Buscar Contacto Suscribete al Newsletter
single-image

#RETO: SUPÉRATE SOLO A TI MISMO

“No sé nada acerca de cómo superar a otros. Solo conozco el modo de superarme a mí mismo”. – Código de Bushido (o del samurái)

¿Cómo sería la vida si solo nos empeñáramos en superarnos a nosotros mismos?

Hace unas semanas, lancé un tweet con una pregunta sobre esta frase del Código del Samurái y me llamó la atención porque recibí muchos comentarios. Conclusión: a todos nos gusta superarnos sin mirar a los lados, excepto para aprender. Sin embargo, cansa una sociedad tan preocupada de la crítica no precisamente constructiva, tan fuera de sí, tan competitiva y preocupada de superar al de al lado aunque ni siquiera sepa para qué…

Así que mi propuesta es pararnos y volver a analizar la pregunta. Y cada uno con sus respuestas, trazar la ruta que le ayude a llegar a ese lugar al que nunca se llega: el de la superación, de ser mejores y en el que el único juez (mejor guía) es uno mismo. En ese territorio, la obsesión (el ego) también puede hacer malas jugadas. Sin duda será otro aprendizaje, otra forma de superarnos, en algunos casos para dejar de ser los más brillantes, los números uno, los más líderes… y permitirnos simplemente ser.

Cada paso que avancemos hacia ese país de uno mismo, nos acercaremos a nuestra esencia y, paradójicamente, también a los demás.

Las relaciones ganan en calidad cuando nos mostramos en verdad y damos lo mejor de nosotros mismos. En esa tierra rozar la felicidad será más habitual. Desde ahí la vida será – como he leído en vuestros comentarios- maravillosa, espectacular, increíblemente hermosa, menos complicada, más productiva…

¿Qué podemos hacer? Comparto algunas de mis ideas.

  • Identifica tus valores. La única inversión que nunca será excesiva es conocernos. Y desde ahí, conectar con lo que nos ayuda a ser mejores, más flexibles y en constante construcción…
  • Desenmascara a tus miedos. Una vida no vivida por esto y lo otro, es una vida paralizada por los miedos. La forma de decirles adiós o de caminar con ellos (a veces es lo más útil), es conocerlos; saber lo que nos paraliza, lo que nos lleva a justificar lo injustificable, a pactar con la insatisfacción y el malestar.
  • Crea tu propio código. Atrévete a ser el samurái de tu vida, claro está, en constante evolución. Vivir es aceptar lo que es, guiado por tus valores.
  • Vive con la mentalidad de solo por hoy. Siempre con la conciencia de que cada instante es la eternidad. Céntrate en lo que tienes entre manos y deja de obsesionarte con las grandes cosas que te preocupan o que pueden suceder.

Pero antes de cerrar este texto, la pregunta inevitable: ¿Por qué no vivimos así? Quiero decir, empeñándonos solo en superarnos a nosotros mismos…

Por Marta Romo

Lectura Recomendada

single-image

7 claves del dress code masculino para triunfar en la entrevista de trabajo

A la vuelta del verano, casi uno de cada tres trabajadores se plantea cambiar de empleo. Pero, conseguir un nuevo puesto de trabajo pasa por causar una buena impresión en la entrevista de trabajo.

Conscientes de la importancia de acertar con el estilo en la entrevista de trabajo, les mostramos alguna de las claves para triunfar:

 

1) No llames la atención demasiado: Recuerda que no estás en un salón de baile o en la ceremonia del Draft de la NBA. Aunque a veces la extravagancia puede revelar al entrevistador cualidades interesantes de tu personalidad, lo recomendable es que la entrevista de trabajo verse sobre tus competencias, habilidades y experiencias laborales y no por la forma en que vistes. Pero eso no significa que vayas desarreglado.

 

2) Apuesta por la sencillez: Albert Einstein es uno de los conocidos ejemplos de genios que apostaron por la sencillez, entre otras, para evitar perder tiempo en la elección de su vestimenta. Es mejor invertir unas horas en investigar cuál es la cultura de la empresa que te va a entrevistar que en elegir la combinación de prendas y colores.

