directivo es el máximo que se pueda permitir. Si un directivo delega todo lo delegable se dedicará a lo que no puede encargar a otro, es decir a lo que es propio de su función” finaliza el experto.

Lectura Recomendada

single-image

Nueve consejos para dirigir en momentos de crisis

Tiempo de lectura: 4 minutos

Ser un gran líder se muestra en tiempos difíciles. Con buena mar y viento a favor todos saben navegar bien. Pero en la tormenta, cuando la mar se vuelve brava, es donde los buenos navegantes demuestran su capacidad.

Según explica el experto en liderazgo y director de Infova, Gonzalo Martínez de Miguel,

 “En momentos de crisis, como los que estamos viviendo, es cuando se necesita un buen capitán capaz de dirigir la nave, de mantenerla a flote, de conservar la calma y tomar decisiones acertadas”.

Y advierte que para ello hacen falta líderes que se ganen el puesto, siendo capaces de dirigir sus organizaciones cuando la información es limitada, cuando se tienen pocas certezas y mucha confusión, y aún así se es capaz de tomar decisiones difíciles y defender el bien mayor.

“El sociólogo Zygmunt Bauman nos avisó hace años, y ya estamos todos convencidos, de que el mundo actual es volátil. Vivimos una realidad líquida, algunos ya dicen gaseosa, donde todo cambia fácilmente, donde las certezas duran poco y la realidad se redefine de una semana para otra. Los cisnes negros, que nos presentó el filósofo Nassim Taleb, parecen mas bien volar en bandadas, y no son ya tan sorpresivos, ni tan excepcionales”, comenta.

“El coronavirus es un cisne negro más, como lo son las guerras imprevistas, los crash bursátiles, la quiebra de Lehman Brothers, el 11-M, el Brexit o el triunfo de Trump”, añade el director de Infova.

Por todo ello, Martínez de Miguel advierte que este es el momento de los líderes. “El país necesita líderes, las empresas los necesitan y las familias también”. A todos ellos el experto les ofrece esta serie de recomendaciones:

1.- Convive con la certeza del error. No todas las decisiones van a ser acertadas en todas las decisiones y es que estas se van tomando con la información de la que uno dispone y en estas ocasiones suele ser limitada. Debe asumirse que se cometerán errores y se pagará un precio.

2.- Esperar también es una opción. El exceso de movimiento no es necesariamente la mejor solución. “Escucho muchas empresas tomando decisiones como si el paradigma hubiera cambiado definitivamente. Como si la crisis fuera a durar años. Quizás sí, pero no es la hipótesis más probable. El mercado se ha parado. Los próximos meses van a ser lentos y, con toda seguridad, el año va a ser malo en su conjunto. Pero la normalidad volverá y quizás te pille con toda la empresa desmontada” explica. Serenidad. Toma decisiones valientes pensando en el futuro. Actuar con la claridad de que la única certeza es que esta crisis, como todas, pasará.

3.- Estate atento a las oportunidades. En las situaciones de crisis siempre hay oportunidades para quien las sabe ver. De entrada, ha aparecido algo que muchos no han tenido en años, tiempo. Tiempo para redefinir procesos, para desarrollar proyectos, para la creatividad, la definición de nuevos productos y servicios… Por ello es buena opción, vivir esta situación como una oportunidad de cambio y mejora porque también lo es.

4.- Cuida a las personas. “Estás asustado. Tus equipos también, no se sabe si la empresa va a ser viable, si vas a tener que despedir a parte de la plantilla, si vas a hacer un ERTE, un cierre o una suspensión laboral”, explica el director de Infova. Por ello, aconseja mantener la comunicación abierta en la medida que se pueda permitir. Incluso si hay que tomar decisiones dolorosas, se debe cuidar a las personas. Bajo ningún concepto debe renunciarse a la ética, ni a los principios, ni hacer trampas o usar la crisis de excusa.

5.- Sé un referente de actitud. Un líder debe ser referente de entusiasmo, de compromiso, de serenidad, de equilibrio. Dar el ciento por ciento cada día para hacer lo mejor y pedir al equipo que ellos también lo den. Debe tratar de contagiar su pasión y su energía positiva para navegar la tormenta y salir adelante. “En los momentos difíciles todo el equipo mira a quien dirige y espera que esté a la altura del reto”, añade.

6. Sé fuerte. Sé resiliente. Sé antifrágil. La fortaleza tiene que ver con la capacidad de soportar la adversidad, sin romperse, sin venirse abajo, sin abandonar, sin resignarte. La Resiliencia se demostrará luego, recuperando a la empresa de la adversidad y devolviéndola a su lugar previo a la crisis. La Antifragilidad nos dibuja la condición de aquellas personas y aquellas empresas, que no solo resistan la adversidad, sino que crecen y mejoran en ella, para hacerlo pregúntale de qué forma esta crisis os puede hacer mejores.