 

3) Rechaza la camiseta: Todos sabemos que a James Dean le quedaba muy bien la camiseta blanca, que el CEO de Facebook, Mark Zuckerberg, compra las camisetas grises al por mayor o que el fundador de Apple, Steve Jobs, guardaba una centena de polos de cuello alto en su armario. Pero, definitivamente, la camiseta no es la indumentaria ideal para una primera entrevista de trabajo. Ya tendrás tiempo de marcar estilo.

 

4) Elige bien el color: La canciller alemana, Angela Merkel, ha elevado a la máxima expresión el uso de las tonalidades de color hasta el punto de que se habla del “Pantone Merkel” en alusión a la policromía de sus vestidos. Para una primera entrevista de trabajo lo mejor es apostar por colores clásicos como el azul marino o el gris y, si acaso, poner un toque de color adicional con la elección de algún complemento. Aprovecha el color de ese complemento para hacer un guiño al color del logo de la empresa y recuerda que con tonalidades neutras la imagen que darás será de mayor seriedad y compromiso.

 

5) Jeans: Robert Redford o Mick Jagger han demostrado que nunca se es demasiado mayor para llevar un jean, y el príncipe George de Inglaterra, con un año de edad, que nunca lo es demasiado pronto. Si bien es cierto que los jeans son prenda habitual de vestimenta en empresas del ecosistema de Silicon Valley, para una primera entrevista de trabajo siempre es mejor vestir un punto de elegancia por encima del dress code de la empresa: frente a unos jeans y una camiseta, mejor un pantalón chino y una camisa; frente pantalón chino y camisa, mejor un traje.

 

6) Una corbata para cada ocasión: Sabemos que Sir Richard Branson, el fundador de Virgin, presume de que en su compañía no verás una corbata y que, de hecho, ha cortado la corbata a muchas personas que le han pedido consejo. Pero ello no es óbice para saber cómo elegir bien la corbata para una entrevista de trabajo: cuida el tejido (seda, lana, punto…), vigila el tamaño (largo, ancho…), escoge el nudo (Windsor, medio Windsor, Four-in hand…) y piensa en la ocasión para lucirla.

 

7) Un traje solo para tus ojos: El traje no ha muerto y, sino, que se lo digan a James Bond. Ha hecho alarde de estilo gracias a la impecable pulcritud que ofrece un buen traje.

Lectura Recomendada

single-image

¿Cuáles son las diferencias entre centennials y millennials en el ámbito laboral?

Cuando ya prácticamente la totalidad de las empresas ha asumido en sus equipos a los millennials, irrumpe con fuerza una generación más joven, los centennials.

Desde Digital Talent Agency analizan cómo se enfrentan a los retos laborales esta nueva generación de profesionales y qué les diferencia de sus antecesores.

Para el año 2025, se espera que los centennials representen el 30% de la fuerza laboral mundial.

Para entonces, estarán compartiendo espacios de trabajo con baby boomers, profesionales de la Generación X y millennials. Algunos autores consideran que los nacidos a partir de 1997 ya forman parte de la generación de los centennials, pero otros extienden la fecha hasta el año 2000.

Por otro lado, los millennials son los nacidos entre 1982 y 1995 y son aquellos que serán más del 70% de la fuerza laboral mundial en 2025.

Los centennials nacieron con Internet, cuando la tecnología estaba ya instalada, por lo que han naturalizado aspectos, como estar siempre conectados a un smartphone, que ya no les resultan imprescindibles. Son más pragmáticos y menos idealistas que los millennials. Los centennials piensan en el futuro, son emprendedores y quieren ser los dueños de sus proyectos.

1. Salario

Los millennials, como se ha comentado anteriormente, son más idealistas, por lo que no solo trabajan por dinero, sino que tienen un propósito más allá. Sin embargo, los centennials tienen claro que el dinero y la seguridad laboral son sus motivaciones. Sobrevivir y prosperar es más importante para ellos que marcar la diferencia.

2. Expectativas laborales

En lo que se refiere a sus expectativas laborales, los millennials no tienen como objetivo la satisfacción en el trabajo. Su principal objetivo es su propio desarrollo como profesionales. Mientras que los centennials son muy impacientes y lo que más les mueve es conseguir acumular experiencias gratificantes en el trabajo.

3. ¿Qué esperan de sus superiores?

A los millennials no les va que el jefe vaya de “coach”, prefieren un superior cercano, no gurú que sepa delegar y felicitar cuando sea necesario. Sin embargo, los centennials buscan ser tutelados y avanzar rápidamente.

4. Evolución profesional

La generación de los millennials se centra mucho en poder desarrollar sus fortalezas y no tanto en resolver sus debilidades. Mientras tanto, la generación que les sigue fueron criados durante la crisis económica por lo que son conscientes y tienen interiorizado el hecho de que hay ganadores y perdedores.

5. Cómo ven el trabajo en equipo

Los nacidos entre 1982 y 1995 ven con buenos ojos el trabajo en equipo, tienen mentalidad de colaboración y les gusta trabajar con sus compañeros. Sin embargo, los centennials a la hora de trabajar son más competitivos e independientes, quieren ser juzgados por su valía personal.

Lectura Recomendada

single-image

Decálogo para reducir el estrés y aumentar la felicidad en tu equipo

Los cambios que ha generado las nuevas tecnologías en las empresas han provocado que los profesionales de hoy en día tengan que ser mucho más rápidos y eficientes, y adaptarse a nuevas herramientas y formas de organizar su trabajo diario. Ante un cambio tan drástico, en los últimos tiempos, hemos podido comprobar cómo el estrés y las enfermedades relacionadas con él, se han multiplicado. De hecho, según la Organización Mundial de la Salud, en el año 2020, la ansiedad y la depresión serán el primer motivo de baja laboral en el mundo.

Ante esta situación, los empleados no son los únicos que se ven perjudicados. Según el estudio Work Happy, las compañías más exitosas suelen contar con empleados felices. Estos, no solo acuden a su puesto de trabajo más contentos, sino que están más motivados y comprometidos con la compañía. Es por este motivo que, hoy en día, buscar soluciones que aumenten la felicidad y el bienestar de los empleados en el trabajo, es una tendencia en alza.

Pero, ¿de qué depende la felicidad de los trabajadores? Por un lado, depende de la propia empresa y la motivación que sean capaces de transmitir los jefes. Y, por otro, de la actitud que tenga el propio trabajador. En este sentido, para lograr el bienestar del equipo, debemos ayudarles a desarrollar hábitos y comportamientos que los acerquen a la felicidad.

Para ello, B-Talent, la compañía tecnológica de formación en soft skills para empresas, ha lanzado su nueva Área de Felicidad. Con ella pretende ayudar a las compañías a entrenar y desarrollar la felicidad en su equipo a través de 10 competencias clave, estructuradas en 5 temáticas:

1. Actitud

Mantener una actitud optimista es fundamental para lograr el bienestar y el buen ambiente en el equipo. En este sentido, según B-Talent, las empresas también deberán desarrollar la inteligencia emocional de sus colaboradores, haciéndoles capaces de empatizar y ponerse en el lugar de sus compañeros.

2. Autoestima

En esta temática, B-Talent se centra en dos competencias: la automotivacióny la autoconfianza; dando a nuestros colaboradores la capacidad de creer en sí mismos, sus capacidades y fortalezas.

3. Aprendizaje

Para evitar el temido estrés, debemos potenciar la resiliencia entre los miembros de nuestro equipo, al igual que el autocontrol emocional. Así, serán capaces de percibir los cambios con una actitud positiva.

4. Relajación

También debemos ayudar a nuestros empleados a transformar el estrés y frustración a través del mindfulness.