7.- Cuídate. Como un acto de responsabilidad. Se debe aprovechar el tiempo también para descansar, dormir, ejercitarse y alimentarse bien. Si el líder se rompe todos sufren. Si se agota tomará peores decisiones y debilitará las relaciones. Cuidar el entorno familiar, para no abrir otros frentes en casa, es imprescindible y es que se necesita que el hogar sea un lugar seguro, un refugio a la pelea diaria.

8.- Sé exigente contigo. Para que cuando todo esto pase, según indica el experto, “te mires en el espejo y te puedas sentir orgulloso de ti. De tu gestión, de con si hiciste lo mejor que supiste. Nadie, ni tú tampoco, podrá pedirte más”.

9.- Céntrate en tu zona de influencia. Por último, añade que “pon tu energía en aquello que depende de ti. Ponerle mucha energía sobre lo que escapa a tu capacidad de acción es muy humano, pero es muy poco efectivo. La queja y el lamento no son útiles salvo para desahogarte. No dejes de hacer lo que si puedes hacer por estar quejándote o lamentándote de lo que efectivamente no puedes hacer”.

Lectura Recomendada

single-image

“El 98% de las personas hemos desarrrollado la Inteligencia Emocional”

Tiempo de lectura: 2 minutos La Inteligencia Emocional es un concepto tan potente que hasta el World Economic Forum lo ha incluido en las denominadas “Habilidades Profesionales 2020”.

Tiempo de lectura: 2 minutos

Para interpretar dicha Inteligencia ligada a la gestión de las emociones propias y ajenas, es necesario aportar diferentes puntos de vista, tales como el conocimiento de lo que es una emoción, de sus bases moleculares y por supuesto, saber qué entendemos por gestión emocional.

Recientemente, Elías Azulay, investigador principal de la empresa Jacobsony el profesor de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM), Hermógenes del Real, han realizado el estudio “IE y otras inteligencias” donde han participado más de 4000 individuos de forma totalmente anónima.

Este trabajo es un avance del estudio académico de investigación que los autores presentarán en el próximo congreso AEDEM 19 (Asociación Europea de Economía y Management) que tendrá lugar en Sevilla durante el mes de Junio.

En sus conclusiones nos cuentan que “Sentimos tristeza, miedo, alegría, ira, asco o sorpresa antes de comprender qué está sucediendo a nuestro alrededor. Una vez lo interpretamos, dicha emoción se transforma en sentimiento. Por ello es tan importante entender el origen de las emociones si queremos sacar el máximo rendimiento en los equipos humanos, tanto en el ámbito personal como profesional”. Nos dice el profesor del Real.

Sostiene Azulay que según las mediciones realizadas, el 73% de los individuos analizados se encuentran en la tasa de desarrollo de la Inteligencia Emocional cercana al 60%, mientras que el 25% de los individuos sobrepasa la tasa del 75% en los aspectos relacionados con la gestión emocional. El 2% restante posee un indicador de IE inferior al 60%, marcando así una alerta respecto a algún tipo de desorden en el comportamiento.

Nos comenta el investigador que “Todos poseemos la capacidad orgánica para producir los mismos neurotransmisores, pero no todos ofrecemos idéntica intensidad y combinación en su liberación. De ahí que cada persona actúe de forma diferente ante los mismos estímulos y en el mismo ambiente”.

Según las conclusiones de estudio, parecer ser que la “Gestión de las Emociones” depende de nuestra bioquímica, ya que las habilidades relacionadas con la cadena formada por la percepción, la visión periférica, la reflexión, la estrategia y la acción se encuentran fuertemente vinculadas a variadas actividades sinápticas.

Así mismo, el investigador principal de Jacobson nos advierte sobre que… “Actualmente se denomina Inteligencia a una serie de destrezas consolidadas. Éstas se pueden medir por sus resultados, ya sea en tiempo de ejecución o con cualquier otra variable, por lo que no estamos midiendo la destreza en sí misma, sino el resultado de su uso. En cambio, la Inteligencia posee una medición de origen neurobiológico anterior a la acción, ofreciendo una información de marcado carácter predictivo”.

El método utilizado para este estudio “in sílico” ha sido la tecnología algorítmica ADNe, la cual propone un patrón numérico que relaciona los estadios del “Yo” definidos por el psiquiatra canadiense Eric Bernstein y los modelos de acción neurotransmisora investigados y divulgados por científicos como Eric Kandel, Reuter, Montag y otros.

Lectura Recomendada