5. Hábitos saludables

Por último, es importante que los empleados adquieran hábitos saludables en el trabajo, y fuera de él. En este sentido, potenciar la conciliación de vida profesional y personal y la desconexión digital es esencial para conseguir un equipo comprometido, motivado y feliz.

Lectura Recomendada

single-image

¿Qué es VUCA? Y cómo impacta en el mercado laboral

VUCA es un acrónimo (en su versión en inglés) de volatilidad, incertidumbre, complejidad y ambigüedad. El concepto “entorno VUCA”, aunque muchos de ustedes puedan estar familiarizados, es útil presentar de forma clara y concisa un contexto en estado de cambio.

En la actualidad, el mercado laboral ha encontrado en este concepto un buen paradigma. Veamos por qué:

Volatilidad: los empleados muestran una gran inquietud por cambiar de puesto de trabajo, ocasionando un mercado laboral inesperado
Incertidumbre: no está claro lo que mañana sucederá con nuestro empleo y nuestra posición en la empresa
Complejidad: el mundo cambia a gran velocidad y con él los nuevos retos que debemos afrontar
Ambigüedad: en un contexto cambiante es fácil caer en dobles significados y dobles interpretaciones que pueden conducir al caos en la organización

En este entorno VUCA, según un estudio de Harvard Business School basado en 1,2 millones de encuestas a empleados de 52 empresas de la lista Fortune 1000 entre 2001 y 2004,  cerca del 85% de  los empleados suelen perder la motivación al cabo de seis meses. La buena noticia es que ser conscientes de los principales problemas que limitan la capacidad de una organización de satisfacer a sus empleados es el primer paso para adaptarse y encontrar nuevas soluciones.

Según Bob Johansen, expresidente de la organización Institute for the Future y autor del libro Leaders make the Future,

para alcanzar el éxito en este entorno ciertamente desfavorecedor, los líderes del futuro deben construir un entorno VUCA positivo a partir de cuatro elementos: visión, conocimiento, claridad y agilidad».

En el marco de una organización ¿quién está al frente de la batalla contra la volatilidad, la incertidumbre, la complejidad y la ambigüedad? No hay dudas: el Director de RR.HH., una figura a quien el tiempo está otorgando una gran responsabilidad. De ellos se espera que reviertan los elementos negativos en positivos.

Así pues, ¿hay algún secreto para positivizar un entorno VUCA? Como hemos comentado, el primer paso es definir los retos que plantea. El segundo, tener en cuenta las enseñanzas del neuroliderazgo, un concepto que surge a raíz de la cada vez más avanzada comprensión del cerebro.

Los avances en neurociencia permiten conocer procesos cerebrales que explican la conducta de las personas, la toma de decisiones, la motivación, la forma de relacionarse con otros o incluso el efecto que el entorno laboral causa en las personas. A través de la neurociencia se hallan datos tan reveladores como los presentados por investigadores de la Universidad de Exeter, según los cuales personas con control para decidir cómo debe ser su lugar de trabajo son un 32% más productivas. Esta clase de conocimiento ha ocasionado un replanteamiento de las funciones del liderazgo en la organización.

Fomentar el neuroliderazgo en una organización consiste en disponer e implementar herramientas para escuchar y conocer a las personas para darles lo que necesitan, con el objetivo de que su bienestar repercuta en el bienestar de la cuenta de resultados. A causa de esta nueva perspectiva, en combinación con las oportunidades que ofrece la tecnología, la organización debe poner en el centro de sus decisiones la “felicidad” del empleado, de ahí que la responsabilidad del Gerente de RR.HH. sea cada vez más alta. Se plantean 3 grandes retos:

  • Incentivar el talento interno fomentando la formación
  • Construir modelos de desempeño basados en la evaluación y el feedback continuos
  • Apostar por herramientas de análisis predictivo (Business Intelligence)

Además de los mencionados, hay muchos otros retos que deben ser tenidos en cuenta por un responsable de RR.HH. En cualquier caso, el objetivo final de todos ellos es conseguir mantener altos los niveles de engagement. En este sentido, contar con un partner especializado abre un abanico de posibilidades inmenso. Principalmente, hace que llevar a cabo con éxito todos los retos que se espera de un Gerente de RR.HH. sea un objetivo plenamente viable. Por otro lado, nos pone en contacto con nuevos conocimientos, sistemas y software de gestión con los que diseñar procesos, definir competencias, implantar soluciones y evaluar iniciativas de una forma ágil y efectiva.

Nadie ha dicho que conseguirlo sea un camino corto, pero lo importante es que sabemos cómo hacerlo.

  1. Se debe definir el contexto y las dificultades que éste presenta
  2. Es clave conocer las bases del neuroliderazgo, esto es, la escucha activa del individuo para darle lo que necesita, con el fin de incrementar su motivación y lograr convertirlo en un activo de la compañía
  3. Hay que tomar conciencia de la importancia de contar con partners especialistas para definir y llevar a cabo con éxito las estrategias que sean necesarias.

Realmente no se nos ocurre otro camino que el que aquí dibujamos para convertir la volatilidad del actual mercado laboral en visión, la incertidumbre en conocimiento, la complejidad en claridad, y la ambigüedad en agilidad.

Fuentes:

– https://en.wikipedia.org/wiki/Volatility,_uncertainty,_complexity_and_ambiguity
– Leaders Make the Future – Ten New Leadership Skills for an Uncertain World, Bob Johansen (Berrett-Koehler, 2012)

Lectura Recomendada

single-image

Employee Advocacy: Cómo aprovechar el superpoder de tus empleados, la comunicación

Mediante el employee advocacy podrás involucrar a tus empleados y colaboradores para que compartan tu visión y mensaje mediante sus redes sociales.

¿Qué puede tener más credibilidad que un empleado orgulloso de su trabajo que comparte sus logros? Además de la autenticidad que proporcionan, también traen interacción y nuevas audiencias a las redes sociales corporativas. ¿Quieres aprender cómo convertir a tus empleados en tus embajadores de marca?

Juan Antonio Roncero, Director de Innovación en Internet República / co fundador de SocialReacher, en este webinar celebrado el pasado 23 de mayo y organizado por ORH, explicará en qué consiste el employee advocacy.

Lectura Recomendada

single-image

¿Cómo encontrar trabajo en redes sociales?

Si quieres pasar de búsqueda de empleo activa a una proactiva, hoy vamos a tratar cómo aprovechar las posibilidades comunicativas de cada red social y conseguir trabajo en Twitter, YouTube e incluso Instagram.

Tu perfil personal

Para la búsqueda de empleo lo que tienes que hacer, sea la red social que sea, es que la primera impresión sea buena. Por eso, cuida las imágenes de tu perfil y añade una descripción con quién eres y qué buscas. No te limites a copiar y pegar, porque cada red es diferente.

Es el primer paso a la hora de crear tu marca personal. A partir de allí, empieza a trabajar el contenido que ofreces a tus seguidores y, sobre todo, conecta e interactúa con el resto de usuarios. Las redes sociales son el lugar perfecto para hacer networking.

Por otro lado, asegúrate de que tus cuentas están listas para cualquier posible background check, y ten en cuenta que si contactas empresas, la mayoría de las veces estarás hablando con el community manager, y no con un empleado de recursos humanos.

Como hay vida más allá de LinkedIn para buscar empleo, hoy vamos a hablar de otras redes sociales que se pueden aprovechar para encontrar trabajo. Eso sí, no hay necesidad de estar presente en todas. Es mejor centrarse en pocas y hacerlo bien, que dividir los esfuerzos entre muchas.

Encontrar trabajo en Twitter

Después de LinkedIn, Twitter es la red social más profesional, porque recoge expertos de muchos campos que aprovechan la red para informarse e interactuar con otros profesionales. Porque no solo sirve como escaparate para mostrar lo que sabes, sino como una herramienta muy buena de networking.

Con tu perfil listo, empieza a seguir a cuentas de empresas del sector y a gurús e influencers. Cada día dedica un rato a conectar con el resto de las cuentas y buscar sobre qué se habla en hashtags relevantes del sector. Acuérdate de que puedes crear listas privadas con las cuentas que escojas, para que no te pierdas entre cientos de tuits.

Por otra parte, muchas empresas se limitan a publicar sus ofertas de trabajo en redes sociales. Es importante identificarlas cuando usen hashtags como #job, #hiring o #empleo.

Por último, piensa en las publicaciones que haces y compartes. Es decir, lo que ven tus seguidores y posibles reclutadores. Esto es especialmente importante si enlazas tus redes en tu CV como factor diferencial.

Búsqueda de empleo en Facebook

Facebook es mucho más personal, y hay que respetar la privacidad de los usuarios a la hora de hacer networking. Para eso, limítate a participar en grupos sobre tus intereses.

Como red social personal, es un escaparate de quien eres, y puede que un reclutador se piense dos veces si contratarte si sales borracho en cada foto subida, u otras cosas no tan visibles como comentarios que te hacen o páginas que te gustan.

Así que échale un buen vistazo a la imagen que presentas, configura tu privacidad y haz limpieza de contenido que puede ser polémico.

Además, por si no lo sabías, Facebook tiene su propio buscador de empleo.

Encontrar trabajo en Instagram

A primera vista parece que buscar trabajo en Instagram sería poco productivo, pero no hay que pasar por alto que es la red social de moda, y que se puede aprovechar su carácter estético y visual.

Por supuesto, todo depende del sector. No es lo mismo una firma de abogados que un peluquero, pero seguro que puedes adaptar el contenido y ayudarte de las descripciones para contar historias y experiencias. Por ejemplo, puedes hacer un vídeo construyendo algo, compartir una foto de una conferencia o hablar del último libro que te has leído.

De nuevo no hay una fórmula mágica para conseguir comunidad y visibilidad. Toca combinar un buen trabajo constante con contenido atractivo visualmente.

Dentro de la red toca investigar y utilizar hashtags relacionados, interactuar con cuentas similares y mencionar a otros usuarios. Estos aumentará la interacción, e Instagram llevará tus publicaciones a nuevos públicos.

Y una última cosa, nada de comprar likes o seguidores, que Instagram se entera, y ojos entrenados se pueden dar cuenta.

Encontrar trabajo con Blogs

Este medio social es la plataforma perfecta para mostrar todo tu conocimiento. Si eres experto en un tema, crea una cuenta en WordPress y ponte a contar todo lo que sabes.

Con una buena estrategia SEO (para aparecer el primero en Google) y aportando algo diferente que el resto puedes conseguir miles de visitas al mes.

Pero, como el resto de redes sociales, funciona mejor cuando se complementan y se forma una sinergia. Puedes compartir tus artículos en tus redes para conseguir más tráfico de calidad o enlazar a tus redes en tu blog para conseguir más seguidores.

Encontrar trabajo en YouTube

YouTube es el siguiente paso al blog. Si te ves con confianza, puedes mostrar tu conocimiento y cercanía con vídeos de YouTube en los que puedes hablar de la actualidad de tu sector, de un tema específico o incluso hacer entrevistas. Le dará mucha más visibilidad a tu marca personal.

Encontrar candidatos en redes sociales

Hasta ahora hemos hablado de candidatos, pero las empresas también pueden aprovechar todo el potencial que ofrecen las redes sociales para difundir una oferta de trabajo y atraer talento.

SocialReacher facilita que las ofertas se difundan a través de las redes sociales de los empleados y colaboradores de la empresa. La plataforma de employee advocacy también ayuda a que se extiendan los valores de la empresa a través de los mejores prescriptores posibles, los propios empleados.

Así, las ofertas de trabajo llegarán a nuevos públicos, formados por conocidos de los empleados, que confían en su palabra y pueden ser antiguos compañeros de trabajo y profesionales del sector.

Como ejemplo de su efectividad, el contenido compartido por los empleados genera 8 veces más interacción que el contenido compartido por los canales de la marca.

Lectura Recomendada